Coronavirus: ¿Cómo son los festejos en la nueva normalidad?

¿Cómo cambiarán los eventos en Argentina gracias al COVID-19?

24 de noviembre, 2020 | 08.27

El coronavirus dio una vuelta de 180 grados en nuestras vidas, repercutiendo en absolutamente todos los ámbitos. La pandemia nos arrastró a una nueva normalidad. ¿Cómo serán a partir de ahora los festejos en la nueva normalidad de Argentina?

Las actividades sociales o que conllevan concentración de gente son las actividades más resentidas, debido a los riesgos por contagios. Entonces, uno de los mayores cambios de la pandemia es que encontramos formas de celebrar virtualmente.

Aquí, te contamos sobre los cambios en los festejos en Argentina, las nuevas maneras de celebrar y encontrarnos en tiempos de coronavirus. Descubrí los efectos del distanciamiento social en la vida de los argentinos.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

 

Cambios más importantes que trajo el coronavirus

A nivel social, el coronavirus ha aumentado el uso de la tecnología y de las relaciones digitales. El principal ámbito es sin dudas el teletrabajo. Pero, hoy en día, se realizan todo tipo de reuniones por videollamada.

Usamos nuestros dispositivos digitales para llegar a amigos, familiares y colegas y miembros de la comunidad. Si bien ya era habitual, en este 2020 las videoconferencias y redes sociales representan el principal medio de contacto social.

Tenemos fiestas a través del celular. Vamos a shows sin movernos de nuestra casa. Hacemos reuniones familiares donde compartimos a la distancia nuestras ganas de estar juntos. Esa es la normalidad a la que llegamos para adaptarnos en estos tiempos difíciles.

Estos cambios afectan a la cultura abierta al público, como los grandes festivales de música. Los cines también están sufriendo un duro golpe. No escapan a este panorama las competiciones deportivas, como los Juegos Olímpicos de Tokio.

 

Nuevos términos a nuestra vida

Hagamos un Zoom

Una expresión que llegó a nuestro cotidiano es “Hagamos un Zoom”. El año pasado muchos de nosotros, no hubiéramos entendido estas palabras. Hoy, forman parte de nuestra vida y es la forma que tenemos para comunicarnos.

El trabajo pasó a ser por videollamadas, las reuniones de amigos, las juntadas familiares, las clases universitarias. En este 2020, no hay ámbito que escape al poder del Zoom, Meet, Hangouts y las demás aplicaciones de conferencias virtuales.

En este reinado de la videollamada, muchas personas comienzan a sentir el desgaste de la impersonalidad. Sobre todo, quienes trabajan toda la semana por estas aplicaciones parecen estar cansados de reuniones por Zoom.

Un detalle importante, que solemos olvidar, es el bienestar físico. El cuerpo pasa factura del sedentarismo al que nos obliga el contexto. En este sentido, es importante hacer pausas en el uso de la computadora o celular, y estirar los músculos cada cierto tiempo.

Distanciamiento social

Un estudio llamado “Distancias interpersonales preferidas: una comparación global”, aplicado en casi 9.000 personas de 42 países, midió la distancia interpersonal promedio. Es decir, el espacio que guardamos frente a extraños, conocidos e íntimos.

En ese estudio de 2017, Argentina demostró ser el país que acepta mayor cercanía física con extraños. Nos situamos a escasos 77 centímetros. Perú y Bulgaria son las naciones que completan el podio.

Planteamos esto para hablar del indudable desafío cultural que empezó para los argentinos con la llegada del coronavirus. La pregunta que nos hicimos fue ¿cómo renunciar a nuestra famosa cercanía interpersonal?

El Gobierno nacional define como puntos clave de esta medida el dejar una distancia de 2 metros entre dos personas. Pero, también, se refiere a evitar dar la mano, abrazar o besar a otras personas. Tampoco, compartir el mate o la vajilla.

Debido a lo grave de la situación, los argentinos cambiaron sus hábitos. Aunque, eso es una verdad a medias. Diversos grupos e individuos todavía se resisten a las medidas de distanciamiento, poniendo en riesgo todo el sistema sanitario.

