Gestapo antisindical: empresario comprometió a dos funcionarios de Vidal

El empresario Marcelo Jaworski, participante de la reunión en el Banco Provincia, se negó a declarar pero entregó un escrito en el que comprometió al ex ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, y al 2 de Justicia provincia, Adrián Grassi. Los detalles.

10 de marzo, 2022 | 18.48

El empresario Marcelo Jaworski, imputado en la causa de la Gestapo antisindical y participante de la reunión en el Banco Provincia, se presentó este jueves a la citación indagatoria en el juzgado federal de La Plata, se negó a declarar pero entregó un escrito donde se desmarca del macrismo y compromete a dos funcionarios de María Eugenia Vidal.

Jaworski, que pidió su sobreseimiento, comprometió a Marcelo Villegas, titular de la cartera de Trabajo, y a Adrián Grassi, el ex número 2 de Justicia provincial. Respecto a Villegas dijo que la cartera a su cargo fue la que convocó a la reunión. Y que siempre pensó que las tres personas que se presentaron por su nombre de pila eran empleados de la cartera laboral y no espías. Sobre Grassi apuntó por la judicialización del proceso contra Medina. Dijo que la entidad a la que pertenece había elevado una nota ante la cartera laboral pero que esa documentación fue llevada a la Justicia sin que él estuviese al tanto.

“No entendía cómo ni por qué había ido a parar a un Juzgado Federal en Quilmes”, se quejó. Incluso, aseguró que al recibir la notificación se comunicó con Villegas y este le dijo que llamara a Grassi por ese tema. Tanto Villegas como Grassi se mostraron muy activos en torno a la operación Gestapo: tal como publicó El Destape, ambos, por ejemplo, fueron juntos a la AFI el 31 de julio de 2017. Se reunieron con el agente Diego Dalmau Pereyra, otro de los imputados en esta causa y participante del cónclave en el BAPRO.

Villegas y Grassi también están imputados en la causa Gestapo M y fueron convocados por el juez Ernesto Kreplak a prestar declaración indagatoria. A Villegas recientemente le cambiaron la fecha de citación. Pasó del 14 de marzo al 18, es decir, el viernes de la semana siguiente.

En su escrito, Jaworski relató que desde 2008 es director general de COPETRO SC, una empresa dedicada a la recepción, acopio, calcinación y despacho de carbón de petróleo y carbón calcinado de petróleo. Y que su empresa presta servicios a la Unión Industrial del Gran La Plata (UIGLP), de la que es vicepresidente.

En ese marco, indicó que en 2017, “una de las problemáticas que venía afectando desde hacia tiempo a una importante cantidad de empresas integrantes de la UIGLP estaba vinculada a reiterados conflictos con la UOCRA Seccional La Plata”.

Jaworski sostuvo que por su rol empresarial tuvo contacto con diversos ministros de Trabajo bonaerenses: “Claro está que por mi actividad gremial en la UIGLP conocí a Marcelo Villegas, del mismo modo que también conocí, y he tenido trato con ellos, a los ministros que lo precedieron en el cargo”, señaló en su presentación.

Entre otras cosas, contó que a Villegas lo conoció en el marco de una reunión entre la UIGLP y el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, y que el ministro le dio su número de teléfono celular para que lo llamase cada vez que lo necesitara. “Lo he llamado en más de una ocasión, por diversos temas de la UIGLP”.

Respecto a la reunión del 15 de junio de 2017 en la sede porteña del Banco Provincia, el empresario se hizo el distraído: “No recuerdo cómo ni por quién fuimos convocados”. Un olvido muy particular.

Incluso dijo que fue al encuentro casi de casualidad: “Si puedo afirmar que tuve la sensación de que habíamos sido invitados ese mismo día, y que terminé asistiendo yo a pedido de Hugo Timossi, presidente de la lnstitución, porque aquel día yo estaba en Buenos Aires y el en La Plata, y le era imposible llegar en el horario fijado”.

No obstante, luego aseguró que la invitación al encuentro la cursó la cartera a cargo de Villegas: “Nos convocó el Ministerio de Trabajo a una reunión que se llevaría a cabo en la sede del Banco Provincia de Capital Federal, a la que asistiría el ministro, otros funcionarios y distintas entidades empresariales”.

