Una de las últimas decisiones que tomó Mauricio Macri como jefe de Gobierno porteño fue renovar la contratación de las empresas de seguridad que habían aportado a su campaña presidencial. Para esto, antes de que venza el contrato, lo renovó por $ 4.400 millones en cuatro años.

En 2011, mediante la licitación 298/2011 se contrataron a cuatro grupos de empresas para que custodien los establecimientos dependientes del Gobierno porteño por cuatro años. Para ello se dividió a la Ciudad en cuatro zonas, estableciendo los edificios públicos que debían ser custodiados en cada una (escuelas, hospitales, museos). Las adjudicatarias debían recibir hasta 2015 unos $ 496.403.693 en el plazo, aunque poco después de contratados "ajustaron" el monto a $ 597.460.554.

Las proveedoras del Estado porteño resultaron, para la zona 1, Líderes Consultores de Seguridad; para la 2, Murata - Yusion - Verini Security UTE; para la 3, Comahue Seguridad Privada; y para la 4, Briefing Security - Impes UTE. Un especialista resaltó a El Destape que ninguna de las grandes compañías internacionales es proveedora, sino sólo estas que son consideradas medianas.

En abril de 2015, cuando vencía el período licitado originalmente, el Ministerio de Justicia local prorrogó el servicio por un año. El total dispuesto para esos 12 meses fue de $ 353.656.498, lo que significó un aumento del 137% del pago anual desde 2011 en una época de elevada inflación.

Para la campaña presidencial, Macri recibió un gran apoyo de sus contratistas. Estos empresarios pusieron $ 3 millones, donde los de seguridad privada pusieron $ 875.000, el mayor aporte. Murata contribuyó con $ 295.000, Verini Security con $ 75.000, Yusion $ 185.000, Impes $ 190.000, Briefing Security $ 80.000 y Briefing Security-Impes UTE $ 50.000, detalló el portal Chequeado en un reporte. Es decir, los operadores de las zonas 2 y 4.

Luego de la primera vuelta electoral, Macri llamó a una nueva licitación, el 28 de octubre, seis meses antes de que venza la prórroga. Sólo 12 días más tarde se les preadjudicaron a los cuatro grupos los mismos terrenos que manejaban. Estas fueron las únicas compañías en presentarse al acto público, tal como recompiló La Fábrica Porteña.

La oficialización del contrato para brindar seguridad entre 2016 y 2020 se publicó en el Boletín Oficial porteño el 11 de diciembre, dos días después de que Macri asumiera en el Poder Ejecutivo nacional. Sin embargo, al decreto 349/2015 lo firmó el 5 de diciembre, cuando le quedaba menos de una semana en la Ciudad. Acompañaron la rúbrica Guillermo Montenegro (exministro de Justicia local), Néstor Grindetti (antes titular de Hacienda) y Horacio Rodríguez Larreta (jefe de Gabinete en la estructura previa).

Por la contratación a cuatro años la Ciudad paga $ 4.440.468.823. La actualización del desembolso de 2015 a los siguientes años fue del 214%, en un marco en el que Macri promete públicamente una desaceleración de la inflación.

"La contratación de seguridad privada constituye una gigantesca caja negra dónde falta información y sobran las arbitrariedades. Siempre se repiten las mismas empresas a lo largo de los años", comentó a El Destape Manuel Socias, de La Fábrica Porteña.