Otra clave del distanciamiento social es evitar las multitudes y las reuniones masivas en las que sea difícil mantener la distancia adecuada de los demás. La suspensión de este tipo de eventos en Argentina ha hecho que se respetara este punto.

Más difícil, ha sido acompañar la recomendación de evitar pequeñas reuniones en espacios cerrados, tales como celebraciones familiares. El acatamiento dispar de esta medida repercute en un aumento de casos de coronavirus desde finales de julio.

 

Eventos masivos: Conciertos, teatros, cines, festivales

La OMS recomienda que todos los países con transmisión comunitaria deberían posponer o reducir las reuniones masivas. Al juntarse un gran número de personas, hay peligro de amplificar la enfermedad por un aumento de contagios.

El organismo rector de la salud mundial también respalda las prácticas de distanciamiento físico. Siempre que se quieran autorizar las reuniones masivas, es necesaria la evaluación de riesgos COVID-19 de la OMS por los gobiernos.

Nuestro país acompañó desde el principio estas restricciones. Los eventos en Argentina cambiaron y la presencia pasó a ser virtual. Ahora, vemos conciertos, obras de teatro y festivales desde nuestro hogar, vía streaming.

Todavía, no se vislumbra la posibilidad de retomar los eventos de gran concurrencia de público en espacios cerrados. Las reuniones al aire libre están permitidas, pero siguiendo las normas del distanciamiento social.

Así, es como se dio el resurgimiento de los autocines. Esta es una manera de sortear los riesgos de la pandemia y retomar la actividad cultural. Incluso se planteó la posibilidad de hacer recitales con la misma modalidad.

Si el panorama no cambia pronto, los acontecimientos de la cultura y el entretenimiento van a seguir siendo virtuales. Por lo menos, hasta que se confirme la existencia de una vacuna. Este es un momento de brindar apoyo a los artistas y sus trabajos en tiempos de crisis profunda.

 

Bodas durante el coronavirus

Las celebraciones de bodas fueron autorizadas por las distintas religiones. El máximo de asistentes permitidos es de 20, incluyendo a la autoridad religiosa y el fotógrafo.

La cuestión se dificulta más en el Registro Civil. Las oficinas de este servicio público de la mayoría de los distritos permanecen cerradas, con guardias mínimas y atención online.

En CABA, por ejemplo, sólo se celebran bodas consideradas esenciales. ¿Cuáles son? Aquellas donde una de las partes debe volver repatriado a su país. O cuando uno de los contrayentes cuenta con visa de estudio o trabajo otorgada en el extranjero.

En cuanto a la fiesta, al menos por un buen tiempo no serán viables los casamientos o cumpleaños. masivos Lo recomendable es reemplazarlas por reuniones lo más íntimas posible. Otra medida de cuidado es llevar a cabo estas veladas al aire libre.

 

Navidad durante el COVID

El 20 de marzo, cuando inició la cuarentena, parecía improbable llegar a fin de año manteniendo restricciones. Sin embargo, todo indica que el distanciamiento va a continuar.

Entonces, debemos empezar a descartar que las fiestas puedan realizarse con normalidad. Lo cual no significa que los argentinos no podamos festejar la Navidad y el Año Nuevo cerca de nuestras familias.

Los especialistas plantean que las reuniones sociales como la Navidad deberán ser con distancia social y al aire libre. Eso planteó Omar Sued, quien es presidente de la SADI (Sociedad Argentina de Infectología) y asesor del Gobierno en el combate al coronavirus.

Sued piensa que las reuniones sociales en lugares cerrados serían un error. Además, considera difícil que se habiliten antes de tener una vacuna aprobada y disponible.

Otro aspecto al que se refirió Omar Sued es la cantidad de personas presentes en los festejos en Argentina. “Vamos a despedirnos de la Navidad con 50 personas”, expresó en una entrevista radial.

 

Regreso a clases

La vuelta a clases es uno de los temas más discutidos en este segundo semestre. La segunda ola del coronavirus en el mundo pone en suspenso las medidas tendientes a retomar las actividades escolares de manera presencial.

