Horacio Rodriguez Larreta entregó de forma irregular la obra más cara de la ciudad a IECSA, empresa que hoy comparten de Angelo Calcaterra y Marcelo Mindlin. El primero es el primo de Mauricio Macri. El segundo, uno de los empresarios predilectos del presidente. Sobre ambos hay sospechas de que se trata de los prestanombres de Macri en los negocios que dijo abandonar. La Auditoría Porteña revisó los papeles de la licitación de esta obra multimillonaria y encontró todo tipo de irregularidades que muestran cómo se desvió la licitación para que la gane el dúo Calcaterra-Mindlin. El juego de amistades no llega sólo a través de Macri. Rodriguez Larreta comparte una fundación con Mindlin.

Embed

El Paseo

En la foto del 12 de enero de 2017, cuando se inauguraron las obras del Paseo del Bajo, posaron Macri, Rodriguez Larreta y Maria Eugenia Vidal. El discurso giró en torno al trabajo en equipo y la posibilidad de unir el sur y el norte de la ciudad con esta megaobra. “La obra vial más importante que encara la ciudad”, aseguró el jefe de Gobierno porteño. Lo que no dijeron, y ahora los documentos a los que accedió El Destape lo demuestran, es que lo que hicieron fue generarle un gran negocio al primo y a un empresario amigo del presidente. Y un posible desfalco al Estado gracias a maniobras como indexar los costos de la obra a la inflación.

Se trata de 6,7 kilómetros que unen la autopista La Plata con la Illia, bordeando los diques de Puerto Madero y atravesando Retiro, con 4 carrilles subterráneos para camiones y colectivos y 8 en la superficie para el tránsito liviano. El presupuesto oficial total, entre obra, asesorías, controles y cuestiones anexas, es de 7.663 millones de pesos. Pero todos saben que ese monto es de mínima.

La licitación y adjudicación del Paseo del Bajo durante 2016 fue revisada por la Auditoría porteña, que encontró múltiples irregularidades y las claves que beneficiaron a Calcaterra y Mindlin. Desde la presidencia del organismo, Cecilia Segura Rattagan logró que el miércoles pasado se aprobara ese informe. La conducción de ese organismo tiene 7 miembros, de los cuales 4 responden a Cambiemos y que buscaron recortar las partes que perjudicaran a su líder Mauricio y sus amigos.

La maniobra

¿Como hizo Rodriguez Larreta para beneficiar al dúo Calcaterra-Mindlin? Hay varias claves, desde la decisión injustificada de modificar el orden de otorgamiento de los tramos de la obra hasta el desconocimiento de una orden de la Procuración porteña acerca de una de las empresas involucradas.

La decisión clave fue a través de la Circular Sin Consulta N 7 de AUSA, una sociedad anónima cuyo principal accionista es el Gobierno porteño. Ergo, lo que decida su presidente Carlos Frugoni, ex Cardenal Newman, es la voluntad de Rodriguez Larreta y Macri.

Técnicamente, Circular Sin Consulta es una decisión que toma AUSA sin que nadie se lo pida. Lo que hizo la N 7 fue fundamental para beneficiar a Calcaterra y Mindlin.

El Paseo del Bajo tiene tres tramos, A, B y C, que se licitaron por separado. El pliego de la licitación establecía dos cuestiones centrales. Una, que la empresa que ganara un tramo no podía competir en los otros. Dos, que los tramos se licitarían del más caro al más barato. El orden quedaba C-B-A. Primero el C, con un presupuesto estimado de 4.480 millones de pesos; segundo el B, de 2.350 millones; y tercero el A, por 1.870 millones. Estas dos condiciones tenían un objetivo: que se licite primero el tramo más caro y gane la oferta de menor valor. O sea, beneficiar al Estado. Lo que hizo la Circular Sin Consulta N 7, el 3 de noviembre de 2016, fue anular ese orden. ¿El objetivo? Que IECSA se quede con el tramo C despejándole el camino de competidores a los cuales se les dieron tramos más baratos. A los pocos días de emitida la Circular, el 29 de diciembre, le adjudicaron a IECSA el tramo C por más de 3.000 millones de pesos.

El otro actor principal de esta maniobra es Corsan Corviam, empresa española que desde 2004 forma parte del grupo Isolux. “Fue de público conocimiento que Isolux hacía presentaciones hostiles en todos los tramos, es decir que hacía ofertas muy bajas”, aseguró Segura Rattagan, presidenta de la Auditoría porteña, a El Destape. Si mantenían el orden del pliego, el tramo C primero, se la hubiera quedado Isolux y ya no podía participar de los demás.

Al invertir el orden, pasó lo siguiente. En el tramo A, Corsan Corviam (Isolux) ofertó 1.547 millones de pesos, un 13% menos del presupuesto estimado. IECSA, por su parte, ofertó 1.627 millones, un 17% menos. Todas las demás ofertas estuvieron por encima del presupuesto estimado por AUSA. Por ende, el tramo A quedó para Isolux y así no pudo participar del tramo C.

