Memorandum con Irán: terminaron de exponer las defensas y llegó la hora de las definiciones

El Tribunal Oral Federal Nº 8 terminó de escuchar los planteos de nulidad de las defensas. La audiencia entró en un nuevo cuarto intermedio hasta el próximo miércoles, cuando se espera que dictamine el fiscal Marcelo Colombo. Luego, los jueces deberán resolver si anulan el proceso y sobreseen a los acusados o avanzan hacia el juicio.

11 de agosto, 2021 | 16.27

Este miércoles terminaron de exponer ante el Tribunal Oral Federal N° 8 todas las defensas en el caso Memorándum de Entendimiento con Irán. La audiencia pasó a un nuevo cuarto intermedio y continuará el próximo miércoles cuando se espera que dictamine el fiscal Marcelo Colombo, quien debe manifestarse sobre los planteos de nulidad y sobreseimiento que realizaron las defensas. Luego, los jueces deberán resolver si hacen lugar a los pedidos de cerrar el caso o elevan la causa a juicio oral.

La audiencia que se desarrolló esta jornada fue la continuidad de la que abrió Cristina Fernández de Kirchner el pasado 16 de julio, en la que definió a esta causa como un “disparate judicial, institucional y político”. Este miércoles declararon las últimas cuatro defensas, que se extendieron por alrededor de dos horas y media. Expusieron el abogado Adrián Albor y su representado Luis D’Elía; le siguió el letrado Guillermo Alberdi, abogado de Alan Bogado. Luego tomaron la palabra los abogados Martín Arias Duval y Carlos Arslanián y su representado el exvicecanciller Eduardo Zuain. El cierre estuvo a cargo del abogado Fernando Burlando, defensor de Fernando Esteche y Jorge Khalil. Tanto D’Elía como Esteche y Khalil estuvieron detenidos en el marco de este expediente por decisión de Claudio Bonadío. Lo mismo le sucedió al actual Procurador del Tesoro, Carlos Zannini.

Las exposiciones: de Wikileaks al caso Zuaín

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La presidenta del tribunal Gabriela López Iñiguez al reiniciar la audiencia esta mañana pidió terminar a las 13 por obligaciones de agenda de los magistrados. Acto seguido, el abogado Albor abrió la jornada. El letrado repartió el tiempo de su exposición con su defendido Luis D’Elìa.

Albor afirmó: “Esta causa es Lawfare” y remarcó que “el Poder Judicial tiene que ponerle límites a sus integrantes prevaricadores”. Luego de su ponencia, cedió la palabra a D’Elía quien dijo que hace 45 años aplicaban en América Latina el Plan Cóndor y ahora hay “un nuevo plan, el Plan Lawfare para la confederación de partidos políticos de América Latina”. Apuntó contra Estados Unidos, hizo referencia a los cables de Wikileaks y afirmó que él es víctima de ese plan. En el capítulo argentino de Wikileaks, dijo que hay 82 cables sobre su persona. “Un cable, el 1222, en el punto 4 c, la exembajadora de los EEUU, Vilma Socorro Martínez, le informa al Departamento de Estado  que se reunió con Mauricio Macri y que le preguntó por qué Luis D’Elìa no estaba preso y Macri le contestó que cuando él sea presidente ese episodio se iba a producir”, señaló.  “Yo soy un preso político con certificado de preso político. Estados Unidos pidió mi detención”, apuntó.

Tras D’Elía, tomó la palabra el doctor Alberdi y luego la defensa de Zuaín. Primero habló Arias Duval y sostuvo que “en esta audiencia se expusieron con detalle reiteradas interferencias del Poder Ejecutivo nacional en esta causa” lo que “está prohibido constitucionalmente”. También se refirió a las visitas de los camaristas Gustavo Hornos y Mariano Borinsky a Macri en la Quinta de Olivos y la Casa Rosada, que reveló El Destape: “Se acreditó en la audiencia la intervención en el caso de jueces cuya imparcialidad estaba severamente afectada y debieron apartarse”. Hornos y Borinsky fueron quienes reabrieron el caso Memorándum el 29 de diciembre de 2016 cuando había sido desestimado por inexistencia de delito en dos instancias previas. Borinsky había visitado a Macri seis días antes. Los dos jueces fueron felicitados por Macri al día siguiente de su resolución.

