Rodrigo Vagoneta dio detalles de su dramática infancia: "Me bañaba tres o cuatro veces por día para que nadie me vea llorar"

El humorista recordó el dolor que le provocó el fallecimiento de su madre y afirmó: “Fui un niño triste”.

29 de octubre, 2020 | 14.27

Rodrigo Vagoneta se convirtió gracias a sus participaciones en Bienvenidos a bordo en uno de los personajes que, en tiempos difíciles por la pandemia del coronavirus, fue capaz de generar sonrisas. El humorista estuvo en el programa de Carolina Pampita Ardohain, donde repasó su carrera y marcó como un punto bisagra en su vida el fallecimiento de su madre.

“Yo perdí a mi mamá a los ocho años y fue muy doloroso. Creo que un poco mi carrera enfocada al humor tiene que ver con eso, aunque no parezca porque yo fui un niño muy triste desde chiquito”, expuso Vagoneta, cuya madre era médica y su padre es actor.

Me bañaba tres o cuatro veces por día para que nadie me vea llorar. Me metía en la bañadera, me bañaba y lloraba. Tengo ese recuerdo de cuando era chico, a mí el humor me salvó”, sentenció Rodrigo en Pampita Online (Net TV).

“Yo sé y soy un estudioso de cómo uno se puede curar de la tristeza. Sé que la gente está triste y a veces hay que salir un poco de la tristeza y vamos para adelante, ‘payasear’ un poco. Me pasaba en la secundaria que hacía un chiste y me volvía una risa y ya me hacía bien”, concluyó Rodrigo Vagoneta.

Rodrigo Vagoneta contó su pasado como adicto al alcohol

El cómico Rodrigo Vagoneta fue invitado a "Almorzando con Mirtha Legrand", conducido por la nieta de "La Chiqui", y emocionó a todos los comensales con su historia de superación y batalla contra el alcohol. Con franqueza, se abrió ante Juana Viale y narró su difícil pasado como adicto. "Se puede salir y ser feliz", afirmó.

Aunque su nombre es Rodrigo Rodríguez, "Videomatch" lo popularizó como Rodrigo Vagoneta -nombre artístico que mantiene al día de hoy- y actualmente es parte del staff que acompaña a Guido Kaczka en "Bienvenidos a bordo". En diálogo con la "mesaza" de Viale confesó: "Hace cuatro años no consumo una gota de alcohol, ahora brindo con agua. Tuve la gracia de Dios de poder salir de todo eso porque estaba atado y ya no era feliz".

"¿Te costó muchos años darte cuenta que eras adicto?", indagó Juana Viale. "Cuando tenés que tomarte una botella de vino para dormirte o cuando tenés que bailar el vals con la novia y tomás un fondo blanco para tener coraje, te vas dando cuenta. Mi clic fue cuando una vez mi mujer me dio a mi hijo y yo tuve miedo que se me caiga, era un bebé", relató Rodrigo.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►