El juez Claudio Bonadiovolvió a citar a indagatoria a Cristina Kirchner, a los ex funcionarios del ministerio de Planificación y a los empresarios que no aceptaron los arrepentimientos teledirigidos. Sin embargo, tras la intervención del fiscal Carlos Stornelli, amplió la investigación desde el 2003 al 2015, por lo que, al revés de lo que el propio Bonadio informó el viernes pasado, quedan incluidos los Macri y Techint.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

La resolución de Bonadío, que tiene fecha de hoy, reconoce que los “distintos empresarios han manifestado expresamente que el sistema de recaudación ilegal de retornos impulsado por funcionarios del Ministerio de Planificación Federal comenzó entre el año 2003 y 2004, que esas mismas circunstancias temporales fueron confirmadas en indagatorias también tomadas en este Tribunal”.

El documento también revela que el fiscal Stornelli planteó que “las circunstancias temporales de la investigación se deben extender en el tiempo desde el año 2003 hasta el 9 de diciembre de 2015

Esta decisión de Bonadio (en dupla, claro, con Stornelli) puede leerse como una reanudación del “reality Py show” en el medio de la escalada del dólar, con un desfile de indagatorias que comenzará mañana con Roberto Baratta y se extenderá hasta el lunes, donde el cierre estará como siempre a cargo de CFK.

Pero el dato central es que contradice el propio informe que Bonadio le envió el viernes pasado al Centro de Información Judicial (CIJ), el portal que maneja el supremo Ricardo Lorenzetti, donde ciñó la investigación al período 2008-2015. Como Franco y Mauricio Macri supuestamente se desligaron de IECSA en 2007 quedaban a salvo.

Bonadio había escrito: “la existencia de una organización delictiva conformada por funcionarios públicos, quienes valiéndose de medios oficiales (incluyendo vehículos, empleados, equipos de telefonía celular, etcétera) y comandados por quienes fueran titulares del Poder Ejecutivo Nacional (Néstor Carlos Kirchner y Cristina Elisabet Fernández) y del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios (Julio Miguel De Vido), entre los años 2008 y 2015, procuraron la percepción de sumas de dinero ilegítimas, por parte de diversos particulares, muchos de ellos, empresarios contratistas de la obra pública del Estado Nacional”. Ahora, este nuevo documento marca que Macri será, en teoría, investigado.

Es dificil, sin embargo, hacer previsiones sobre los futuros movimientos de Bonadio. No por nada a su juzgado le dicen la Embajada. ¿El motivo? En tribunales saben que allí no rige el derecho argentino.

Una hipótesis para explicar esta contradicción es que el juez quiera lavar momentáneamente su imagen luego de que, incluso en algunas páginas de medios oficialistas, se hiciera público su intención de salvataje a Macri y Techint. El presidente y Paolo Rocca no se quedaron atrás. El segundo reconoció públicamente las coimas y ayer se mostraron juntos en el yacimiento Fortín de Piedra.

Siguiendo esta hipótesis, la inclusión de Macri será efímera. Servirá, por un lado, para las eternas y promiscuas negociaciones entre Comodoro Py y la Casa Rosada. El apoyo explícito de Lorenzetti a Bonadio estará arriba de la mesa. Por el otro, a la vista de quienes fueron citados a una segunda indagatoria sumados a nuevos imputados, lo más probable es que Bonadio avance contra CFK, los ex funcionarios kirchneristas y algunos empresarios, se aboque prioritariamente al período post 2008 y deje lo demás en pausa.

Las ampliaciones de las indagatorias comenzarán mañana a las 9. Luego de Baratta será el turno de Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería, uno de los empresarios que no aceptó la extorsión del arrepentimiento selectivo. Los seguirán Nelson Javier Lazarte, colaborador cercano de Baratta, y Néstor Otero, empresario que controlaba la terminal de Retiro.

El jueves ampliarán su indagatoria José Lopez, el ex presidente de Enargas Walter Fagyas, el ex Director de Jurídicos del Ministerio de Planificación Rafael Enrique Llorens, Germán Nivello y José María Olasagasti.

El plato fuerte, como manda la jurisprudencia Bonadio, queda para el final. El lunes, a las 9, será el turno de Julio De Vido. A las 11, para el cierre, CFK.

No serán los únicos. Tras las declaraciones de José Lopez y de Martín Larraburu (ex secretario de Juan Manuel Abal Medina), Bonadío decidió citar a los dirigentes de La Cámpora y diputados nacionales Eduardo De Pedro y Andrés Larroque, al bonaerense José Ottavis y a Sergio Szpolski, cuyo crédito de protección en Tribunales parece haber disminuido.