Jarowski afirmó que a la reunión en el BAPRO fue solo “y que de todas las personas que asistieron a la reunión, al único que yo conocía era a Villegas”. Añadió que no recuerda quién lo recibió al arribar al edificio pero que alguien lo acompañó “hasta la sala de reuniones y al ingresar al lugar, me ubiqué en un lugar al azar dado que no teníamos lugares preasignados”. Allí conoció a Grassi e intercambiaron contactos. Estaba sentado al lado suyo.

Al comenzar la reunión en el banco cada uno se presentó porque no se conocían y “solo unas pocas personas se identificaron solo por su nombre de pila, lo que no me llamó la atención en aquel momento porque parecían ser parte del equipo del Ministerio de Trabajo”. Al igual que el resto de los empresarios que presentaron un escrito o declararon se desmarcó de los tres directivos de la AFI que comandaron la reunión.

El empresario dijo que supo que esas tres personas eran espías cuando se difundió el video por televisión y estalló el caso. Eso, dijo, le causó "muchísimo malestar e indignación" porque se sentíó "engañado”. “En primer lugar, por la presencia de gente que no tenía por qué estar allí y porque nadie me dijo quiénes eran en realidad. Y, por otro lado, porque aunque no tengo nada que ocultar, la reunión había sido grabada sin mi consentimiento, y sin que alguien me advirtiese de dicha circunstancia”, se explayó. También resaltó que el video fue “ilegalmente filmado e ilegalmente difundido”.

Jarowski intentó quitarle peso a la presentación de la nota contra Medina que hizo ante el Ministerio de Trabajo provincial, notas que también presentaron otros empresarios también y luego fueron llevadas a sede judicial para apuntalar una causa federal contra el dirigente de la UOCRA La Plata. El empresario indicó que para él, la del BAPRO se trató “de una reunión más de las tantas que habíamos venido manteniendo, pero como había asistido en representación de la UIGLP, informó de lo conversado a los integrantes de la Comisión, y se decidió enviar la nota firmada por Hugo Timossi” al ministerio a cargo de Villegas.

Villegas, Grassi y la citación judicial

El 4 de septiembre de 2017, señaló Jarowski, llegó una citación a la sede de la UIGLP para que algún dirigente de la entidad se presente en el juzgado federal de Quilmes a prestar declaración testimonial dentro de las 48 horas de notificado. “A la citación se le había adjuntado una copia de la nota firmada por Timossi a la que me referí precedentemente, lo que llamó mi atención porque la misma había sido enviada al Ministerio de Trabajo y no a sede judicial, y no entendía cómo ni por qué había ido a parar a un Juzgado Federal en Quilmes”, criticó. Así, buscó quitarse responsabilidad en el armado judicial que se coordinó contra Medina.

“Fue así como llamé por teléfono a Marcelo Villegas para preguntarle de qué se trataba todo eso, y él me sugirió que llamara a Adrián Grassi, Subsecretario de Justicia, a quien también llamé”, explicó para justificar sus llamados a los dos ministros de Vidal.

Pero no dijo cuál fue la respuesta del número 2 de Justicia provincial. Solo se limitó a asegurar en su escrito que desconocía cómo “se inició esa causa; quién hizo la denuncia, y desde cuándo estaba tramitando”. También dijo desconocer “cómo llegó la nota que la entidad que integro le había mandado al Ministerio de Trabajo a una causa judicial". "Lo único que sé es que recibimos la citación antes señalada; preguntamos de qué se trataba, y fuimos a declarar, oportunidad en la que nos limitamos a contar la verdad de lo que sabíamos”, sostuvo.

En otro pasaje de su escrito indicó que su teléfono estaba en la agenda del testigo Guillermo Squillari (integrante del Banco Provincia) porque dijo: “suelo jugar al futbol, y casualmente aquel forma parte del grupo de personas con el que nos reunimos a jugar, pero no tengo relación alguna con él”.

