Amenazas a Víctor Hugo, Victoria Donda y legisladoras: por qué piden ampliar la indagatoria de los referentes de Revolución Federal

El fiscal federal Gerardo Pollicita le solicitó al juez Marcelo Martínez de Giorgi que amplíe la indagatoria de los dos referentes de la violenta organización, Jonathan Morel y Leonardo Sosa. Les adjudica cuatro nuevos hechos. A Morel le achaca amenazas al periodista Víctor Hugo Morales, a la titular del INADI y a las legisladoras Claudia Neira y Maia Daer. A Sosa le atribuye resistencia a la autoridad.

24 de noviembre, 2022 | 18.58

El fiscal federal Gerardo Pollicita solicitó que se amplíe la indagatoria de los referentes de la violenta organización Revolución Federal, Jonathan Morel y Leonardo Sosa. Les adjudican cuatro nuevos hechos en la causa en que se investiga a esa agrupación. Se trata de la pesquisa donde se considera el atentado contra CFK el punto culminante de una secuencia de actos violentos iniciados en mayo pasado contra dirigentes políticos, sobre todo del Poder Ejecutivo, por los que Morel y Sosa fueron procesados y llegaron a estar detenidos. Se esperan más novedades, y de peso, en este expediente.

El fiscal se hizo eco de una serie de agresiones que tuvieron a los líderes de Revolución Federal como protagonistas y que eran investigadas en otros expedientes. Se trata de las amenazas proferidas por Morel al periodista Víctor Hugo Morales, a la titular del INADI Victoria Donda y a las legisladoras porteñas Claudia Neira y Maia Daer. Y del ataque de Sosa a un policía que lo detuvo en el marco de una marcha en las inmediaciones del domicilio de CFK el día que el fiscal de Diego Luciani pidió 12 años de prisión para la vicepresidenta en el caso Vialidad. Esos cuatro hechos fueron acumulados a la causa central en que se investiga a Revolución Federal y por eso Pollicita pidió la ampliación de la indagatoria.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Mientras esto sucede avanza la investigación en torno a la pista del dinero. En esta causa central se detectó el pago millonario de la empresa Caputo Hermanos S.A a Morel por supuestos trabajos de carpintería que están siendo analizados. En la Justicia se investiga el pago de al menos 8,7 millones de pesos a Morel y allegados suyos a través de dos fideicomisos. La suma más importante se pagó en teoría por la confección de mobiliario para una obra vinculada a Vaca Muerta en Neuquén. Aunque la carpintería de Morel se encuentra en el partido bonaerense de San Isidro. El propio Morel reconoció que tercerizó el armado de los muebles porque no tenía la capacidad para hacerlos. En diálogo con El Destape Radio, el senador Oscar Parrilli afirmó que se habría transferido más dinero a Morel del que por ahora está acreditado en tribunales.

A su vez, al producirse la detención de Sosa en su domicilio se le secuestraron casi 50 mil dólares, que el joven dijo eran de sus padres.

Según informaron fuentes judiciales a El Destape, al cierre de esta nota se estaba profundizando en esta “línea del dinero”.

Jonathan Morel, líder de Revolución Federal, estuvo 13 días preso.

Amenazas a las legisladoras Neira y Daer: de Morel a la vecina de CFK

Las legisladoras porteñas Claudia Neira y Maia Daer habían denunciado por “hostigamiento, maltrato y amenazas” a una serie de integrantes de Revolución Federal. Su caso había quedado radicado en la justicia porteña pero en los últimos días se anexó a la causa central que está en manos de la dupla Martínez de Giorgi-Pollicita, donde Neira y Daer ya fueron tenidas por querellantes.

Las dos legisladoras porteñas fueron agredidas por un grupo de personas nucleadas en Revolución Federal el 4 de julio pasado, cuando cruzaban la Plaza de Mayo para ingresar a la Casa Rosada a presenciar la asunción de Silvina Batakis en Economía. Uno de los agresores reconocidos era Morel.

