Cruzar el río, subir el Aconcagua, pasar las tormentas, y demás metáforas que utiliza Mauricio Macri para graficar los esfuerzos que debemos hacer los argentinos en esta crisis económica parecen que no incluye a los funcionarios, quienes planeaban irse de vacaciones hasta la paliza electoral sufrida el pasado domingo.

El portal de noticias Infobae publicó que numerosos integrantes del Gobierno tenían un viaje de descanso planificado para después de las elecciones primarias.

 

 

"Rodríguez Larreta suspendió el viaje que tenía previsto a partir del fin de semana y se concentra en municipalizar su elección. Hay al menos una docena de funcionarios nacionales, porteños y bonaerenses que cancelaron sus vacaciones", informa el portal.

Mauricio Macri siempre se caracterizó por ser un aficionado a las vacaciones. En los primeros cuatro meses de este año, Macri se tomó 32 días de descanso, entre vacaciones y fines de semana largos.

Dos veces eligió el entorno cordillerano de la Patagonia, un par de veces fue a la residencia presidencial de Chapadmalal, y el fin de semana de Pascuas volvió a un exclusivo barrio cerrado en Alta Gracia, Córdoba.