Al cerrar su presentación, dejó en claro que no hubo una segunda reunión de la Gestapo M. Tras el encuentro en el BAPRO, “no volvimos a ser citados, ni participamos de otra reunión”, señaló. La declaración de Jarowski fue similar a la de los anteriores empresarios que fueron parte del encuentro en el BAPRO y ya fueron indagados.

El martes, por ejemplo, declaró el constructor y desarrollador inmobiliario Fabián Cusini. A diferencia de todos los empresarios que se presentaron en los tribunales federales de La Plata, Cusini no presentó un escrito sino que aceptó declarar. El empresario brindó detalles de la reunión que se realizó en el Banco Provincia, de la que fue parte. Dijo, al igual que Jarowski, que pensó que los espías eran empleados del ministerio de Trabajo.

Cusini contó que Villegas, hizo “mucho hincapié en que las Cámaras hagan una denuncia, una nota, en la que se indique lo que sus afiliados o socios estaban pasando”. Incluso, “en ese momento repartieron un papelito que no recuerdo lo que decía, y nos instó a que presentemos las notas en el Ministerio de Trabajo”. En ese papelito estaban las palabras que los empresarios debían utilizar en sus presentaciones: “Coacción”, “amenazas”, “comportamiento delictivo”, “desmanes”, entre otras.

Antes de Jarowski y Cusini desfilaron por los tribunales federales platenses los empresarios Ricardo Alconada, Guillermo Moretto y Jorge Del Río. Los tres se negaron a declarar y presentaron un escrito en el que buscaron desmarcarse del gobierno macrista.

Próximas declaraciones

Este viernes se espera la indagatoria de Bernardo Zaslascky, director de la Asociación Comerciantes e Industriales en Materiales de Construcción  (ACIMCO). Se trata del último empresario en declarar. Luego, será el turno de los exfuncionarios y dirigentes bonaerenses. Cerrarán esta primera ronda de indagatorias los tres espías de la AFI que fueron parte de la reunión del BAPRO y están imputados en la causa.

La agenda de citaciones es la siguiente:

  • El 16 de marzo está convocado a indagatoria el exministro de Infraestructura provincial, Roberto Gigante, que también estuvo en el encuentro del BAPRO.
  • El 17 de marzo la cita es con el ex subsecretario de Justicia bonaerense, Adrián Grassi.
  • Para el 18 se reprogramó la indagatoria de Villegas, que en un principio estaba convocado para el 14.
  • El 21 de marzo, el juez Kreplak llamó al senador provincial de Cambiemos Juan Pablo Allan, ex integrante del Consejo de la Magistratura provincial y participante de la reunión en la sede porteña del Banco Provincia. Para que declare el legislador, el juez pidió su desafuero.
  • El 23 de marzo, quien deberá presentarse en los tribunales federales de La Plata es el actual intendente de esa ciudad, el dirigente de Cambiemos Julio Garro. Garro también tiene ingresos a la AFI, llamadas con Vidal 6 días antes de encontrarse con Majdalani y fue impulsor desde la intendencia de una de las denuncias que se realizaron contra Medina.
  • El 25 de marzo está convocado el ex jefe de gabinete de la AFI, Darío Biorci, cuñado de Silvia Majdalani.
  • El 29 de marzo quien deberá concurrir a tribunales es el ex director de Asuntos Jurídicos, Juan Sebastián “Enano” De Stéfano.
  • Y el 31 de marzo cerrará esta primera tanda de indagatorias el ex director de Contrainteligencia, Diego Luis Dalmau Pereyra.

Al concluir esta ronda inicial de indagatorias, el juez Ernesto Kreplak deberá resolver la situación procesal de los indagados. Es decir, deberá definir si los procesa, sobresee o dicta la falta de mérito. No se descarta que el magistrado realice una nueva tanda de indagados. En el caso está imputada Vidal, se entrecruzaron los llamados del juez federal de Quilmes, Luis Armella, y la querella llegó a pedir la imputación del procurador bonaerense Julio Conte Grand, del ex jefe de la AFI, Gustavo Arribas, de su segunda Majdalani, y del expresidente Mauricio Macri.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►