La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, pronosticó que en "el segundo trimestre de 2019 debería marcar el principio de un giro económico" en la Argentina luego de la recesión que se registra en el país. Asimismo, no descartó continuar el trabajo con Argentina si en las elecciones se da un triunfo de Cristina Kirchner, si eventualmente se presenta. "Nuestro foco es la economía y la gente, nuestro foco no es una representación política en particular", afirmó.

Lagarde mantiene una visión positiva de la tarea de ajuste que ejecuta el Gobierno en base al plan diseñado por el FMI. "Me parece, a partir de lo que veo y de la segunda misión revisora que acaba de completarse, que el programa tal como está, está funcionando y que ha estabilizado la economía y en particular la situación financiera", señaló Lagarde.

Sin embargo, reconoció que "es una fase difícil" la que atraviesa el país por la recesión, la caída del mercado interno y la devaluación de lo salarios. "¿El punto más alto de la crisis quedó atrás? Creo que todavía la situación va a ser dura durante los próximos meses, ya saben, tres o cuatro meses, y luego un giro", agregó.

En declaraciones a medios de prensa argentinos, Lagarde no descartó desembolsar más fondos si la Argentina así lo requiere: "nosotros siempre tenemos la capacidad para acomodarnos, y lo hemos demostrado".

Al ser consultada sobre la posibilidad de que la ex presidenta Cristina Kirchner pueda imponerse en las elecciones del año próximo, señaló: "Nuestro foco es la economía y la gente, nuestro foco no es una representación política en particular. Pero en todas las circunstancias, lo que esperamos es apropiación y la determinación de conseguir resultados bajo términos económicos sólidos".