Dirigentes de distintos sectores políticos, gremiales y sociales de Jujuy fueron detenidos este sábado acusados del delito de atentado contra la autoridad agravado durante los incidentes registrados el pasado 4 de abril durante la movilización que realizaron docentes y empleados estatales provincias en la ciudad de San Salvador de Jujuy.

La protesta se había realizado para cuestionar las políticas del gobernador norteño, Gerardo Morales, cuando el referente radical encabezaba la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura jujeña.

Ante el pedido del fiscal Diego Cussel, el juez Jorge Zurueta ordenó la detención de Santiago Hamud, Erik Peralta, Carlos Mercado, Jairo Joel Velazquez, Carlos Albornoz, Bruno Méndez, Pedro Cachizumba, Juan Pousa Ciancia, Iván Mercado, Leonel Altamirano y José Zurita, que integran la Tupac Amaru, ATE y el Movimiento Evita, entre otros espacios.

Los dirigentes opositores están acusados de la presunta comisión del delito de atentado contra la autoridad durante los incidentes entre manifestantes y efectivos de la Policía de Jujuy el pasado 4 de abril.

"Cada día en Jujuy se deteriora aún más el estado de Derecho, si es que uno puede decir que aún existe. Quiénes se movilizaron el pasado 4 de abril para reclamar al Gobierno que no ha cumplido una sola de las promesas fueron reprimidos con balas de goma y gases lacrimógenos. Les imputan el delito de poner mano a la autoridad cuando los separaba una valla de casi dos metros de altura. Esto no es más que un nuevo intento de disciplinar a quienes se manifiestan en contra de las políticas de hambre y miseria que impone Morales", cuestionó el diputado provincial y referente de la Tupac Amaru Juan Manuel Esquivel.

Por parte del Movimiento Evita, expresaron su repudio con este accionar a tarvés de un comunicado difundido por las redes sociales: "Denunciamos una nueva cacería de brujas realizada hoy sobre compañeros de diferentes organizaciones sociales que han sido detenidos acusados por los incidentes ocurridos durante la apertura de las sesiones ordinarias el pasado el 4 de abril, en donde las fuerzas de seguridad reprimieron la manifestación popular que se realizaba frente a la Legislatura provincial. Una vez más la provincia de Jujuy es epicentro de la persecución política y social que lleva a cabo el gobernador Morales con la complicidad de la Justicia local".

Y continuaron: "Jujuy vive hoy una situación de arbitrariedad judicial y de violencia institucional que no permiten el cumplimiento pleno de los derechos que nuestra Constitución garantiza. Dirigentes sociales y políticos que no piensan como Morales están en peligro".

En esta nota