Incendios forestales azotan a la provincia en medio de una sequía histórica

Casi todos los departamentos de la provincia están afectados por incendios. Cientos de Bomberos trabajan incansablemente para detener el fuego, que avanza sobre miles de hectáreas, devorando todo a su paso.

31 de diciembre, 2021 | 19.30

Entre Ríos arde. La frase parece hecha, pero es literal. Hace días que se registran incendios -intencionales u ocasionales- en casi todos los departamentos de la provincia. Cientos de Bomberos trabajan incansablemente para detener el fuego, que avanza sobre miles de hectáreas, devorando todo a su paso. Imágenes desoladoras se han registrado no sólo en la zona de islas -un problema que parece eterno- sino que además en diversas zonas rurales o alejadas de las ciudades. Quemas de basura o pastizales suelen tener como consecuencia focos ígneos incontenibles, que demandan un esfuerzo sobrehumano, en un contexto donde además el agua escasea. 

En las últimas horas, el Consejo Federal de Medio Ambiente y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible declararon la Emergencia Ígnea en todo el territorio nacional por un año, en función del riesgo extremo de incendios de bosques y pastizales en varias provincias. A Entre Ríos, se suman Santa Fe, Formosa, Misiones, San Luis, Río Negro, Neuquén y Chubut. 

Las islas, otra vez en llamas

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

En el caso particular de los territorios entrerriano y santafesino, hace meses que se desarrolla un trabajo conjunto, que demanda que brigadistas de ambas provincias combatan el fuego en algunas zonas compartidas, como lo vienen haciendo desde 2020 y tal cual consignó oportunamente El Destape. Por ejemplo, 35 agentes intervinieron este jueves en los incendios registrados en la isla Sabino Corsi, también conocida como "Banquito San Andrés". Fue en un operativo que está instalado en Puerto Alvear, en Santa Fe. Allí se desempeñaron la Brigada de Atención y Prevención a Emergencias (BAPE) y Protección Civil de Santa Fe; Bomberos Voluntarios de Victoria; Defensa Civil, Plan de Manejo del Fuego y Policía de Entre Ríos; además de Parques Nacionales. Contaron con dos helicópteros de la Policía entrerriana y del Sistema Nacional de Manejo del Fuego.

Frente a lo sucedido, la Multisectorial Humedales, que milita en la zona de Rosario, emitió un comunicado responsabilizando a los gobiernos de ambas provincias por lo acontecido, recordando que se había prometido un Faro de Conservación, para evitar este tipo de acontecimientos. "En la zona de la isla en la que está activo el fuego viven 40 familias. Hasta el momento se han incendiado 3 ranchos, y el fuego sigue avanzando, también, en dirección a los paradores que se encuentran ubicados frente a la ciudad de Rosario. No hay números a los que llamar ante el avistaje de los focos y la desesperación de la gente que históricamente vive en este lugar es inminente", denunciaron.

Desde la entidad ambientalista apuntaron nuevamente a causas que consideran son la base del fuego: "Son en más del 90% consecuencia del avance del agronegocio, la industria forestal y del negocio inmobiliario, que nadie nunca intentó siquiera controlar. Denunciamos entonces, la falta de control de parte del Estado Nacional y los Estados Provinciales (en el caso de las islas ubicadas frente a Rosario) de Santa Fe y Entre Ríos. En segundo lugar, también denunciamos la incapacidad manifiesta de los Gobiernos Provinciales y del Gobierno Nacional a la hora de combatir las llamas, que a su vez incluye el abandono de la gente que habita estos territorios". 

En la zona de la ruta 168, que une Paraná con Santa Fe, también se registraron focos ígneos en los últimos días. Bomberos Zapadores de la vecina provincia han sofocado el fuego, pero el humo ha tornado, por momentos intransitable la ruta. La situación al otro lado del río Paraná no es más alentadora que en Entre Ríos: los brigadistas santafesinos han actuado en más de 760 incendios en 2021, de los cuales 120 fueron sólo en diciembre. En la última semana, hubo 15 por día en promedio. 