Cuando se abrieron los sobres del tramo C no hubo ninguna sorpresa. La oferta más baja era la de IECSA, que ofreció 3.183 millones de pesos, un 29% menos de lo que el Estado estimó que valía la obra. No fue caridad de parte, entonces, del primo Calcaterra. Ganó la licitación, que luego tendrá redeterminaciones de precios y ajuste por inflación, según denunció Segura Rattagan, presidenta de la Auditoría porteña.

Para colmo, el infome de la Auditoría señala que no constan las actas de apertura de los sobres con las ofertas para cada uno de los tramos. Todo descontrolado.

Embed

Ni caso entre ellos

El Ministerio Público porteño, controlado por el PRO, intervino en el expediente del Paseo del Bajo y advirtió sobre la maniobra vinculada a Corsan Corviam (Isolux), pero decidieron ignorarlo. Los negocios pesan más que las leyes. Esto consta en el informe realizado por la Auditoría porteña..

Segura Rattagan, presidenta de la Auditoria porteña, relató: “la Procuración General de la Ciudad, que es el organismo que tiene que hacer el control legal de la adjudicación por la magnitud de la obra, dictamina que Ausa tiene que verificar la capacidad técnica y la solvencia económica de Isolux que también era de público conocimiento que estaba por quebrar. ¿Qué hace Ausa? Hace caso omiso a esto ¿Por qué? porque si Ausa sacaba Isolux de la obra del Paseo del Bajo, la que tenía que tomar el tramo más económico era Iecsa”

Según consta en el informe que aprobó la Auditoría, el 14 de diciembre de 2016 (pocos días antes de que adjudicaran las obras), la Procuración General porteña dictaminó que se debía “verificar, previo a efectivizar la adjudicación, la capacidad técnica y económica del contratista para cumplir con las obligaciones”. En criollo, si Corsan Corviam iba a respetar el contrato, dados sus púbicos y conocidos problemas económicos.

Esta advertencia fue descartada. El final, cantado. En noviembre de 2017 le rescindieron el contrato a Isolux por el tramo A, debido a demoras en la ejecución. El periodista Gonzalo Prado publicó en La Nación: “AUSA comenzó a principios de octubre a hacerse cargo, directamente, de los pagos a los proveedores de Corsan Corviam para evitar mayores demoras mientras se resolvía la situación judicial de uno de los integrantes de esa unión transitoria de empresas (UTE), Isolux Corsán, en España, donde se encuentra en pleno proceso de quiebra luego de que se reveló el pago de coimas para conseguir obra pública en México. De ahí que se la comenzó a conocer como ‘la Odebrecht española’”. Esto ya se sabía, por eso la Procuración porteña pidió que se verificara si iba a cumplir pero fue desoída.

Con el nuevo informe de la Auditoría porteña a la vista, queda claro que descartaron la advertencia de la Procuración para que Isolux se quedara con el tramo A pese a todas estas complicaciones y despejar el camino del tramo C, el más jugoso, para IECSA.

Segura Rattagan advierte sobre otra anomalía: “Hay que aclarar una cuestión, que también es una irregularidad que la obra del Paseo del Bajo que finalmente se adjudica por 6400 millones, hoy no sabemos cuánto costó o cuánto le está costando a los argentinos porque en el pliego se establece que la obra se va actualizar mensualmente por inflación. Es decir que a las empresas se le va a garantizar mensualmente el ajuste por inflación: a las empresas en la obra del Paseo del Bajo se le garantizan que ganan o ganan”.

Larreta descontrolado

Toda la maniobra para adjudicar el Paseo del Bajo fue revisada por la Auditoría General porteña, organismo que ve cada vez más limitadas sus capacidades de control debido a dos tipos de recortes: el presupuestario y el de las áreas que le permiten revisar. Como la conducción del organismo tiene un cuerpo colegiado y el macrismo cuenta con 4 de 7 miembros, los guadañazos a sus funciones son constantes. La presidenta de la auditoría, Segura Rattagan, habló con El Destape y denunció que, actualmente, solo tienen permitido auditar el 13% del presupuesto porteño. Desde la presidencia de la auditoría, que como organismo de control corresponde a la oposición, Segura Rattagan quedó prácticamente en soledad. En el terruño originario de Macri que ahora administra Rodriguez Larreta reina el descontrol sobre el dinero público.

“Están excluyendo obras como por ejemplo el Paseo del Bajo -afirma Segura Rattagan-, porque nosotros auditamos la licitación pero la obra no. No podemos ver efectivamente como Ausa -que no es una empresa que tuvo experiencia en realizar estas licitaciones y que se tuvo que hacer cargo del tramo que tenía delante Isolux- llevó adelante este proceso y además para poder determinar si efectivamente la obra se hizo correctamente, si no se agregaron costos adicionales que le generarán mayores ventajas a las empresas y poder determinar efectivamente cuánto costó. Larreta dijo que esta será la obra más importante de la Ciudad de los últimos 50 años. Yo le agregaría que además es la más escandalosa y la que más ganancia le está dejando a la familia presidencial, con lo cual demuestra que Larreta es Macri”.

