Tercera dosis de vacuna COVID: para qué sirve, qué dice la OMS y cuál es la situación de la Argentina, según expertos

El tercer refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 ya se está aplicando en algunos países en la población general, sin embargo, en la Argentina se evaluará para grupos de riesgo y esenciales, en coincidencia con la recomendación de la OMS.

13 de octubre, 2021 | 14.51

Avanza la vacunación contra el COVID-19 en todo el mundo y la meseta de contagios y muertes por la enfermedad se está observando en la mayoría de los países pese a la desigualdad en la distribución de vacunas. Con diversos rebrotes del virus controlados en todos los continentes y la contención de la variante Delta, los gobiernos de todo el mundo comienzan a evaluar los pasos a seguir para convertir esta pandemia en endemia definitivamente: ¿es necesaria una tercera dosis? ¿Cómo proteger a los grupos más vulnerables? ¿Se puede evitar un rebrote?

Si bien aún existen países como en África que no tienen más del 10 por ciento de la población vacunada, otros como Israel, Estados Unidos ya están avanzando con una tercera dosis de refuerzo. Ante este panorama fue que la Organización Mundial de la Salud (OMS) luego de oponerse, finalmente, recomendó una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19, pero con una aclaración: para personas “moderada o gravemente inmunodeprimidas” y a mayores de 60 años vacunados con Sinopharm.

Ante este escenario mundial, en la Argentina donde sigue avanzando el Plan Estratégico de Vacunación contra el COVID-19 con más del 50 por ciento de la población con esquema completo de dos dosis, más de un 66 por ciento con al menos una dosis y una campaña pediátrica recién comenzando, desde el Ministerio de Salud nacional, la ministra Carla Vizzotti, anunció que el país va a evaluar antes de fin de año la necesidad de una tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19 en 2022 en grupos prioritarios, entre ellos “el personal de salud, los inmunodeprimidos y mayores de 80 van a necesitar tercera dosis”.

"Estamos evaluando un refuerzo de todas las vacunas. Hay personas que van a cumplir un año desde la primera aplicación dentro de poco. Y en febrero van a cumplir 12 meses desde que completaron esquema. Seguramente vamos a empezar con ellos y continuará escalonadamente como hicimos durante este año”, detallaba este martes la funcionaria, en sintonía con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este marco, El Destape dialogó con expertos en la materia, infectólogo y asesores del gobierno nacional e integrantes del Consejo Federal de Salud (Cofesa), que explicaron cuál es la importancia de una tercera dosis de refuerzo, cuáles son los grupos prioritarios y la importancia de la inmunidad celular. Asimismo, los estudios locales sobre la efectividad de las vacunas que se aplican en nuestro país.

El médico infectólogo Tomás Orduna diálogo con este medio y en referencia a la aplicación de la tercera dosis remarcó que "lo que ha tenido mayor acuerdo en el mundo es pensarlo fuertemente para personas con riesgo por la edad como mayores de 65 o menores de esa edad con enfermedades o patologías que condicionen una eventual situación de mayor riesgo ante una infección por el virus SARS-CoV-2". Según el especialista, habida cuenta de que con el paso de los meses hay una declinación de la cantidad de anticuerpos, que estos no fuesen suficientes para evitar lo que más nos importa con respecto a la vacunación que no procedemos a cuadros graves o mortales, es que se habló de tercera dosis, que algunos lo adoptaron de manera masiva, o como aconsejo certeramente la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) que esto no sería genérico para todos solo para personas de riesgo y oportunamente para trabajadores esenciales.

Fue la FDA que recomendó la tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19, para las personas mayores de 65 años. Sin embargo, los expertos de la agencia gubernamental rechazaron de forma abrumadora, mediante una votación, aplicar los antídotos de refuerzo a la mayoría de los ciudadanos.

"No es el mejor momento para alentar que las personas sanas sin comorbilidades estén pensando que requieren un refuerzo porque la data científica no lo avala. Porque más allá de los anticuerpos está la inmunidad celular que según estudios, que uno de los primeros es argentino, tiene que ver con las unidades de anticuerpos celulares, claves para defenderse del virus", agregó. 

La importancia de la inmunidad celular

Orduna hizo referencia al estudio realizado por el equipo del reconocido investigador Gabriel Rabinovich, que lanzó la Plataforma COVID-T con el objetivo de monitorear la respuesta linfocitaria T antígeno-específica en pacientes recuperados de COVID-19 y en personas vacunadas.