Uno de los ejemplos que nuestro país puede observar es el de España. Con números de contagios similares a Argentina, el país ibérico vivió la vuelta a las aulas más dilatada y caótica en varias décadas.

Los estudiantes volvieron a las clases presenciales de manera escalonada por niveles. Pero, en la primera semana, más de 200 colegios tenían ya alguna de sus clases en cuarentena por haber detectado casos positivos.

El Consejo Federal de Educación acordó que cada jurisdicción pueda autorizar la vuelta a las aulas y definir el calendario. Volverán a las aulas solo las jurisdicciones con riesgo leve o nulo. En los distritos urbanos con circulación comunitaria, el regreso será para actividades no escolares.

En los hechos, la Ciudad de Buenos Aires retomó en octubre las actividades de revinculación en dos escuelas técnicas de la comuna 18. Ese fue el puntapié inicial de un plan que intenta ampliar a 190 los establecimientos educativos abiertos en CABA.

Otros distritos que regresaron o regresarán próximamente a las aulas son Catamarca, Santa Fe (en algunas áreas rurales) y Buenos Aires. En la provincia más poblada del país se piensa retomar primero en algunos partidos del interior.

 

Regreso a las oficinas

Ocho meses después de la primera cuarentena, una gran parte de los trabajadores todavía se encuentra realizando sus tareas de forma remota. Aunque muchos ya volvieron o volverán pronto a las oficinas.

Al hablar del regreso a la oficina en tiempos de coronavirus, el foco debe ponerse en cómo evitar un brote intralaboral. Esto se da cuando aparecen 2 o más casos de coronavirus relacionados entre sí durante un período de tiempo en el ambiente de trabajo.

Volver a trabajar de manera presencial significa decir adiós a la idea de una oficina con hacinamiento o un ascensor repleto. Incluso las charlas entre varias personas al lado de la máquina de café o almorzar en grupo no será posible por ahora.

Uno de los mayores cambios en lo laboral se relaciona con la disposición de las personas en los escritorios de trabajo. Lo ideal es que los trabajadores se sienten en diagonal a sus compañeros, en vez de estar enfrentados directamente.

Otro modo es poner los escritorios con separadores para evitar el contagio entre ellos. La distribución debe darse con los 2 metros de distancia previstos. Además, es necesario disponer de alcohol en gel.

 

Viajes al extranjero

A medida que se acercan las vacaciones de verano, así como los más típicos festejos en Argentina, muchos piensan en viajar. Nuestro país fue de los primeros en suspender los vuelos y cerrar las fronteras por razones sanitarias.

 

 

Esta situación está pronta a cambiar. El ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, señaló que a partir de octubre las aerolíneas internacionales podrán volar a la Argentina. Aunque, en un comienzo, solo para transportar a pasajeros argentinos que deban viajar al exterior.

Según el Meoni, “las empresas aéreas deben cumplir requisitos. (...) los vuelos internacionales quedarán habilitados de manera directa. Las compañías aéreas van a poder venir a la Argentina, o bien salir, sin ningún inconveniente”.

El ministro explicó que el reinicio de operaciones regulares no representa una reapertura o flexibilización del cierre de fronteras. Los argentinos hoy pueden viajar al exterior en vuelos comerciales especiales, pero el ingreso a otros países depende de las restricciones de cada destino.

Por ejemplo, para entrar a Europa se requiere tener doble ciudadanía, residencia o una visa de estudio o trabajo. Brasil y Estados Unidos no tienen restricciones. Por el momento, solo pueden ingresar a la Argentina los ciudadanos argentinos o residentes.

Viajes al interior

Los ministros de Transporte, Mario Meoni, y de Turismo, Matías Lammens, anunciaron recientemente el regreso de los vuelos a nivel nacional. También, vuelven los servicios de transporte terrestre de larga distancia, suspendidos desde marzo.

Sin embargo, este retorno será con restricciones. En la primera etapa sólo podrán ser utilizados por trabajadores esenciales y personas que deban trasladarse por cuestiones de salud. Estarán sujetos a las restricciones y protocolos de cada región.

