Quedan cuatro feriados en la recta final hacia fin de año, uno de ellos llegará recién en octubre y se computará como día no laborable mientras que los tres restantes sí tendrán las características de un domingo. La diferencia es sencilla: en el primero, el empleador define si el trabajador tiene el día libre o no pero el segundo no genera esa arbitrariedad. 

El próximo será el 12 de octubre, por el “Día del Respeto a la Diversidad Cultural”. Al igual que el del 17 de agosto, caerá sábado por lo que se trasladará al lunes 14 pero como un día no laborable, no como feriado. Los siguientes no cambiarán su fecha: 18 de noviembre, por el Día de la Soberanía Nacional; el domingo 8 de diciembre, por la Inmaculada Concepción de María; y el 25 de diciembre por Navidad.

Los días no laborables dejan en manos del empleador la suerte de los trabajadores. Si define que hay que ir a los puestos, como cualquier jornada, no deberá abonar ningún adicional. Sin embargo, los feriados son como domingos. No se trabaja y, en caso de que sí, se paga un 100% más.