La Corte se reunió tras la elección y en medio de las internas hubo cambios en el control de una caja millonaria

Los supremos decidieron que la Obra Social del Poder Judicial (OSPJN) pase a la órbita de la Secretaría General de Administración, a cargo de un hombre vinculado a Ricardo Lorenzetti. La OSPJN depende de la Corte y fue allanada este lunes. Su actual titular es cercano a Juan Carlos Maqueda, el cortesano que propuso la fórmula que conducirá el Alto Tribunal desde el 1º de octubre.

29 de septiembre, 2021 | 06.37

La Corte Suprema de Justicia se reunió este martes por primera vez desde la elección de sus nuevas autoridades y en medio de las internas que atraviesan al máximo tribunal del país. Hubo reacomodamientos en torno al control de una caja millonaria: los ministros cortesanos firmaron por unanimidad una acordada por la cual la Obra Social del Poder Judicial (OSPJN) queda bajo la órbita de la Secretaría General de Administración, a cargo de Daniel Marchi, un hombre históricamente vinculado a Ricardo Lorenzetti. La obra social depende de la Corte y fue “allanada” este lunes, en el marco de una causa en que se analizan desmanejos y que se abrió dos semanas atrás. La denuncia apunta contra el actual titular de OSPJN,  Aldo Tonón, cercano a Juan Carlos Maqueda, el cortesano que propuso la fórmula que conducirá el Alto Tribunal desde el 1º de octubre.

Cambio de órbita

Este martes los supremos se volvieron a ver las caras. Ocurrió en la reunión de acuerdo ordinario que se realiza todas las semanas. El encuentro se inició a las 11, vía Zoom. Una de las decisiones centrales que tomaron los ministros cortesanos, por unanimidad, fue poner la OSPJN bajo la órbita de Daniel Marchi, Secretario General de Administración de la Corte y cercano a Lorenzetti.

En la Acordada 19/2021, los cinco supremos ordenaron centralmente que “para un mejor cumplimiento de los propósitos, misiones y finalidades de la Obra Social, resulta conveniente modificar el artículo 1º del Estatuto a fin de establecer que actuará en la órbita de la Secretaría General de Administración de esta Corte, organismo que podrá requerir toda la información complementaria que estime necesaria y formular directamente las observaciones y recomendaciones que estime convenientes, orientadas al proceso de mejora continua en la gestión de las funciones a su cargo”.

Según aseguran desde la Corte, la caja de OSPJN supera los 30 mil millones de pesos e integra el fondo anticíclico supremo. Y añaden que Marchi podría actuar como una especie de interventor. El interrogante es si la investigación judicial que se abrió en torno a la obra social puede salpicar al “administrador” del Alto Tribunal.

Es que este lunes se realizó un operativo en la Obra Social del Poder Judicial. El procedimiento lo ordenó la jueza María Eugenia Capuchetti y lo realizó la Policía Federal en el marco de una investigación que apunta a Tonón, tal como se desprende del sorteo del caso al que se puede acceder desde el Centro de Información Judicial (CIJ). Se trata de una denuncia que se realizó el 14 de septiembre pasado. El fiscal que interviene en el expediente es Carlos Rívolo. Además de los desmanejos que se denunciaron, la obra social recibió muchas críticas por parte de sus usuarios por falencias en el servicio, que se profundizaron durante la pandemia.

Como el titular de OSPJN es cercano a Maqueda y el operativo judicial se dio inmediatamente después de la elección de autoridades cortesanas, afloraron las suspicacias en tribunales, donde se observa en detalle la puja de poder que se desató en el cuarto piso del Palacio de Tribunales tras la designación de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz como presidente y vice de la Corte, respectivamente. Ambos, promovidos por el Grupo Clarín, se “autovotaron” el jueves pasado para poder acceder al cargo. Quien propuso esa fórmula fue Maqueda. La elección de autoridades se realizó en un acuerdo extraordinario en el que no estuvieron presentes Lorenzetti ni Elena Highton de Nolasco. El viernes, el supremo oriundo de Rafaela explicó su ausencia y criticó a sus pares por la forma en que zanjaron la cuestión: en una carta pública sostuvo que la elección no fue "ética ni razonable". Este martes volvió a cuestionarlos en una entrevista televisiva: “Yo nunca me hubiera votado a mí mismo por más que fuéramos tres”, afirmó ante las cámaras de A24. 

En la misma entrevista Lorenzetti intentó bajarle el tono al conflicto y descartó una paralización del tribunal: “No hay una crisis", dijo, porque "no impugné la designación de Rosatti". "La Corte Suprema va a seguir resolviendo los casos, siempre vamos a encontrar la mayoría", agregó. "Quiero transmitir tranquilidad a jueces y juezas porque no cambia todo por el cambio de la presidencia”, señaló. Respecto a la interna que se dio a cielo abierto, añadió: “Creo que fue un problema interno, que hoy está solucionado. ¿Por qué mandé una carta? Porque creo que sí hay cuestiones que nosotros debemos explicar a la sociedad”. Indicó que también le "explicó" a sus pares en el acuerdo de este martes la carta que escribió.

Estos movimientos abrieron diversas lecturas en tribunales. Están quienes se preguntan cuánto tiempo le queda a Tonón en el cargo. Otros consideran que con el ascenso de Rosatti quien no está firme es Marchi. Lo cierto es que el secretario a cargo de la administración cortesana puede ser desplazado si la misma mayoría que ungió a Rosatti presidente se pone de acuerdo para reemplazarlo. Desde la gestión de Rosenkrantz –que culmina este 30 de septiembre- todo acto administrativo se resuelve con una mayoría de tres votos. Y esa normativa interna se mantiene. Por lo que si la “nueva gestión” que asume el 1º de octubre pretende tener otro administrador podría cambiarlo. Aunque esa decisión agitaría aún más la interna suprema por la cercanía de Marchi con Lorenzetti. “No hay margen para un escándalo más”, advierten desde una de las vocalías cortesanas. ¿Será así?

LA FERIA DE EL DESTAPE ►