El proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) buscará su revancha en el 2019. El debate por el aborto legal, seguro y gratuito volverá a ser presentado en el Congreso en marzo del año que viene.

Así lo expresó en el programa “Crónica Anunciada”, por El Destape Radio, Daniel Lipovetzky diputado de Cambiemos y Presidente de la Comisión de Legislación General de la Cámara Alta.

Embed

Lipovetzky, una de las figuras del Gobierno que más defendió la implementación de la IVE, indicó que uno de los objetivos será presentar un documento con más firmas que las 70 de la última vez.

Embed

”La campaña por el aborto va a volver a proponer tratar el proyecto en el Parlamento y por supuesto que lo vamos a acompañar de nuevo”.

Será la octava vez que las impulsoras de la iniciativa lo lleven al Congreso, en donde intentarán buscar un mayor consenso tras el rechazo del Senado en agosto.

Lipovetzky, además dijo que trabajarán para generar cambios y el proyecto contiene modificaciones en busca de conciencia y, basado en la experiencia de la discusión del 2018 intentarán llegar a diferentes consensos: "Si pudiéramos votar un proyecto con algunos cambios, quizás algunos senadores cambien su voto".

Además el legislador, parte del grupo de “Las Sororas” (el grupo transversal que impulsó el proyecto en Diputados y del cual él es el único varón) afirmó que proyectan que sea tratado durante el primer semestre ya que, al ser un año electoral, durante la segunda etapa del año estará más centrada en las cuestiones electorales.

La Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, un colectivo de más de 300 organizaciones, está trabajando en la redacción de un nuevo proyecto que mantendrá la premisa de la IVE en instituciones de salud de todo el país, pero tendrá cambios con respecto al debatido en 2018.

En los primeros días de marzo del 2019 el texto sería aprobado en un plenario de la Campaña, en donde participarán representantes de toda la Argentina, para poder presentarlo en el Congreso en ese mismo mes.

Para el sector en contra del proyecto (sectores conservadores, la iglesia) la estrategia de las impulsoras del aborto legal no podrá prosperar, ya que en 2019 la composición del Senado será la misma que este año y necesitarán un recambio de bancas para obtener otro resultado. En la Cámara Alta, el proyecto había sido rechazado por 38 votos negativos, contra 31 a favor.

Sin embargo, los legisladores que acompañan esta iniciativa se mostraron más optimistas.