El Comité Ejecutivo de la AFA definió eliminar la habilitación de las Sociedades Anónimas Deportivas del orden del día de la Asamblea Extraordinaria que la casa madre del fútbol argentino celebrará el próximo 29 de noviembre. El rechazo masivo de los clubes arruinó el nuevo negocio que quería conseguir Mauricio Macri.

Luego de que varios instituciones y dirigentes del fútbol argentino expresaran su rechazo total al desembarco de las Sociedades Anónimas (SAD), el polémico anhelo del presidente Macri se postergó una vez más y triunfó la defensa del rol social de las clubes.

Luego de que la inscripción del tema no fuera tratada la pasada semana, el sector pro SAD encabezado por Daniel Angelici no tuvo la fuerza suficiente para imponer la discusión sobre la modificación del estatuto de AFA que le abría las puertas a las empresas. De esta forma, Macri volvió a fracasar al igual que el 20 de julio de 1999, cuando fue el único dirigente que votó en favor de su propia iniciativa y Julio Grondona le lanzó el recordado "perdimos, Mauricio".

LEÉ MÁS: El mensaje de Lammens contra las SAD y el ajuste macrista

Tras la eliminación de ese punto en el temario, la gran mayoría de los dirigentes mostró su felicidad por el resultado, "menos Angelici", le confió un importante dirigente de un club del ascenso a El Destape. "La liquidó ayer los cánticos de San Lorenzo, eso detonó todo", aseguró además.

Sin embargo, la victoria de los clubes sociales no es total: De acuerdo con fuentes consultadas por este medio, el sector que apoya las Sociedades Anónimas volverá a la carga en diciembre o en el verano del año próximo en busca de una nueva reunión extraordinaria.

Desde la Coordinadora de Hinchas, una organización que reúne a socios y simpatizantes de equipos de todo el país contra las SAD, celebraron la resolución, pero también señalaron que la lucha todavía no terminó.

"Para nosotros y nosotras desde la Coordinadora de Hinchas este es el resultado de la militancia y la lucha en la defensa de nuestros clubes", apuntó Hernán Aisenberg.

Y concluyó: "Sabemos lo que estaba en juego y desde nuestro lugar de hincha, socio, socia, dirigente o periodista hemos estado a la altura y seguiremos estando. Nuestra identidad, nuestros colores, nuestros barrios, nuestra cultura no están en venta. No son parte de su industria ni de sus negocios"

En esta nota