Tras el fallo de la Corte, día clave para el futuro la Cámara Federal de Comodoro Py

El Consejo de la Magistratura avanzará en los concursos para los cargos usurpados por Bruglia y Bertuzzi. La movida del juez Farah, que volverá a Comodoro Py, y las consecuencias para el Gobierno.

12 de noviembre, 2020 | 07.54

Se viene un día clave en el Consejo de la Magistratura, el organismo que designa y remueve jueces y está a cargo de los concursos para acceder a los cargos judiciales. El fallo de la Corte Suprema que repuso de forma transitoria a Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi en la Cámara Federal de Comodoro Py hasta que se concursen esos cargos tuvo una onda expansiva que excede a los dos jueces designados a dedo por Mauricio Macri.

Desde el Consejo que preside el juez Alberto Lugones se avanzará con el llamado a ese concurso de la Sala I de la Cámara Federal y se tratará el pedido de Eduardo Farah, que pidió volver a su cargo en la Sala II luego de una salida en parte presionada y en parte negociada con el macrismo. Mientras que la prensa hegemónica quiso instalar que el fallo cortesano favoreció al Gobierno porque no confirmó el supuesto derecho adquirido de Bruglia y Bertuzzi a ser designados a dedo, lo cierto es que enlodó todos los tribunales y limitó de hecho la cantidad de jueces que Alberto Fernández podrá nombrar, por concurso, en Comodoro Py.

El regreso de Farah

En el Consejo de la Magistratura y en el Gobierno dan por hecho que Farah retornará a su despacho en Comodoro Py, pero no por una decisión del oficialismo sino porque el fallo de la Corte lo habilita. El pedido del juez Farah para retornar a su despacho en Comodoro Py es por demás relevante. Tal como informó Franco Mizrahi en El Destape, el juez Farah le envió un escrito al Consejo de la Magistratura donde pidió retornar a su cargo en la Sala II de la Cámara Federal bajo dos argumentos: el fallo de la Corte y que dejó ese lugar por las presiones que recibió de parte del Gobierno de Macri.

Farah tiene un punto importante a su favor: concursó para el cargo y fue designado en 2008. Por otro lado el cargo que dejó durante todo este tiempo fue concursado pero aún está vacante, ya que el concurso no culminó. Hasta el momento no apareció otro elemento que indique que el destino de Farah no sea otro que volver a Comodoro Py.

La única traba la podría poner el juez Martín Doctrina Irurzun, presidente de la Cámara Federal, que en su momento no sostuvo a Farah ante los embates del macrismo. Habrá que esperar para ver como juegan las rencillas entre ellos.

Para el kirchnerismo el caso de Farah no es menor pero hay una decisión clara: cumple con la Constitución y debe primar eso, aún por sobre las decisiones del juez que fueron en su momento engranaje del lawfare.

Se trata de un juez que confirmó varios procesamientos contra CFK, como en la causa Dólar Futuro, y que tuvo un rol clave en la Cámara Federal de Comodoro Py ya que intervino durante bastante tiempo en ambas salas. Verbitsky lo resumió así: “Farah, a quien la escudería Stiuso colocó sobre el filo de ambas salas para que tenga una visión más completa del panorama”. Por la escudería se refiere al equipo de operadores judiciales que integraban el ex director de operaciones de la SIDE Antonio Horacio Stiuso y el siempreoficialista Javier Fernández. Hoy los capitanes de la escudería están distanciados, pero se mantiene la relación de Farah con Fernández, con quien se conoce hace décadas.

Farah también impulsó en soledad la denuncia del fallecido fiscal Natalio Alberto Nisman y votó por cuidar a Héctor Magnetto, Ernestina Herrera de Noble y Bartolomé Mitre por el robo de Papel Prensa. Coherencia.

La salida de Farah de Comodoro Py fue tras el fallo que liberó a los empresarios Cristóbal López y Fabian De Sousa. Pero a diferencia de sus colegas Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, su salida fue más decorosa. A Freiler, el único juez en la historia argentina que osó pedir una indagatoria para Magnetto, entre el macrismo y Ricardo Lorenzetti le trucaron las mayorías del Consejo de la Magistratura mediante la expulsión irregular de un consejero y la retención de la jura de su reemplazo para iniciarle un jury. A Ballestero lo presionaron hasta lograr su renuncia. A Farah le aceptaron un traslado al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de San Martín, donde revistó hasta ahora.