Entre Ríos, entre llamas

Las zonas más afectadas por los incendios en Entre Ríos son Paraná, Concordia y Concepción del Uruguay. A esas localidades se les pueden sumar también Colón, San José, Viale, Villaguay, Strobel, Gualeguaychú y el departamento Islas del Ibicuy. En las últimas 48 horas, todos los esfuerzos del gobierno han estado direccionados en controlar una situación que es prácticamente inédita, en medio de una sequía histórica, una bajante de ríos casi sin precedentes y un calor extremo acompañado de fuertes ráfagas ocasionales, todas condiciones que no colaboran a que mejore el panorama.

"Nunca vimos algo así", fue la expresión de Daniela García, la secretaria de Ambiente provincial, cuando le consultaron por el actual escenario. En contacto con medios de comunicación, la funcionaria dijo que en la costa del Uruguay están trabajando todas las dotaciones de Bomberos, a la par que apuntó a la "falta de conciencia y responsabilidad" de los vecinos. Y explicó: "Se detienen a fumar un cigarrillo y lo arrojan al lado de la ruta. En este momento, es criminal, no se puede hacer. Pedimos máxima precaución, cuando se hace el fuego, cuando se tira una colilla y con los fuegos artificiales, que conllevan un riesgo muy grande".

García recordó que la quema controlada, antes permitida, ahora está prohibida: "Lo que se están quemando son las forestaciones, el producto del trabajo de la gente. Es diferente, no podemos decir con certeza qué lo produce. Sí sabemos que, en muchos casos, es por mano humana, ya sea intencional o accidental. Queman residuos o pasto, y eso genera la dispersión, que en estas condiciones climáticas es muy complicado. No hemos visto algo así jamás".

La Secretaría de Ambiente dijo que están solicitando recursos al Ejército y a las empresas que aeroaplican, para que sus aviones colaboren tirando agua: "Las consecuencias ambientales son tremendas, y los ecosistemas van a tardar muchísimo en recuperarse. Tenemos que estar atentos y poner nuestro granito de arena para que esto no empeore".

A la par, en la Central de Incendios, Comunicaciones y Emergencias del Parque Nacional El Palmar, en Colón, el ministro de Producción, Juan José Bahillo, mantuvo contacto con productores forestales, para analizar la situación y coordinar acciones en conjunto. "Los fuegos son una combinación entre la sequía, las altas temperaturas y la desidia de quienes no preservan el entorno", indicó el funcionario. Y agregó: "El planteo es reforzar aún más bomberos, con logística y recursos humanos, en particular en las zonas donde trabajan muchos productores chicos".

En Paraná diversos focos han demandado la atención de Bomberos Voluntarios y Zapadores. Este jueves hubo uno en la zona del Parque Industrial, donde trabajaron cinco dotaciones. "Toda esta semana, desde el 23, se está trabajando todos los días varias horas y en muchos lugares. En la mayoría de los casos es por la quema de un pastizal o basura, que con la actual situación climática produce que el fuego se desparrame. No hablamos de intencionalidad, pero sí de provocación", remarcaron desde Bomberos Voluntarios. Desde el cuartel solicitaron, en la medida de lo posible, no prender fuegos: "Tratar de que, si se hace, se apague. Y que sea siempre en lugares permitidos".

Los brigadistas de la capital repararon además en un punto que parece pasar desapercibido: su trabajo no se circunscribe sólo a detener el fuego en los incendios forestales. A la par, se atienden accidentes en rutas y calles, se apagan focos en viviendas y hasta se rescatan animales. "Cumplimos muchas labores y el recurso humano no es infinito, necesitamos la colaboración de todos para atravesar este momento", sostuvieron.

En la zona de Viale, cerca de Paraná, también se viene trabajando en una seguidilla de incendios. "Se está saliendo todos los días. Sólo el sábado 25 hubo cuatro, todos forestales. Afortunadamente se han apagado. No hay una franja determinada, son a cualquier hora, la sequía que hay es tremenda", apuntó Ariel Schalp, jefe de Bomberos Voluntarios de esa ciudad. 

En contacto con El Destape, el agente remarcó que también reciben llamados de otras localidades, a las cuales podrían brindarle apoyo en caso de que las dotaciones de esos lugares no puedan contener las llamas: "Las causas son variadas, desde un cortocircuito hasta un asado que se fue de las manos. El sábado se quemaron 300 hectáreas. Trabajaron tres unidades, se perdieron postes y alambrados. No hubo heridos ni bomberos accidentados, si queremos ver el lado positivo". 