En el dictamen en que pide ampliar la indagatoria de Morel, Pollicita destacó que el cofundador de Revolución Federal “se encontraba dentro de un grupo de entre veinte y treinta personas que seguía por la calle a las dos legisladoras insultándolas con improperios como ‘ladronas’, ‘hijas de puta’, ‘¿por qué no se van del país, putas, putas de mierda?’, ‘¿por qué no se van con Cristina?’”. Entre las distintas agresiones, Morel les gritó: “Chorras, hijas de puta, garcas, los vamos a prender fuego, uno por uno””. También fueron escupidas.

Una de las particularidades de este escrache es que ambas legisladoras fueron reconocidas a pesar de no estar tan expuestas públicamente. Morel es uno de los que las había reconocido. Daer explicó en sede judicial que “saber que nos tienen identificadas me generó temor”.

El escrache fue grabado y difundido en las redes. En esos videos se identificaron al menos 5 personas. Tres de ellas son Morel, Sabrina Basile –otra de las procesadas que tiene la causa central- y Cristina Luján Romero.

Luján Romero es amiga de la vecina de CFK, Ximena Tezanos Pinto, y, según lo expresaron ellas mismas en los medios, sería quien la presentó con Gladys Egui, la abogada que terminó viviendo con Tezanos Pinto en el piso de arriba de la vicepresidenta, en Recoleta, a la par que era abogada  de Sosa y Gastón Guerra. En teoría, tanto Sosa como Guerra -el cuarto procesado que tiene el caso de Revolución Federal- estuvieron en el piso de arriba de lo de CFK en la víspera del atentado porque habían ido a firmar una documentación a pedido de quien era su letrada. Egui en la actualidad también representa en la causa central a Sosa y a Guerra. Un dato que a esta altura ya no debiera sorprender es que Luján Romero sube a Facebook fotografías con Patricia Bullrich.

Según pudo reconstruir este medio, Neira y Daer estaban analizando si pedir que también se cite a Romero a indagatoria por las agresiones en su contra.

Amenazas a Víctor Hugo Morales

En otro expediente que se acumuló a la causa central se le imputa a Morel “el haber incitado públicamente a la violencia colectiva contra el periodista Víctor Hugo Morales y el medio de televisión C5N”. Esto ocurrió el 19 de agosto, desde la transmisión de un vivo de Twitter Spaces titulada “No llegan a diciembre”. El día previo había sido la marcha de las antorchas hacia la Casa Rosada impulsada por Revolución Federal en la que estuvo Brenda Uliarte, quien está detenida en el caso del atentado a Cristina.

En ese marco, Morel comenzó a comentar diversas cuestiones que mencionaba Víctor Hugo Morales desde C5N. “Está hablando este viejo hijo de puta ¿Cómo se llama este, el que relato la salida del vuelo por las vacunas? El hambre del poder, a ver que dice este hijo de puta”, recordó el fiscal Pollicita que insultaba Morel. Y luego agregó otra frase muy agresiva de Morel hacia el emblemático conductor: “Lo cagaría a trompadas hasta desfigurarle la cara que … que viejo pelotudo”. El fundador de Revolución Federal también dijo en ese vivo que “prendería fuego C5N”. Y añadió: “Agradecé que somos sesenta, si somos doscientos, pero desaparecen, uno por uno desaparece”.

Esta causa se inició el 22 de septiembre pasado cuando Carlos Alberto Madeo, presidente de la empresa titular de la señal C5N, denunció a Jonathan Morel por amenazas, incitar a la violencia colectiva y por pertenecer a una organización que busca imponer sus ideas por la fuerza.

Sosa se resiste y agrede a la policía en lo de CFK

El 23 de agosto, Leonardo Sosa, cofundador de Revolución Federal, fue detenido por agredir a la Policía en una manifestación contra CFK en las inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta, en Recoleta. Esa movilización se dio inmediatamente después del alegato del fiscal Diego Luciani en el juicio de Vialidad, en el que pidió una pena de 12 años de prisión para Cristina y su inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. Este episodio ocurrió 9 días antes del atentado contra Cristina.