Ambas carteras informaron que la posibilidad de ampliar los vuelos a turistas y pasajeros en general se analizará más adelante. Esto se debe a la alta cantidad de contagios que todavía existen. Pero, aseguraron que será antes de fin de año.

Las aerolíneas deberán constatar que los pasajeros cuenten con el Certificado Único Habilitante. Además, no podrán circular las personas sean casos sospechosos o confirmados de Covid-19. Tampoco, viajarán quienes deban cumplir aislamiento.

 

Misas y eventos religiosos

Las diferentes religiones también se vieron afectadas por la pandemia. La principal medida del distanciamiento social que les afecta es la recomendación de evitar reuniones masivas en lugares cerrados.

Celebraciones religiosas como la Pascua, el Ramadán musulmán o el Año Nuevo Judío fueron diferentes este año. Estos eventos en Argentina debieron amoldarse a la nueva normalidad. Fueron citas donde los fieles se reunieron a través de las distintas redes.

De a poco, comienzan a celebrarse los cultos, aunque dependen del visto bueno de las autoridades sanitarias de cada área. En Córdoba, por ejemplo, el Arzobispado mantiene una postura enfrentada al Gobierno provincial, por la posibilidad de realizar misas en sus iglesias.

 

¿Cambiará todo después de la vacuna del coronavirus?

Los analistas de la ONU sugieren que el coronavirus es el mayor reto para el mundo desde la Segunda Guerra Mundial. Y las medidas para combatirlo traerán consigo la peor recesión económica desde la Gran Depresión, de acuerdo al FMI.

 

 

La crisis en la que estamos envueltos tendrá consecuencias por largos años. Se prevén cambios a nivel impositivo y de ayuda social a nivel mundial. Esto apunta a un resurgimiento de la industria y el comercio, para cuidar los niveles de empleo.

En cuanto a lo social, diversos escenarios muestran que seremos dependientes de la tecnología por un largo tiempo. El profundo cambio cultural que atravesamos difícilmente vuelva con rapidez a los estándares anteriores a la pandemia.

¿Cuánto tiempo durará el coronavirus?

El infectólogo Omar Sued expresó que “nadie puede hacer futurología respecto al COVID-19”. Para el asesor del Gobierno nacional, lo más importante en estos momentos es intentar que la gente no corra el riesgo de contagiarse.

La luz al final del túnel está dada por el desarrollo y prueba de una vacuna eficaz. Los pronósticos más optimistas plantean que eso será posible al finalizar el verano.

 

¿Qué podés hacer para evitar el contagio?

No debemos relajarnos en los cuidados a tomar. Siempre debemos usar barbijo fuera de nuestra casa o al estar en contacto con personas. Mantengamos la distancia social de 2 metros, en especial en los sitios públicos o de aglomeración de personas.

 

 

Otra medida importante sería realizar los eventos sociales al aire libre y con número limitado de personas. En caso de que el evento demande un espacio cerrado, incrementar la ventilación del mismo.

También, debemos limitar el tiempo que pasamos con la familia o en reuniones, en especial si son en espacios cerrados. No saludemos con besos ni abrazos, sino con el menor contacto posible.

Al momento de entrar y salir de casa, lavarnos las manos con abundante agua y jabón. Si estamos en la calle y no tenemos esa posibilidad, desinfectarnos asiduamente con sanitizante a base de alcohol.

 

Conclusión

A ocho meses de las primeras restricciones por el coronavirus, los eventos en Argentina se retoman con nuevos cuidados. Desde las bodas hasta la vuelta a clases, toda actividad social está atravesada por las medidas de distanciamiento social.

Los vuelos internacionales volvieron sin abrir del todo las fronteras. Los viajes entre provincias se aprobaron apenas en casos esenciales. Las vacaciones y fiestas de fin de año se acercan. Planifiquemos nuestros encuentros con todos los cuidados necesarios.

Ahora, ya sabés cómo serán los festejos mientras dure el COVID-19. Seguí leyendo todo el contenido de El Destape.

 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►