Elecciones 2021: cómo será el protocolo COVID para votar en pandemia

Habrá más establecimientos y mayores incentivos para las autoridades de mesa. No se tomará la temperatura ni será obligatorio estar vacunado.

22 de julio, 2021 | 07.52

Mientras se espera un acalorado cierre de listas envuelto en especulaciones y fotos de cabelleras canosas, el Gobierno nacional avanza en las claves de unas elecciones 2021 históricas, en plena pandemia del coronavirus. Después de haber desterrado cualquier posibilidad de suspender los comicios y posponer las fechas para avanzar con la campaña de vacunación, los argentinos irán a las urnas con recaudos ya cotidianos y otros nuevos, como la determinación de horarios prioritarios para grupos de riesgo, ampliación de la cantidad de establecimientos de votación, facilitadores sanitarios e incentivos económicos más fuertes para las autoridades de mesa. 

Bajo la premisa de tocar lo menos posible para no cambiar la dinámica de un domingo electoral, la Dirección Nacional Electoral ultima detalles para los nuevos comicios. En principio, los ciudadanos irán a las urnas con la clásica distancia social de dos metros, el uso del barbijo y la explotación, al máximo posible, de espacios al aire libre. Todo será controlado por un facilitador sanitario, un miembro imparcial de las fuerzas de seguridad federales, que estará presente en cada establecimiento.

Estas figuras serán clave no sólo para cumplir con las medidas sanitarias sino también para ponerle el broche de cierre a la jornada. Hasta la pandemia, las escuelas cerraban a las 18 y sólo se permitía el sufragio de quienes estaban adentro. Ahora, con la necesidad de mantener distancia, es probable que muchos ciudadanos tengan que aguardar fuera del establecimiento y el facilitador sanitario será el encargado de determinar el corte: "Hasta acá pueden votar, quienes llegaron después no podrán hacerlo".

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El protocolo para votar en pandemia

Dentro de las medidas de cuidado habrá una novedad. Cual fila de supermercado con prioridad, los mayores de 60 años podrán pasar al cuarto oscuro antes que los menores durante la franja horaria de las 08:30 a las 10:30, lo que no inhabilitará el sufragio de los más jóvenes. Se decidió no comenzar a las 8 de la mañana para evitar la posible falta de autoridades de mesa apenas iniciada la jornada. El resto de la población de riesgo, salvo los cuartos oscuros accesibles en planta baja, no tendrá esa prioridad.

Para evitar inconvenientes, se desincentivará la ida a sufragar en grupo familiar, la vacunación no será obligatoria para ser autoridad de mesa y no se tomará la temperatura al ingresar a los establecimientos de votación para no entorpecer el derecho cívico de los ciudadanos dado que tener fiebre no necesariamente quiere decir coronavirus. Se entregarán barbijos al presidente y vicepresidente que custodiará cada urna, donados por el Ministerio de Salud, y alcohol en gel, de Defensa, para toda la jornada y se incentivará económicamente a quienes resguarden los votos.

El ausentismo de las autoridades de mesa, producto de la pandemia, es uno de los principales temores de una Cámara Nacional Electoral que ya comenzó a convocarlas para subsanar estos inconvenientes. A diferencia de la última elección, el Estado abonará más dinero en concepto de viáticos -- cerca del doble --: $4.000 en total divididos en $2.500 por la tarea desempeñada y $1.500 por la capacitación. 

A diferencia de los últimos comicios, esta vez los custodios de los votos estarán distribuidos en una mayor cantidad de establecimientos, alrededor de un 30% más de los habilitados hace dos años. Se pasará de casi 15 mil a cerca de 19 mil para albergar 110 mil mesas en todo el país. La Justicia federal es la encargada de definir los lugares aptos para los comicios, la cantidad de mesas habilitadas para cada uno de ellos y las autoridades que las ocuparán.

El camino del voto

Después de que el Gobierno de Mauricio Macri delegara todo el proceso al Correo Argentino, el Ministerio del Interior retomó las facultades que siempre tuvo de cara a los comicios. Será corresponsable, junto al correo oficial, de la logística y transmisión de los votos; el Ministerio de Defensa será el encargado de evitar inconvenientes durante la jornada mientras que la Justicia federal definirá los establecimientos, cantidad de mesas y autoridades de cada una.

La jornada de votación tendrá protagonistas viejos: Indra será la encargada del conteo y la difusión de los resultados provisorios mientras que Smartmatic tendrá a su cargo la transmisión de los telegramas. La empresa fue contratada por el Correo Argentino durante el macrismo y cuenta con un convenio hasta el 2025 que el Estado decidió cumplir, por lo que, a menos que algo cambie, también formará parte de los comicios ejecutivos del 2023.

Smartmatic pondrá el software de transmisión de telegramas, todo el proceso bajo el control del Correo, mientras que las computadoras y los scanner serán provistos por un convenio con EducAr. Desde el Gobierno explican que los fiscales de todos los partidos tendrán un sistema para seguir el viaje virtual de los datos cargados. Esa auditoría se podrá hacer desde los establecimientos o desde uno de los centros del Correo en caso de falta de conectividad u otra eventualidad. Habrá centrales en Barracas, por la Ciudad, y Montegrande, por Buenos Aires, además de 22 cabeceras para el resto de las provincias.

Para avanzar con la dinámica y llegar al 12 de septiembre en óptimas condiciones, se realizará una prueba general el próximo 7 de agosto, con un alcance limitado para comprobar la reacción del sistema, y un simulacro de votación el 21 de agosto emulando las condiciones de las PASO. Además, habrá talleres para los partidos, se desarrollarán la semana que viene, para evacuar dudas, capacitar a los fiscales y los apoderados.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►