La drástica medida de Alejandro Lerner por su crisis económica: "Se hizo muy difícil"

El cantante y compositor Alejandro Lerner tuvo que tomar una difícil decisión producto de su crisis financiera, en medio de la pandemia.

24 de enero, 2022 | 19.01

La crisis económica llegó hasta Alejandro Lerner, cantante y compositor, que se vio obligado a tomar una drástica medida para apagar su incendio financiero. ¿Qué le pasó?

Después de 30 años de trabajo ininterrumpido, Lerner tuvo que cerrar su famoso estudio de grabación, donde pasaron artistas del calibre de Gustavo Cerati y León Gieco. “Me voy a ocupar de otras cosas. Esto, que era comercial, no da para más. Venía siendo difícil, pero el coletazo de la pandemia con el estudio cerrado sin generar ganancias pero con gastos, me hicieron llegar a esa conclusión. Lo pude bancar casi 30 años pero en los últimos se hizo muy difícil”, reveló durante una charla con La Nación.

Y argumentó, en torno al arrebato pandémico: “Todo fue construido con todo el amor, toda la voluntad, y toda la pasión y la generosidad para que la Argentina tenga un estudio enorme, lleno de servicios para los colegas. Es un estudio que sigo bancando con mi trabajo de artista, pero pocas veces en los últimos años se pudo financiar, sobre todo porque los insumos que tienen que ver con la tecnología son en dólares y es cada vez más difícil”.

El recuerdo nostálgico de Alejandro Lerner por la pérdida de su estudio

“El estudio está lleno de historias. Fue muy utilizado para las clínicas de los ingenieros más importantes del mundo. Vino Alan Parsons, que es muy amigo, Humberto Gatica, los mejores ingenieros de la historia han pasado por ahí. Geoff Emerick, el ingeniero de Los Beatles, vino a dar una clínica de tres días y después se quedó otro más para trabajar conmigo. Todo fue increíble acá”, remarcó Alejandro.

Como cierre de una etapa y un tanto conmovido por la decisión, el compositor de grandes éxitos románticos y baladas, cerró: “Voy a conservar algunas cosas que son mías, personales. Los teclados son míos, por ejemplo, y hay otras cosas demasiado amadas que no voy a largar. Buscaré a alguien con quien hacer un estudio personal, ya no comercial. Aparte, en los últimos diez años dentro de El pie construí otra locura que es una sala de ensayo para mí, porque a veces estaba ocupada y yo no podía grabar o ensayar porque necesitaba que se genere trabajo para mantenerse".

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►