Es que hay dos tipos de respuestas inmunológicas frente al virus SARS-CoV-2, una de ellas mediada por anticuerpos, producidos por células plasmáticas provenientes de linfocitos B y otra, por linfocitos T (citotóxicos CD8) que destruyen las células infectadas (como las pulmonares). Estos linfocitos T colaboradores (CD4) cooperan tanto con la respuesta de anticuerpos como con la respuesta T citotóxica, es por eso la importancia de la respuesta inmunológica T para evaluar la respuesta inmunológica completa. 

Es así que la duración en el tiempo de la inmunidad depende de la ‘memoria celular’: “Los linfocitos de memoria son aquellas células del sistema inmune que se encuentran en la sangre, que han estado en contacto previamente con el virus o una parte de él, ya sea porque la persona se ha vacunado o porque se ha infectado con SARS-CoV-2. Estas células re-circulan por el organismo, por la sangre y los tejidos (como una patrulla protectora) a la espera del reingreso de ese mismo virus para poder reaccionar. Los linfocitos de memoria, como indica la palabra, tienen una memoria inmunológica y recuerdan a aquel antígeno que vieron anteriormente para reaccionar nuevamente con mayor potencia y rapidez”, describió Rabinovich.

Los resultados preliminares de estudios de inmunidad celular T muestran que se produce una potente respuesta en personas vacunadas, tanto con el esquema completo de la vacuna Sputnik-V como con una sola dosis de la vacuna elaborada por el laboratorio Sinopharm. "Inmunidad de memoria celular responde rápidamente y se forman anticuerpos rápidamente. Con toda esa información y en un mundo donde hay mucha inequidad tenemos que enfocarnos en que tenemos que vacunar a los adolescentes y niños y aquella que aún no tienen ninguna dosis", enfatizó, en este sentido, Orduna, quien destacó que el esquema completo de dos dosis, salvo pocas excepción, evitó cuadros graves y por supuesto la muerte frente a la amenazante variante Delta.

En este sentido es que alertó sobre dispersión de valores de las vacunas por lo que "hay que ser cautos. "En principio las terceras dosis son para personas de riesgo y hay una posibilidad de refuerzos para trabajadores esenciales", remarcó en sintonía con la evaluación que confirmo la ministra de Salud nacional, Carla Vizzotti, que realizarán para 2022. "Tenemos que focalizarnos en completar la mayor cantidad de personas vacunadas", ratificó.

Prioridad al avance de la vacunación y tercera dosis para grupos específicos

El último reporte de octubre arrojo que el 66% del total de la población del país inició el esquema de vacunación contra COVID-19 y que el 52% lo completó. En tanto, 30.176.753 personas iniciaron su esquema de vacunación y 23.883.202 lo completaron.

En esta línea, el jefe de asesores del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, el sanitarista y epidemiólogo Enio García  enfatizó que "en el contexto en donde tenemos avanzado entre un 80 y 90 por ciento en la cobertura de mayores con una dosis y en la segunda dosis de refuerzo, con las dificultades que hay en todas las vacunas con los refuerzos, estamos en un poco más 50 por ciento, los esfuerzos tienen que estar enfocados en hacer un trabajo fuerte para lograr el esquema completo en la mayoría de la población antes de fin de año".

En esta línea, al igual que Orduna, destacó la evidencia científica que se está generando con las vacunas que se aplican en el país que con los datos sobre internaciones y cantidad de fallecidos "queda demostrado que el esquema de dos dosis es efectivo".  

De acuerdo al parte epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación en las últimas 24 horas se registraron 56 muertes y 1.064 nuevos contagios de coronavirus. De momento en Argentina hay 920 personas con coronavirus internadas en terapia intensiva. El porcentaje de ocupación de camas a nivel nacional es del 35,1% y en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) del 40,8%.

Tercera dosis: cautela, investigación y enfoque grupo prioritario

Es así que ante este escenario en la Argentina es que, como lo adelantó Vizzotti, se están llevando adelante estudios específicos en personas inmunodeprimidos que requerirían un refuerzo de la tercera dosis como también en los trabajadores esenciales para 2022, a causa de la debilidad en el sistema inmunológico y el tiempo desde la aplicación de la primera dosis, respectivamente.

En este marco, ambos expertos coincidieron en que las terceras dosis se ameritan en personas inmunodeprimidos ya que son una parte de la población con problemas inmunológicos por lo que una vacuna de refuerzo sería fundamental, pero remarcaron que siguen avanzando en la evidencia científica local. 

Sin embargo, insistieron en la importancia de enfocarse en el porcentaje de la población que aún no se aplicó la primera dosis, avanzar con el otro 50 por ciento que necesitan completar el esquema como también con la población pediátrica que recién comienza con la vacunacion. Por último, recordaron la desigualdad que existe aún en el mundo por lo que llamaron a seguir confiando en las vacunas y en la evidencia científica argentina. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►