Desde la asunción de Mauricio Macri, la capacidad de compra del combustible se redujo un 25%. Argentina es el segundo país más caro de la región. En valores promedio en dólares, el precio se ubica por encima de África, Asia y América.

De acuerdo a un informe del Observatorio de Políticas Públicas la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), en dos años y medio una persona con salario mínimo pasó de poder adquirir 381 litros a fines de 2015 a comprar sólo 283 litros en 2018 (-25,7%). En manera desagregada, el gasoil subió 118%, la Nafta súper 126%, el Euro 129% y la nafta premium 141%.

“El precio del combustible en la Argentina continúa aumentando por encima de la inflación general a partir de diferentes medidas que ha tomado el Ejecutivo que sirvieron para desregular los precios internos y anexar la evolución del valor del combustible a los precios de referencia de mercados externos”, explicó el informe de UNDAV, que dirige Santiago Fraschina.

Con la desregulación del mercado promovida por el Gobierno, la producción de petróleo disminuyó casi 9% desde 2016 respecto al período anterior, y el combustible ya aumentó 24 puntos por encima de la inflación acumulada en los últimos dos años y medio.

En la Ciudad de Buenos Aires los precios de la nafta premium rondan los $35,37 y la super $29,37. En agosto, la empresa estatal YPF incrementó sus precios un 1% y logró un precio máximo de la nafta premium en $ 35,37.

Embed

LEER MÁS: Dólar, imparable: cerró a $ 31,54 y es un nuevo récord

En esta nota