En Villaguay el cuartel de Bomberos emitió un comunicado solicitando la colaboración de la población. "Debido a las altas temperaturas, están sucediendo diversos incendios forestales simultáneos donde el personal de la institución está abocado a la tarea del combate del fuego", remarcaron. Y agregaron: "Se recuerda que la quema está prohibida. Si ves gente quemando, llamá a la Oolicía o realizá la denuncia". La Sociedad Rural de la localidad también hizo lo propio: "Teniendo en cuenta el arduo trabajo que desde hace días vienen realizando nuestros bomberos voluntarios, solicitamos a la población extremar las medidas de seguridad para evitar todo tipo de incendios". Desde la entidad rural apuntaron que "el fuego no perdona" y que es fundamental que "en cada hogar se tenga a mano recipientes con abundante agua y en los campos cisternas que estén preparadas para sofocar cualquier tipo de fuego". 

Bomberos Voluntarios Gualeguaychú actuó pasadas las 14 de este jueves en un incendio en un terreno en el Acceso Sur, sobre la Ruta Nacional 14. Poco después, un llamado alertó por un foco en un campo en Urquiza al Oeste Parada 10. Allí intervinieron dos dotaciones para apagar el fuego, que afectó una hectárea completa de monte nativo. A la par se trabajó en zona Costa Uruguay Sur, en un incendio de otro campo, acorde a lo consignado por el medio local r2820.

Mismo escenario se dio en Ceibas (departamento Islas del Ibicuy) donde el cuartel sofocó durante el día algunos incendios en la zona de banquinas del corredor vial. Sus pares de Holt Ibicuy hicieron lo propio con fuego en la zona de Zárate y el Delta bonaerense, donde se vieron densas columnas de humo.

En Colón y San José, postales impactantes del fuego en la zona rural se vieron durante la semana. "Hace unos 10 días que empezamos en toda la zona de la costa del Uruguay, dentro de nuestra región, a trabajar de manera ardua", explicó a El Destape, Gonzalo Evequoz, jefe del Cuartel de Bomberos de Colón. Y explicó: "Estamos pasando por una ola complicada de incendios. Colón fue azotado y San José también. Venimos teniendo de ocho a 10 salidas por día, siempre con fuego en campos y forestales. El más grande fue el miércoles, de ocho hectáreas. Nos costó combatirlo, trabajaron cuatro dotaciones, unos 20 agentes, con la colaboración de Bomberos de Pronunciamiento". 

"No lamentamos víctimas ni bomberos, tampoco pérdidas materiales. Sólo ha sido vegetación nativa y forestación" finalizó Evequoz, que aclaró que además han enviado refuerzos a otras localidades afectadas.  

Las situaciones más traumáticas están teniendo lugar en la costa del Uruguay, especialmente en Concordia y Concepción del Uruguay. En la zona se registra el índice de fuego -determinado por diversas variables- más alto de las últimas tres décadas. 

En Concordia, una serie de incendios han afectado campos enteros. El sábado una quema de basura que se salió de control devoró 50 autos y 150 cascos de vehículos de un desarmadero. El miércoles, en la zona de Calabacilla, dos focos se originaron en un área conocida como Embarcadero Ferrari, extendiéndose hasta muy cerca de la zona urbana. De hecho, el fuego estuvo a punto de llevarse viviendas y familias fueron evacuadas. Arrasaron con monte, eucaliptos, pastizales y cítricos, afectando 1.200 hectáreas. Trabajaron más de 10 dotaciones, de Concordia y otras localidades, que prestaron apoyo ante la crítica situación.

En Concepción del Uruguay diversos siniestros han afectado a la ciudad, pero también a las islas Cambacuá y del Puerto. Bomberos Voluntarios han tenido que atender la situación con la colaboración de Prefectura Naval, dado que a algunos focos no se puede llegar de manera terrestre.  

La ola de calor que atraviesa la provincia, y que afecta a los 17 departamentos, hace propicio el escenario para que se expandan los siniestros. Máximas de 37 grados han tenido lugar durante la última semana. A la par de la emergencia ígnea, se declaró la emergencia hídrica, y los intendentes han salido en bloque a pedirle a la población que cuide los recursos, que evite el derroche y que minimice los riesgos. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►