Concursos van, concursos vienen

La Corte Suprema de Justicia demostró que en vez de administrar justicia su especialidad es sembrar el caos”, resumió Verbitsky en El Cohete a la Luna. Imposibilitada de sostener a Bruglia y Bertuzzi de manera permanente, como le pedían la corporación judicial y el sector opositor alineado con Macri y Patricia Bullrich, y negada a reconocer que sus traslados fueron para sostener la persecución judicial contra CFK y otros ex funcionarios, hicieron un fallo que no conformó a nadie y, como reveló El Destape, tiene una trampa: la orden de que Bruglia y Bertuzzi sigan en la Cámara Federal hasta que se haga un nuevo concurso del que podrán participar.

Desde el martes Bruglia y Bertuzzi retornaron a Comodoro Py y anunciaron en los medios con los que coordinan acciones que se presentarán al concurso. Será todo un espectáculo, en especial para Bruglia, que nunca concursó un cargo. Tal vez abandona antes.

Lo concreto es que el Consejo de la Magistratura tomará el pedido de la Corte y discutirá la apertura de nuevos concursos y la readecuación de los concursos en trámite. Desde el oficialismo y el sector judicial que lidera el juez Lugones se esperanzan en poder realizar el concurso en 6 meses. La experiencia indica que eso es poco probable, en especial para el tramo final del proceso donde se necesitan los dos tercios del pleno del Consejo para armar la terna que se envía al Presidente.

El último concurso similar que concluyó fue el de Mariano Llorens, hoy compañero de Sala de Bruglia y Bertuzzi. Ese concurso duró 10 años, de 2008 a 2018.

La Corte, en su caos, bloqueó la posibilidad de acumular las 2 vacantes que ocupan Bruglia y Bertuzzi en la Sala I con el concurso ya que está en etapa final para 2 vacantes en la Sala II. Esa era la única vía para resolver este entuerto de manera expedita.

Una segunda consecuencia del fallo de la Corte, que la prensa opositora se encargó de decir que beneficiaba al Gobierno, es que pasó todo lo contrario. Si antes del fallo Alberto tenía la posibilidad de nombrar, por concurso, 4 camaristas federales, ahora solo tiene asegurado uno.

El concurso que todos miran ahora es el 412, que hasta hoy era para ocupar 2 cargos en la Sala II de la Cámara Federal porteña. Uno, el del fallecido Horacio Cattani; otro, que que había dejado liberado Farah. Ahora será solo uno.

El pasado 11 de septiembre se hicieron las entrevistas personales, uno de los últimos pasos del concurso. Hasta ese momento, el orden de mérito luego del examen escrito era el siguiente: 1) Diego Alejandro Amarante, juez penal económico ligado a Esteban Riggi, juez de la Cámara de Casación conocido por bloquear causas por delitos de lesa humanidad y denunciado por recibir sobornos en el caso Mariano Ferreyra; 2) Roberto Boico, abogado constitucionalista que fue además abogado en varios casos de lawfare, entre ellos de CFK; 3) Alejo Ramos Padilla, el juez federal de Dolores que encabeza a su vez otro concurso, para el Juzgado N 1 de La Plata; y 4) Pablo Yadarola, también juez en lo penal económico.

Luego de puntuar la entrevista presencial quedará el armado de la terna y el envío al Poder Ejecutivo para que envíe su propuesta al Senado. Con la movida de Farah, el presidente Fernández pasará de proponer dos camaristas federales a uno solo.

El Consejo también tiene que tratar un pedido de los diputados Mariana Zuvic, Maximiliano Ferraro y Paula Olivetto que impugna la participación de Ramos Padilla en concursos. Terminará en la nada. Investigar el espionaje ilegal sin rendirse a las presiones mediáticas no figura entre las causales de impugnación en el reglamento de concursos.

El fallo de la Corte dejó otro tendal de problemas vinculados a una treintena de jueces trasladados cuya labora ahora pende de un hilo. Hay casos, por ejemplo, de jueces que fueron trasladados y sus cargos de origen ya fueron concursados y ocupados por otros. ¿A donde volverían? Sería el caso de Farah si el concurso para su cargo, que lleva casi 3 años, hubiera concluido. Hay casos en los que pasó.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►