Viajes al exterior: Australia reducirá las restricciones en las fronteras internacionales

01 de octubre, 2021 | 07.58

El primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció el viernes que a partir del mes que viene se levantará la prohibición de 18 meses de que los australianos viajen al extranjero, aliviando una de las restricciones más duras impuestas por el COVID-19 a nivel mundial.

La reapertura de la frontera internacional para ciudadanos y residentes permanentes estará vinculada al establecimiento de la cuarentena domiciliaria en los ocho estados y territorios de Australia, dijo Morrison, lo que significa que algunas partes del país se reabrirán antes que otras.

La primera fase del plan se centrará en que los ciudadanos y residentes permanentes puedan salir de Australia, y se espera que los cambios posteriores permitan a los viajeros extranjeros entrar en el país.

"Es hora de devolver a los australianos sus vidas. Hemos salvado vidas", dijo Morrison durante una conferencia de prensa televisada. "Hemos salvado medios de vida, pero debemos trabajar juntos para garantizar que los australianos puedan recuperar las vidas que una vez tuvieron en este país".

Morrison cerró de golpe la frontera internacional en marzo de 2020. Desde entonces, solo un número limitado de personas ha obtenido un permiso para salir del país por razones humanitarias o de negocios.

A los ciudadanos y residentes permanentes se les ha permitido regresar desde el extranjero, en función de unas cuotas limitadas y con un periodo obligatorio de cuarentena de 14 días en un hotel que deben costear de su bolsillo. También se han concedido algunas excepciones de alto nivel para la entrada por motivos de negocios, como los actores de Hollywood para filmar películas y programas de televisión.

Morrison dijo que espera que los primeros sistemas de cuarentena domiciliaria estén en funcionamiento en noviembre, pero el calendario lo establecerá cada estado y territorio.

El Gobierno ha atribuido el estricto cierre de las fronteras de Australia el mérito de haber mantenido relativamente bajas tanto las muertes como las infecciones. El país ha registrado algo más de 107.000 casos de COVID-19 y unas 1.300 muertes desde el inicio de la pandemia.

Con información de Reuters

LA FERIA DE EL DESTAPE ►