Pollicita, en su dictamen, dio detalles de este suceso: “Tal conducta se dio en el contexto de una pelea originada entre militantes kirchneristas apostados allí en apoyo a la Vicepresidente de la Nación y facciones antagónicas, actuando el agente policial en cumplimiento de funciones de prevención cuando vio a quien luego fuera identificado como Sosa junto a Jonathan Morel rompiendo vallas de señalización por obras en la calzada con el objeto de tener elementos contundentes para arrojar”. Al ser advertidos por la Policía, Morel desistió su accionar mientras que Sosa “entabló un forcejeo con el efectivo policial, quien refirió que aquel le lanzó golpes de puño, sin llegar a lesionarlo”.

Este caso, que estaba radicado en el juzgado que encabeza Ariel Lijo, también se acumuló a la causa central que está en manos de Martínez de Giorgi.

Amenaza de muerte a Victoria Donda

Victoria Donda, presidenta del INADI, también denunció a Morel por el delito de “amenazas y apología del delito”. La agresión ocurrió el 25 de agosto, cuando en la puerta de la Quinta de Olivos, Morel declara ante una cámara propia y luego sube a redes una amenaza de muerte directa hacia la funcionaria: “Donda vas a tener el mismo destino que tus viejos hija de puta, le vas a ir a tocar timbre a San Pedro antes Donda”. Victoria Donda es hija de desaparecidos. Nació en 1977 en la ESMA, el centro clandestino de detención que administraba la Armada.

Previo a la amenaza, Donda recuerda que también hubo escraches de Revolución Federal al INADI. También los hubo post intento de asesinato de CFK: “Después del intento de magnicidio hay una nueva convocatoria a escrachar al INADI. Avisé a Policía Federal porque fue después del intento de asesinato de Cristina Kirchner. El mismo día que convocan a escrachar envían un mensaje a una de las páginas del INADI diciendo que conocen mis movimientos y dan a entender que saben cuál es la escuela a la que va mi hija”, explicó la presidenta del INADI a El Destape.

En declaraciones judiciales, Donda dijo que los dichos de Morel le generaron “un grave temor inminente como así también una incertidumbre de que, en el futuro, Morel o alguien de su grupo, puede atentar contra mi persona o la de mi familia”.

Amplían imputación

Pollicita pidió el 18 de noviembre pasado que se amplíe la indagatoria de Morel y Sosa por estos hechos, que el fiscal considera que son atribuibles a título personal de cada imputado. Al primero le imputa los delitos de amenazas e incitación a la violencia por su rol en los casos de Victor Hugo Morales, Donda y Neira y Daer. Mientras que a Sosa le imputa “resistencia a la autoridad”.

“La actividad aquí descripta con relación a Sosa y a Morel debe ser contextualizada en la propia de la agrupación que organizaron con el objetivo prioritario aunque no único de que los kirchneristas tengan miedo de ser kirchneristas, combatiendo las ideas políticas de determinados dirigentes, principalmente de la coalición política Frente De Todos, sin perjuicio de lo cual debe destacarse que se trata de hechos escindibles, que exceden el disvalor propio de la figura prevista en el artículo 213 bis del Código Penal y que tuvieron por víctimas a personas determinadas que vieron afectada su tranquilidad y libertad”, añadió el fiscal.

Ahora el juez Marcelo Martínez de Giorgi tendrá que definir si hace lugar al planteo del fiscal.

Tanto Morel como Sosa ya fueron procesados junto a Gastón Guerra y Sabrina Basile porque la Justicia acreditó que desde mayo pasado organizaron y formaron parte de una organización “desde la cual llevaron a cabo un esquema delictivo que diseñaron para imponer sus ideas y combatir las ajenas por la fuerza y el temor”. Para los investigadores, el punto culminante de esa escalada fue el atentado contra Cristina. Pero por decisión de la Cámara Federal porteña, el intento de asesinato de la vicepresidenta se investiga de forma separada a esta causa.    

LA FERIA DE EL DESTAPE ►