La diputada porteña por Cambiemos Elisa Carrió se posicionó en contra de la sanción del proyecto de aborto legal, seguro y gratuito porque, según ella, “las niñas de 12 o 13 años van a poder abortar legalmente”, el procedimiento se utilizará “como método anticonceptivo” y será “una posibilidad para el derecho de pernada”.

Durante una entrevista en Terapia de Noticias, por La Nación +, opinó: “Creo que la prohibición de abortar como la de drogarse es una prohibición cultural. No puede salirse, porque sino se convierte en un método anticonceptivo”.

“¿Saben lo que van a lograr con esto? Las chicas de 12 o 13 años que tienen hijos en general los tienen de un tío, de un hermano o de un padre, o de un patrón o del hijo de un patrón. A esas mujeres las van a llevar al hospital y las van a hacer abortar, a esas niñas, legalmente”, defendió. Todos esos casos hoy están avalados por la normativa actual ya que se tratarían de menores de edad abusadas.

Ante esto, el periodista Diego Sehinkman le retrucó que en la actualidad lo hacen “ilegalmente, con riesgo de vida”, pero Carrió sostuvo que “no van, tienen hijos”. Por eso, sentenció: “El aborto legal es una posibilidad para el derecho de pernada”.

Según justificó Carrió, la posibilidad de que las niñas violadas puedan acceder a un aborto de manera segura y legal avala la práctica por la cual “el regalo de los que sirven en el campo es la virginidad de su hija al patrón de estancia”, justificó.

Embed

Además, sostuvo que está “en contra” de la legalización del aborto “desde antes de ser creyente” y que no está de acuerdo “con ese extremismo de algunos sectores feministas” ni tampoco del de “aquellos que pasan por alto un montón de pecados y sólo están cuidando al niño por nacer”.

“Soy feminista en el sentido del derecho de las mujeres a ser personas, pero no soy una feminista machista en el sentido de esa prepotencia de dominio de la mujer”, afirmó de manera confusa.

LEÉ MÁS: LA NUEVA "TEORÍA" DE CARRIÓ SOBRE LA MUERTE DE NISMAN