Arias Duval hizo foco en la imparcialidad de los jueces que fue violada en este caso. “No tenemos dudas que tal como está probado, esta causa fue reabierta de manera ilegitima por magistrados que no ofrecían en modo alguno garantía de imparcialidad”, indicó el abogado. “El temor de parcialidad existió desde el origen mismo del proceso pero recién ahora sabemos que los dos jueces que habilitaron la reapertura de la causa originada a partir de la denuncia del fiscal Nisman visitaron y jugaron al tenis en reiteradas oportunidades con el entonces presidente de la Nación que encabezaba la fuerza política opositora al gobierno que integraron o acompañaron todos  los aquí procesados”, añadió. Y resaltó que las visitas fueron ocultadas por los magistrados a las partes. “Queda en evidencia en esta audiencia la palmaria violación al derecho de defensa de nuestro defendido y sus consortes de causa”, concluyó.

Zuaín, al tomar la palabra, contó que cuando se enteró de las visitas de Hornos y Borinsky a Macri “me quedó claro y encontré una explicación lógica y coherente a todo lo que pasó en este proceso y me pasó a mi”. Para el exvicecanciller “se planificó una orquesta sinfónica político-judicial con el adecuado coro mediático”.

Y relató cómo Macri lo desafectó de la embajada argentina en Paraguay y el entonces Presidente lo hizo regresar al país para que sea imputado. “En poco más de un año de estar allí, el Presidente me releva”, precisó. “Vuelvo a la Argentina el 20 de agosto de 2017 y el fiscal Pollicita me imputa 18 días después de llegado al país”, señaló. “¿Qué puedo pensar? Que hubo una planificación. O el Poder Judicial y el Ministerio Público Fiscal le avisó al Poder Ejecutivo que estaba por imputarme o el Ejecutivo le pidió al Poder Judicial y al Ministerio Pública Fiscal que me impute”.  Recordó que Pollicita fue parte del club Boca Juniors por lo que conocía a Macri.

Zuaín también contó que en la indagatoria que le tomó Bonadío el 19 de octubre de 2017 estuvo apenas diez minutos. “Aclaré de entrada que no tenía ninguna limitación de tiempo y me comprometía a responder todas las preguntas. Ofrecí entregar mi computadora, mis teléfonos celulares. Me dijeron que no. Diez minutos y se fueron”, señaló. Luego aseguró que en el procesamiento le “hicieron trampa”. “En el auto de procesamiento el doctor Bonadío dice que me mostró documentación y que yo no di una explicación convincente o alternativa. Es mentira. No me mostró absolutamente nada. Porque podía haber explicado absolutamente todo. Desconcertado pedí una ampliación de indagatoria. Se negó a recibirme. No tuve un buen servicio de Justicia”.

El diplomática también hizo un paralelo de esta causa con las necesidades electorales de Macri: “Se tomaron septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2017 para las imputaciones, las indagatorias, los procesamientos y las encarcelaciones. Plena campaña electoral de medio término de Mauricio Macri. En 2018 Hornos y Borinsky confirman los procesamientos  y se crea el Tribunal Oral Federal Nº 9 a dedo, ilegalmente. Ese tribunal era para nosotros. El 2018 como no había elementos era el momento para empezar el juicio oral y el 2019, año en que Macri se iba a presentar a reelección nosotros íbamos a ser juzgados y condenados por el TOF 9 en plena campaña electoral. Ese era el plan, para mi estaba muy claro”. Zuaín no habló de “temor de parcialidad” sino de “pánico de parcialidad” y la calificó de obscena.