Mamushkas

Cuando se realizó toda esta maniobra, en 2016, los papeles indicaban que IECSA era propiedad de Calcaterra. Sin embargo, el trabajo del fiscal Franco Picardi en la causa que investiga el pago de coimas en el soterramiento del Sarmiento (otra megaobra que involucra a Calcaterra y Mindlin) permitió conocer que desde mayo de 2016 este dúo íntimo de Macri compartían la offshore Emes Energía Argentina en la guarida fiscal Delaware desde la cuál pasaron a controlar, en marzo de 2017, las acciones de IECSA. En el medio, el 29 de diciembre, IECSA se quedó con este negoción del Paseo del Bajo. Por ende, todo se armó con Calcaterra el frente de IECSA pero ya con esa offshore vigente para la falsa venta que simularon en marzo de 2017. Lo concreto es que hoy, tal como informó El Destape, Calcaterra y Mindlin controlan IECSA a través de esta offshore y, por ende, ambos se benefician de la obra del Paseo del Bajo otorgada de forma irregular.

Para colmo, Segura Rattagan advierte que tanto IECSA como Isolux están involucradas en la causa de las fotocopias de los cuadernos, por lo que debería investigarse si no hubo también pago de coimas para quedarse de forma irregular con la licitación del tramo más jugoso del Paseo del Bajo.

Amigos son los amigos

Los vínculos de Macri con su primo Angelo y Mindlin son conocidos. Pero detrás de la adjudicación y como sigan los desembolsos de dinero del Paseo del Bajo hay que tener en cuenta la relación de Rodriguez Larreta con Mindlin, y es a través de la Fundación para la Iniciativa Popular.

Según el curriculum que presenta en la web de Pampa Energía, “el Sr. Mindlin es fundador y dirige una organización no gubernamental denominada ‘Fundación para la Iniciativa Popular’ cuyo objetivo es combatir el hambre infantil en Argentina y promover reformas políticas relacionadas”.

Las autoridades de esta fundación son el jefe de Gobierno porteño Rodriguez Larreta, su hermano Augusto y Mindlin. Augusto y Mindlin se conocen de sus años en IRSA. El periodista Lucas Pedulla publicó en Nuestras Voces que Augusto fue contratado como asesor del Gobierno porteño en 2012, durante la jefatura de Macri y con su hermano como jefe de Gabinete. “Allí -contó Pedulla- Augusto rompió la solemnidad: su cargo no le privó de impulsar negocios en la Ciudad y la Legislatura lo señaló como el principal lobbista del holding para la aprobación de un megaemprendimiento inmobiliario que impulsaron tanto IRSA como el PRO en la ex Ciudad Deportiva de La Boca”. Parece que no fue el único negocio que impulsó. Salió eyectado del Gobierno porteño tras una escandalosa y millonaria adjudicación a su esposa, Julieta Spina, pero todo indica que siguió con su lobby inmibiliario con el beneplácito de su hermano Horacio.

También figura como autoridad de la fundación Verónica Zoe Lara, gerenta de asuntos públicos de Danone. Curioso, en el registro de audiencias con funcionarios figura una reunión de ella con Valentín Díaz Gilligan, el ex subsecretario general de la presidencia que resultó ser el pato que pagó la boda por la plata sin declarar de los funcionarios macristas. Lara le llevó a Díaz Gilligan una invitación para la inauguración del Hotel Villavicencio, extensiva al presidente Macri.

El domicilio de la fundación que comparten Mindlin y los Rodriguez Larreta da otro indicio. El oficial es Ortiz De Ocampo 3302, pero figura como domicilio alternativo avenida Bouchard 547 Piso 26. Es la dirección exacta que figura en las fotocopias de los cuadernos del chofer Oscar Centeno y por la que Mindlin tuvo que desfilar esta semana por el despacho del juez Claudio Bonadio.

El vínculo Mindlin-Rodriguez Larreta es de mucha cercanía. El 31 de marzo de este año, Perfil publicó: “Máxima discreción rodeo a la boda del hijo mayor de Marcelo Mindlin. ‘De fiesta... hoy no trabajo, soy una invitada más’. Así posteó en su cuenta de una famosa red social Bárbara Diez, la esposa de Horacio Rodríguez Larreta. Y no mentía. Ella y su marido fueron los únicos invitados reconocibles del escenario político oficialista presente en el megacasamiento de Nicolás, el hijo mayor de Marcelo Mindlin”.

Ahora, también comparten la obra más cara de la ciudad.

En esta nota