Con el objetivo de peatonalizar cada vez más el centro porteño, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta achicó el espacio para automovilistas en la avenida Corrientes, entre Carlos Pellegrini y Callao, que terminará en 2019. Para esta obra, el PRO destinará $275 millones, en un contexto de fuerte ajuste que derivó en el cierre progresivo de al menos 23 escuelas nocturnas.

El viernes pasado, el gobierno porteño publicó en el Boletín Oficial la resolución 055/2018, con la firma de la ministra de Educación, Soledad Acuña. Mediante esta norma, establecieron el cierre progresivo de 14 escuelas comerciales al anular la inscripción para los primeros años del próximo ciclo lectivo. Además, reduce la matrícula de otros nueve liceos y bachilleratos nocturnos, sumado al cierre del Proyecto BLA del Liceo 3 de 5 y del Proyecto ALAS del Colegio 13 DE 18, según informó Página 12.

Embed

Sin embargo, el ajuste que le llegó al sistema educativo no alcanzó a las obras de maquillaje que el Gobierno porteño hace en el centro. Para ello, sobre avenida Corrientes ensancharon veredas y nivelaron los cruces de calles, por lo que los carriles de la emblemática calle pasaron de seis a cuatro.

En las modificaciones se incluyeron un cantero y carriles exclusivos para colectivos, lo que implicará una nueva restricción para los automovilistas que circulen por el centro y habrá restricciones para el ingreso a ciertos estacionamientos.

Pero la educación no es el único servicio público que se ve perjudicado por las políticas económicas del oficialismo porteño. Como reveló El Destape, en todo 2018, el presupuesto para la reparación y mantenimiento de aceras fue de $2.059.149.870 mientras que el destinado al Ministerio de Salud alcanzó los $1.991.455.930. Mucho menos dinero para los hospitales públicos que para las veredas de la Ciudad.

LEER MÁS: En 2018, la avenida Corrientes será peatonal

En esta nota