La nominación del senador rionegrino pejotista Miguel Pichetto como compañero de fórmula del presidente Mauricio Macri no sorprendió a Juan Schiaretti: “Juan quiero que te enteres  por mí y no por los medios, que Macri me ofreció la vicepresidencia y voy a aceptar. Ya le voy a avisar a Juan Manuel”, lo llamó esta mañana el ex jefe de la bancada kirchnerista durante 12 años al gobernador cordobés y le contó de su incorporación a Cambiemos.

Minutos después, el destinatario del llamado fue el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, que este miércoles será ungido candidato presidencial de Alternativa Federal, el frente peronista antikirchnerista armado en septiembre del año pasado en las oficinas del lobbista de Clarín, Guillermo Seita, y que integraba, además, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

“Hacemos por Córdoba inscribirá la alianza para participar de las elecciones con candidatos a diputados nacionales propios que defiendan los intereses de nuestra provincia. Además, ratificamos nuestra pertenencia a Alternativa Federal, coalición que se inscribirá nacionalmente”, informaron fuentes del peronismo cordobés a El Destape, dando a entender que para las primarias abiertas del 11 de agosto el peronismo de Juan Schiaretti podría presentar una boleta corta, solamente con el tramo de diputados nacionales, como lo hizo en las PASO de 2011. Ese año, finalmente, el PJ cordobés, por orden de Schiaretti y José de la Sota bajó su boleta corta que llevaba de candidato a diputado al actual presidente del PJ mediterráneo y senador nacional Carlos Caserio y terminó apoyando la lista completa del Frente para la Victoria que logró la reelección de Cristina Kirchner con 54% de los votos.

“La decisión de inscribir Hacemos Por Córdoba responde al compromiso asumido con los miles de cordobeses que confiaron en nuestra fuerza política recientemente, de trabajar fundamentalmente por el bienestar y el progreso de nuestra provincia”, señalaron voceros del schiarettismo.

La transformación de Alternativa Federal en la exitosa Tercera Vía sentada en el 54% de los votos con los que Schiaretti logró su reelección hace casi un mes, a pasar a convertirse en una raquítica expresión, comenzó con el desplante de Roberto Lavagna a sumarse al frente bajo las condiciones que le exigían los llamados peronistas republicanos. El zigzagueo de Massa confirmó el declive que terminó con el salto de Pichetto al macrismo: “El Peronismo Federal se creó con una consigna clara: ni con Cristina, ni con Macri. Una cosa es la relación institucional entre el gobernador de una de las provincias más importantes y el Presidente; y otra cosa es militar juntos”; graficó una fuente del Gobierno de Córdoba.

Otra fuente del schiarettismo no tuvo piedad con el senador rionegrino: “El peronismo gobierna Córdoba hace 20 años. “El Gringo” (Schiaretti) sacó casi el 60% de los votos; fue el armador de Alternativa Federal, sin vedettismos, no se dejó encandilar por los flashes de los canales porteños; y sigue comprometido con una tercera vía. ¿Dónde está Pichetto?, próximo a su jubilación de la política nacional, ésta era su única salida. El compañero Martín Soria ya lo jubiló en Río Negro”.

"¿Dónde está Pichetto?, próximo a su jubilación de la política nacional", dijeron en el peronismo cordobés

“Lo de Pichetto es una decisión personal. Para el peronismo, el límite es Macri; y el peronismo quiere la unidad”, le dijo a El Destape la dirigente sureña Amelia Chiofalo, ex legisladora y funcionaria de los gobiernos de José de la Sota.

En el PJ de Córdoba apuestan a retener la mayor cantidad de los votos que consiguieron el 12 de mayo; y en términos numéricos significa lograr cuatro de las nueve bancas de diputados que se ponen en juego en octubre. Para encabezar la boleta suena el ministro de Gobierno, Carlos Massei, uno de los miembros del gabinete de Juan Schiaretti con mejor imagen y que asegura un caudal importante de votos.

En la UCR de Córdoba la novedad de la candidatura de Pichetto causó confusión y sorprendió a sus dos principales dirigentes Mario Negri y Ramón Mestre en Buenos Aires, reunidos con Marcos Peña, tratando de reorganizar Cambiemos.

“Hubiera preferido que el vice sea radical. Pero el país necesita acuerdos y consensos por un futuro digno. La apertura, el diálogo y la humildad son esenciales. Felicito a @MiguelPichetto. Seguiremos pidiéndole que revea su postura en relación al desafuero de la ex Presidenta”, publicó en Twitter el diputado nacional Diego Mestre, hermano del intendente capitalino; olvidando la docena de años del rionegrino como jefe de los senadores K.

Sin embargo, un estrecho funcionario del gabinete de Mestre le dijo a El Destape: “El único que mostró coherencia, que no se movió del ideal fundacional de Cambiemos, fue Ramón Javier Mestre”.

Mientras que un operador de Negri, jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados y casi seguro candidato a buscar renovar su banca, confió: “Pichetto y Negri tienen una relación excelente, perfecta, desde siempre. Han articulado proyectos, funcionan muy bien; ningún ruido con eso. Después del veto que le puso Cornejo a Negri, porque no quiere que sea nada y ocupar él el lugar de Negri, la solución Pichetto para el esquema nacional, cierra bien”.

A diferencia de lo ocurrido semanas atrás con el anuncio de la fórmula Alberto Fernández – Cristina Fernández; para los cordobeses la suma de Macri y Pichetto, resta. Lo dirán las urnas.