Tras Zuaín habló otro de sus abogados, Arslanián, quien desarrolló “tres circunstancias que determinan inexorablemente la nulidad de este proceso”:

  • La falta de tipicidad de la acción imputada.
     
  • La cosa juzgada.
     
  • La cuestión política no justiciable.  

Finalmente, quien cerró la exposición de las defensas fue el abogado Burlando.

El dictamen fiscal

El próximo miércoles se espera el dictamen del fiscal Marcelo Colombo. El fiscal debe pronunciarse en relación a los planteos de nulidad que realizaron las defensas y si considera que debe dictarse el sobreseimiento de los acusados. Si bien su posición no es vinculante si tiene peso en el proceso. De hecho, fue Colombo quien accedió al planteo de CFK y requirió al tribunal que se realizase la actual audiencia pública.

Uno de los puntos centrales del debate son las visitas de Borinsky y Hornos a Macri que reveló El Destape en la saga de notas que conformaron la investigación Operación Olivos. Esos dos jueces, que fueron quienes reabrieron la causa, se reunieron con el entonces Presidente en momentos clave para la causa. Borinsky lo hizo seis días antes de la reapertura del proceso. En la audiencia del pasado 4 de agosto, el abogado Alejandro Rúa realizó una minuciosa cronología en la que reflejó  cómo a cada momento clave para la causa se daba un encuentro entre los camaristas y Macri. Además, las defensas también desarrollaron otros cuestionamientos que derriban la pesquisa, que nunca debió abrirse.

Por su parte, los querellantes (la DAIA y algunos pocos familiares de víctimas del atentado) no se presentaron a la audiencia.

Los planteos de nulidad de las defensas se sustentan, centralmente, en que Borinsky y Hornos no fueron los jueces naturales del caso ni fueron imparciales. Y se los señala como parte de un mecanismo de persecución que ejecutó el macrismo desde diversos organismos del Estado. Las presentaciones se hicieron poco tiempo atrás cuando se conocieron las visitas de los dos camaristas de Casación a Macri en la Casa Rosada y la Quinta de Olivos, ingresos que fueron revelados por El Destape. En su exposición del 16 de julio pasado, cuando abrió la audiencia, Cristina Fernández de Kirchner recordó esos encuentros y remarcó que el gobierno de Macri los ocultó. "Mientras hablaban de la independencia judicial Macri iba a jugar al tenis con Borinsky", remarcó la vicepresidenta de la Nación. "¿Alguien piensa que ese juez puede ser imparcial contra Cristina Fernández de Kirchner? ¿En serio?", se preguntó.

El 4 de agosto continuó la audiencia que había entrado en un cuarto intermedio. Y quienes prestaron testimonio fueron el Procurador del Tesoro Carlos Zannini y su abogado Mariano Fragueiro Frías; el senador Oscar Parrilli y su abogado Aníbal Ibarra; y la exprocuradora del Tesoro Angelina Abbona y sus representantes legales Alejandro Rúa y Eduardo Barcesat. Tras un nuevo cuarto intermedio la audiencia continuó este miércoles.

Como sigue el caso

Una vez que dictamine el fiscal Colombo, los jueces Gabriela López Iñiguez, Daniel Obligado y José Michilini, que integran el TOF 8, estarán en condiciones de resolver si aceptan o rechazan las nulidades planteadas. Centralmente, se reclama la nulidad de la reapertura de la causa ordenada por Hornos y Borinsky el 29 de diciembre de 2016. Si se confirma, se caería el caso.

La decisión del TOF 8 no será definitiva ya que puede ser recurrida. Esto significa que si hay una apelación, la Cámara Federal de Casación Penal revisará lo que resuelva el tribunal. En ese caso, la causa la tiene que revisar la sala I del máximo tribunal penal del país, que ya cerró otra causa paradigmática del Lawfare, la del Dólar Futuro.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►