El gobierno designó al gerente de la Administración General de Puertos y se fue el funcionario macrista

Juan Carlos Mario Beni, quien tiene experiencia en el sector y ya ejerció el cargo, será el Gerente General del organismo que supo controlar el macrismo.

28 de febrero, 2020 | 17.03
El Gobierno oficializó una designación clave | Puertos

El escandaloso manejo de la Administración General de Puertos (AGP), que reveló El Destape, no pasó por alto ante el gobierno nacional que avanzó con la designación de Juan Carlos Mario Beni, un hombre de trayectoria en el sector, como gerente general de la sociedad del Estado. Así lo oficializó hoy el Ministerio de Transporte que conduce Mario Meoni. 

Ante este medio, los trabajadores no ocultaron su conformidad y acuerdo con la designación. En su cuenta de Twitter, la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos aseguró: "Celebramos la decisión del Ministro @mariomeoni que ha designado como Gerente General en la Administración General de Puertos @PuertoBsAs a un hombre de carrera y gran experiencia como @JosBeni2".

El apoyo que recibió no opaca los problemas que tendrá que enfrentar. El más urgente es el de la continuidad o no de Terminales Río de La Plata (TRP), que anunció un cese de actividades a partir de mayo, cuando vencerá la prórroga que tienen las tres terminales portuarias que operan en el Puerto de Buenos Aires: la citada, Terminal 4 y Bactssa.

Ese anuncio puso en alerta a los gremios porque podría poner en riesgo la operatividad del Puerto de Buenos Aires. Según publicó LPO, TRP tiene el problema de cargar con los costos de una posible mudanza en caso de que gane la licitación. Sin embargo, ésto puede no suceder porque, según dijeron a El Destape, podría darse de baja el llamado y abrir otro.

Maersk opera en el cuarto espigón de puerto nuevo y los trabajadores denuncian que busca concentrar la carga en su terminal quitándole los barcos a TRP, competidor directo, dejándolo sin volumen. El movimiento, aseguraron, fue avalado por la gestión anterior lo que motivó el inicio de un procedimiento preventivo de crisis y el envío de 149 telegramas de despido a mediados de 2018, lo que se revirtió por la lucha gremial.

Según informaron a El Destape, Maersk compró a la alemana Hamburg Süd, cliente de TPR, y el acuerdo comercial con MSC buscó quitar a sus competidores del mercado. Si la conformación de un monopolio llegara a ocurrir y TRP se retira, alertaron a este medio, se perderían 800 puestos de trabajo y se podría complicar la operatividad de las otras terminales.

La Resolución, con fecha de hoy, argumenta que la Administración General de Puertos Sociedad del Estado es una empresa del sector público nacional que funciona bajo la órbita de Transporte y que fue intervenida el 26 de mayo de 1992, lo que se ratificó 2003. 

El texto especifica que el 14 de enero de este año renunció el interventor macrista, el militante Gonzalo Mórtola - que asumió ese cargo a comienzos de 2016 -, y la Gerencia General está vacante desde principios de febrero. Por ello, ante la ausencia de una autoridad administrativa y el riesgo de generar consecuencias de "gravedad que atentaran contra los intereses del Estado nacional", el Ministerio aseguró "necesario adoptar las medidas pertinentes" para garantizar la conducción del organismo.

De este modo, designaron como Gerente General a Beni, de quien se destacó que tiene "la capacidad, idoneidad y experiencia necesaria para afrontar las tareas" de esa Gerencia General ya que "ha ejercido anteriormente el cargo". Tendrá una tarea importante ya que también quedó pendiente de resolución el megaproyecto PRO para ceder el puerto más importante del país a una sola compañía y deberá ordenar el festival de contrataciones de la gestión de Cambiemos en la empresa estatal.

Antes de irse, el macrismo apuró la iniciativa para entregar el Puerto de Buenos Aires a una sola empresa, correrlo del lugar donde se encuentra ahora y habilitar un negocio inmobiliario, como reveló este medio. Originalmente, el objetivo apuntó a obedecer el lobby de Nicolás Caputo, según denunciaron desde las terminales, a favor de una empresa de Singapur. El escándalo desatado por las revelaciones periodísticas y las manifestaciones de los trabajadores obligó a posponer ese proceso pero la nueva gestión está analizando todas las licitaciones y asuntos relacionados a ellas. Si bien aún no hay una postura oficial, se baraja la posibilidad de que el llamado sea dado de baja para abrir uno nuevo.

Pero no es el único problema. Como se contó aquí el año pasado, muchos de los altos funcionarios de la AGP de Cambiemos trabajaron como nexo político del Gobierno de Mauricio Macri en la Ciudad y los vecinos en la Villa 31 y 31 bis. Luego de militar por la campaña de Cambiemos en 2015, pasaron a desempeñarse en el Puerto con Gonzalo Mórtola como interventor y, por ende, la autoridad de la Administración.

Desde la AGP se dio lugar a un descontrol en la asignación de cargos mediante contrataciones que en algunos casos llegaron casi hasta los $100 mil, mientras que los altos mandos percibieron ingresos de más de $200 mil mensuales. La hipótesis de los trabajadores es que esta caja se utilizó como medio de pago de favores, acomodo de familiares, amigos o como forma de ocultar convenios para eludir licitaciones.

El Destape accedió y publicó hace meses a una serie de audios y chats entre los altos mandos del organismo para arreglar contrataciones e intentar ordenarlas. En uno de ellos, Ramón Beccar Varela, subgerente de Recursos Humanos de la Administración General de Puertos pidió: “Mañana veamos lo de la pasividad, porque me sigue mandando gente Gonzalo para contratar. Tengo que empezar a sacar gente, sino vamos a estar medio complicados” con los papeles y excusas.

Preocupado, Beccar Varela, le dijo a Mórtola: “Necesitamos clarificar el proceso de ingreso de personal porque, la verdad, cuando voy a Recursos Humanos todo el mundo me mira diciendo 'che, ¿quién es este ñoqui?'. Yo no lo vi, no sé quién es”. En su respuesta, el interventor aconsejó: “Lo que hay que hacer, con tu criterio que es muy bueno, es agarrar y decir: ‘Necesito que me digas qué es lo que va a hacer este flaco para ponerlo en el expediente’ y hasta que no te lo diga, no poder darle de alta”. Buscaba una excusa para poder disfrazar la incorporación.

Pero este medio también accedió a capturas de chats. En ellas, el 9 de abril de 2018, Santiago Mc Cormick, gerente general de la AGP, charló con Beccar Varela: “Dale, pero ¿cómo justificamos si va a estar en la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables?”. A esto, el hombre de RRHH le respondió: “Después lo emprolijaremos”. El desmanejo de contrataciones no sólo fue masivo sino que también generó ciertas preocupaciones, aunque eso no impidió continuar con el proceso.

La seguidilla de conversaciones es mucho más amplia, toda publicada por este medio, y responde a una forma de trabajo que parece ser dejada atrás por la gestión actual y las nuevas designaciones. El caso de Beni es paradigmático y por eso fue celebrado por los trabajadores, tiene experiencia en el área, no como los funcionarios anteriores.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?