Un papelón inédito tuvo lugar en la Ciudad de Buenos Aires en las últimas horas: por primera vez en la historia de los eventos deportivos internacionales, la llama olímpica se apagó en el marco de los Juegos Olímpicos de la Juventud, organizados por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

A sólo tres días de comenzada la competencia, la antorcha, que funciona a gas, se apagó. Así estuvo durante unos minutos, hasta que, de forma remota, volvieron a encenderla. La conexión de gas es provisto por la empresa Transportadora de Gas del Sur (TGS), pero, al parecer, algo salió mal.

Embed

Si bien algunas versiones indican que podría haberse debido a un corte de gas, ninguna autoridad o voz oficial salió a dar explicaciones sobre este hecho, a pesar de que el mundo entero tiene los ojos puestos sobre Buenos Aires por una situación tan insólita.

Además, esto se dio a horas del anuncio por parte del secretario de Energía, Javier Iguacel, de una cuota compensatoria a las empresas productoras de gas divididas en cuotas que deberán pagar los usuarios, en un contexto de fuertes tarifazos que golpean el bolsillo de los usuarios y usuarias.

La llama del espíritu deportivo es uno de los elementos más sagrados y significativos del mundo olímpico. Desde hace 90 años, la antorcha viaja encendida desde Atenas, Grecia, hacia la ciudad sede, y hasta que termina el evento no debe apagarse.

Embed

La antorcha llegó a Argentina desde Atenas el 26 de julio y recorrió 14.000 kilómetros por todo el país, con 17 relevos en las principales ciudades. Cada tramo tuvo un kilómetro y la antorcha fue transportada por diez deportistas.

Ahora, los Juegos de la Juventud organizados por Larreta pasarán a la historia por ser los primeros en que se extingue el fuego, con lo cual hubo un fuerte repudio en las redes sociales al respecto.

Embed
Embed
Embed
Embed