El triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro por más del 46% de los votos, una diferencia superior a la que se esperaba en primera vuelta, deja un panorama alentador para el Partido Social Liberal de cara al balotaje del 28 de octubre, cuando se defina quién será el próximo Presiente de Brasil.

Sin embargo, en el búnker del Partido de los Trabajadores, que lleva a Fernando Haddad como candidato, la esperanza no desaparece y apuntan a convencer a los electores de los candidatos que se quedaron afuera de esa instancia. Haddad cosechó el 29% de los sufragios.

"Hay alegría porque el recuento de votos arrancó desfavorable, pero llegaron los votos del nordeste y les permitió estar en una posición expectante en lo que será la segunda vuelta", informó el periodista Augusto Taglioni, en exclusiva para El Destape, desde Brasil. "Confían en que hay margen para convencer a los electores que eligieron otros candidatos", sumó.

"Haddad planteó que convocará a una unidad con los demócratas de Brasil y apostará a conseguir el apoyo de Ciro Gomes, quien salió tercero con 12,5% de los votos. "Estamos vivos", aseguraron desde el entorno de Haddad.

Embed
Embed

Embed

En esta nota