Las pruebas del espionaje macrista: controlaban todas las cámaras de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires

Una investigación de El Destape reveló que los espías también tenían control de la línea de emergencias 911. Las tareas de monitoreo se realizaron en conjunto con la cartera de Seguridad que manejaba Patricia Bullrich. 

29 de junio, 2020 | 10.51

Sigue creciendo el escándalo por el espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri. Ahora se conoció que los servicios de inteligencia en los años de Cambiemos tuvieron acceso irrestricto a las cámaras de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, a las lectoras de las chapas patentes de los automóviles y a la línea de emergencias 911 para realizar espionaje. Así, los agentes podían acceder a los datos de cualquier ciudadano para hacer espionaje ilegal

Diego Uma de Babasónicos en El Destape Radio

Los espías lograron “acceso remoto e irrestricto, en tiempo real y con usuario propio, a las cámaras de seguridad instaladas e los accesos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” que pertenecen a la empresa Danadie, según consta en los informes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a la que accedió El Destape. La empresa es la misma que denunció la vicepresidenta Cristina Kirchner cuando descubrió la instalación de cámaras frente a su departamento.

Los servicios de inteligencia indicaron que las tareas se realizaron junto al Ministerio de Seguridad de la Nación a cargo de Patricia Bullrich y de la cartera porteña que encabezaba Martín Ocampo. Además, participaba de la acción el Ministerio de Defensa que comandaba Oscar Aguad. Allí trabajaba José Luis Vila, que hoy aparece como supuesta víctima del espionaje.

Todos espiados

De acuerdo a la investigación de El Destape, en diciembre de 2017 los agentes de inteligencia accedieron de manera "remota, irrestricta y en tiempo real" al sistema de emergencias 911 que funciona bajo la órbita de la Policía Federal. Luego, la AFI pudo monitorear las cámaras que leen las chapas patentes de los automóviles en la Ciudad de Buenos Aires. De esta manera, todos los que transitaron por la capital quedaron bajo la lupa de los agentes del espionaje. La excusa de la AFI fue la gran cantidad de eventos internacionales de los que Argentina fue sede, como la reunión del G-20 o la conferencia de la OMC. En ambos encuentros, hubo espionaje ilegal a dirigentes y a periodistas, como también reveló este medio. 

Sin embargo, la AFI solicitó la prórroga de los accesos a los sistemas de seguridad porteños. Según la investigación de El Destape el 23 y 24 de julio de 2018 se realizó esa extensión del espionaje. 

A su vez, los informes presentados por los agentes son tan vagos que parecieran bajados de Internet o copiados de sitios como WIkipedia. En el informe secreto 7325, por ejemplo, la AFI anotó las “Organizaciones violentas en el marco de la OMC” y las describió con información que se puede encontrar en la red. Incluyó a organizaciones políticas como Daesh-Hezbollah, a Individualistas Tendiendo a lo Salvaje, al FAI/FRI italiano, a Cruz Negra Anarquista de Buenos Aires, el Espacio Social Anarquista de Córdoba, Ateneo Anarquista de la calle Pavón y a los Amigxs de la Tierra, una ONG ecologista. 

EL DESTAPE RADIO EN VIVO ►