Elecciones 2019: echaron al consultor de Elypsis que había pronosticado un triunfo de Mauricio Macri

Fue funcionario del Gobierno de Cambiemos y luego pasó al sector privado, a liderar una encuestadora. Lo despidieron. 

16 de agosto, 2019 | 10.41

Echaron a la cabeza principal de la influyente consultora Elypsis, a la cual el Gobierno le prestaba más atención. Se trata de Luciano Cohan. 

Es que fue la consultora que confirmó que estaban "cabeza a cabeza" y hasta que ganaba Mauricio Macri la elección contra Alberto Fernández. 

"El que más expuesto y desprestigiado quedó fue Luciano Cohan, durante algunos meses subsecretario de Programación del Ministerio de Hacienda y hasta el viernes jefe de Elypsis, la consultora que fundó y ahora volvió a capitanear Eduardo Levy Yeyati tras un año de licencia", reveló el diario Bae.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Cohan fue funcionario del Gobierno de Macri durante meses y luego se pasó al sector privado, donde se armó una consultora de constante consulta del macrismo. 

Pero pifió feo el resultado, que terminó a favor del Frente de Todos por una diferencia de 15 puntos por sobre Juntos por el Cambio a nivel nacional. 

"Cohan encabezó el viernes bien temprano una conferencia telefónica con 20 representantes de bancos y fondos de inversión. Aseguró que Juntos por el Cambio (JxC) y el Frente de Todos (FdT) estaban empatados", contó el periodista Alejandro Bercovich en su columna. 

Agrega que "los traders quisieron creerle y apostaron fuerte al alza. El lunes perdieron millones. Cohan fue inmediatamente eyectado de la consultora y siguió sus pasos Gabriel Zelpo, su inexperto economista jefe, también defensor a ultranza de la administración macrista".

Sobre consultores y encuestadores, Bercovich contó el secreto del Frente de Todos, que acertó todos los pronósticos: "Aunque no las publicaron, en el comando de campaña de Fernández manejaban pronósticos bastante acertados. Disponían de cuatro módulos de encuestas. Los IVR (sondeos telefónicos automáticos) les asignaban el mismo margen estrecho que publicaban los diarios, de 3 o 4 puntos. El tracking diario, igual. Los CATI (también por teléfono, pero con las preguntas a cargo de humanos) estiraban un poco la diferencia. Las que más se arrimaron fueron las encuestas presenciales de Roberto Bacman y Analía del Franco. Preveían al menos 10 puntos de margen".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►