En una reunión del Consejo Directivo de la CGT, los representantes acordaron acompañar la masiva movilización convocada por Camioneros contra el ajuste del gobierno nacional y el avasallamiento contra los convenios colectivos de trabajo. No obstante, descartaron un paro nacional y admitieron las diferencias dentro del triunvirato.

LEÉ MÁS: Todos juntos: Baradel, Yasky y los Moyano, en una marcha contra el Gobierno

En una conferencia de prensa encabezada por los dirigentes Juan Carlos Smith y Carlos Acuña, y por la integrante del Consejo Directivo Sandra Maiorana, se anunció que la CGT acompañará a Hugo Moyano en la movilización del 22 de febrero. También, ratificaron el documento firmado en Mar del Plata.

El gran ausente del encuentro fue el tercer integrante del triunviro, Héctor Daer. Frente a esto, Schmid admitió las diferencias que existen dentro del Triunvirato y manifestó: “Daer no estuvo porque está de vacaciones, tiene sus dudas y matices alrededor de esto pero él seguramente va a dar mayores aclaraciones con el correr de los días”.

Asimismo, el dirigente sindical admitió las diferencias dentro del Triunvirato al remarcar que vienen “de vertientes diferentes y las diferencias son importante” pero destacó que han “tratado de analizar todas las acciones en conjunto”.

Volvemos a reiterar que las paritarias deben ser libres de cualquier injerencia, no se acepta referencias porque las referencias que marca la economía nos hace dudar”, aseveró Schmid. Y advirtió: “Hay una tendencia fuerte a deslegitimar la voz y el rol de los sindicatos frente a la sociedad”.

Por otro lado, habló sobre los actos de corrupción que salpican a dirigentes gremiales como en el sector de la construcción y manifestó: “Todo acto de corrupción merece nuestro repudio pero eso no representa el universo sindical y si miramos los 50 años de historia de la CGT, ha habido más de una docena de dirigentes sindicales que terminaron en la pobreza”.