La ex periodista de 678 y escritora, Sandra Russo, analizó la crisis que atraviesa el periodismo que desembocó en más de 3 mil despidos y confesó cómo fue trabajar en un programa que fue estigmatizado por Cambiemos. Contó, además, que ninguno de los ex 678 pueden trabajar en los medios y denunció la complicidad del Gobierno para cumplir “una lista negra tan fuerte y estricta” para con los periodistas críticos.

En una entrevista en Vía de Escape con Víctor Hugo Morales, Russo se refirió a la crisis que atraviesan los medios de comunicación y advirtió: “Nunca había pensado que iba a ser tan fuerte y tan estricta la lista negra, ninguno de los que trabajamos en 678 podemos trabajar en otros medios”.

Embed

“Hay más de 3 mil periodistas despedidos. Hay una lista negra dando vuelta o están terminando con los medios donde podrían trabajar los periodistas críticos”, subrayó una de las integrantes del programa que se emitió durante el kirchnerismo en la TV Pública.

Denunció la “estigmatización” que recibió 678 por su cercanía con el Gobierno y destacó que el programa “resiste archivo perfectamente”.

LEÉ MÁS:Los monstruos de la comunicación: el análisis de Víctor Hugo Morales

No obstante, Russo realizó una meaculpa y reconoció: “No nos defendimos lo suficiente por no victimizarnos y contar las cosas espantosas que nos pasaron durante esos años” y relató: “Nos ensuciaron muchísimo, me han escupido en la calle durante esos años, nuestra vida cotidiana se vio invadida por nuestra posición”.

“Tratamos todo con demasiada gallardía. Fuimos damas y caballeros en un gallinero lleno de bosta”, sentenció.

Asimismo, la periodista expresó que siente “un profundo desprecio porque están haciendo mucho daño” al remarcar que “hay gente que ha perdido la libertad, ha muerto gente y están pasando cosas muy graves” por lo cual aseveró que “los que todavía no se indignan ante estas cosas, no merecen compasión”.

“Yo no quiero ser periodista en un contexto como éste, con tantas mentiras, operaciones y ocultamiento. He quedado asqueada del periodismo y recién ahora descubren que hay casa de brujas cuando les toca a ellos y si no lo ven es porque hay mala entraña”, denunció.