Con las encuestas y los números poco favorables para el oficialismo, Cambiemos busca una jugada desesperada de cara a las elecciones del próximo domingo 27 de octubre.

El objetivo es poder confrontar con la ex Presidenta Cristina Kirchner y consideran que la mejor manera es a través de que se realice el debate de los candidatos a vicepresidentes. De esta manera, desde el oficialismo tal como lo hizo en su oportunidad, el diputado Fernando Iglesias, la senadora por Tucumán Silvia Elías de Pérez presentó en el Senado un proyecto de ley para que los candidatos a vicepresidente de la Nación también estén obligados a participar de un debate previo a las elecciones generales.

El candidato a vicepresidente del espacio Juntos por el Cambio, el senador Miguel Pichetto, consideró necesaria la realización de un debate de los postulantes a la Vicepresidencia de la Nación y dijo que se sumaría sin inconveniente alguno para intercambiar ideas y visiones junto a Cristina Fernández de Kirchner, Cynthia Hotton, Romina del Plá, Juan Manuel Urtubey y Luis Rosales.

“No tengo ningún problema en debatir con Cristina Kirchner o los otros candidatos. No hay una ley que obligue a hacerlo con los candidatos a vicepresidentes, pero estoy abierto a hacerlo”, consideró el senador que se sumó al oficialismo para competir en los comicios.

Recordemos que el 13 de octubre se desarrollará en Santa Fe el primero de los cruces entre quienes se postulan para presidir el país, mientras que el 20 de octubre, en Buenos Aires, se llevará adelante el segundo debate.

La senadora Elías de Pérez, quien representa a la provincia de Tucumán e integra el interbloque Cambiemos de la Cámara Alta, sostiene en los fundamentos de su propuesta: “Considero importante dar un paso más y establecer también la obligatoriedad de los compañeros de fórmula, quienes además ocupan el primer lugar en la sucesión presidencial y, en muchos casos, quedan a cargo de los destinos del país por períodos cortos de tiempo, en los que el presidente debe viajar, tomar licencia, etcétera”.

“No es menos importante que la sociedad pueda conocer las ideas y propuestas de los candidatos a vicepresidentes. Quien resulte electo estará al frente de uno de los tres poderes del Estado y su rol no debe seguir siendo soslayado. El solo hecho de reconocer su potencial función de poder llegar a ser presidente, obliga a que se exijan las mismas condiciones a los candidatos a este cargo que las que se requieren para la Presidencia”.

“En las elecciones que tenemos por delante tenemos un hecho singular. Una candidata a vicepresidente, Cristina Kirchner, fue quién designó el candidato a presidente de su espacio. Sin dudas la sociedad quiere saber qué piensa ella del país que viene, pero no a través de sus actos de campaña, donde no hay diálogo alguno con quien piensa diferente a ella. La riqueza de un debate obligatorio es que todos los candidatos gozan exactamente de las mismas condiciones y pone a todos en pie de igualdad. Sólo así se puede dar un intercambio franco de cara a la ciudadanía”, explicó Elías de Pérez.

Elías de Pérez establece las mismas penalidades en su proyecto para el candidato a vicepresidente que decida no presentarse al debate obligatorio que las que ley vigente fija para el postulante a la Presidencia que no quiera participar. “La no concurrencia a un debate también implicará la pérdida de la publicidad audiovisual”, explica la senadora.

Además, en su proyecto, la legisladora radical plantea que el debate de los candidatos a vicepresidente se deberá realizar en una localidad distinta a las dos seleccionadas para los debates de los postulantes a presidente.