Charlas secretas entre Jorge Macri y Randazzo con la mira en el peronismo PRO

El ex ministro mantiene diálogo con el intendente de Vicente López pero en su entorno afirman no jugará con Juntos por el Cambio.

23 de abril, 2021 | 00.05

El ex ministro de Interior de Cristina Kirchner, Florencio Randazzo, se reunió a solas con el intendente de Vicente López, Jorge Macri, esta semana en un encuentro que quedó prácticamente en secreto. El ex funcionario oriundo de Chivilcoy mantiene diálogo con distintos dirigentes y con el primo de Mauricio lo hace al menos hace seis años, por lo que buscaron bajarle el tono a un cara a cara que generó sorpresas por la reaparición política de un hombre que hoy está más ligado al mundo privado. De todos modos, no formará parte de un armado con Juntos por el Cambio en estas elecciones 2021.

Desaparecido de la agenda pública, Randazzo nunca dejó de tener vínculo con los distintos sectores de la política, desde Cambiemos hasta el peronismo, pero por el momento no buscará jugar electoralmente. Sin embargo, no se descarta un armado por fuera a futuro, en un largo plazo sin planificar ningún salto para este 2021 o incluso el 2023.

Con Jorge Macri no son amigos pero tienen buena relación, hablan cada tanto de la actualidad y de la gestión, así como lo hace con otros sectores incluidas las organizaciones sociales. De todos modos, hoy está más abocado al mundo privado sin abandonar la rosca política. Más allá de eso, el encuentro con un intendente PRO con aspiraciones a la gobernación bonaerense es un dato destacable pese a que no lo consideraron relevante desde el entorno de Randazzo.

De todos modos, descartaron por completo cualquier armado de Randazzo con Jorge Macri o con Juntos por el Cambio, así como con La Cámpora. Ni de un lado de la grieta ni del otro, explicaron. La única opción sería una tercera vía que pueda atraer a los que no simpatizan con la oposición ni con el oficialismo. Pero a futuro.

Antes de esa reunión pero el mismo día, Jorge Macri también recibió a Horacio Rodríguez Larreta y a María Eugenia Vidal en una oficina de Olivos. Desde el entorno de la ex gobernadora dijeron que no está mal el reunionismo y que lo errado sería no encontrarse. Más tarde llegó Patricia Bullrich, cuya presencia sorprendió porque forma parte del armado más duro, del que están alejados el jefe de Gobierno y la autora de Mi Camino, pero que no llamó la atención por su rol de presidenta del PRO.

En ese encuentro, los dirigentes del partido fundado por Mauricio Macri charlaron sobre la situación de la pandemia en el AMBA en medio de la disputa entre la Ciudad de Buenos Aires y el Gobierno nacional por las clases presenciales - o la autonomía porteña - y las presentaciones judiciales del intendente de Vicente López para mantener los colegios abiertos en pleno pico de la pandemia.

El armado político no estuvo fuera de la agenda. Larreta mantiene encuentros quincenales con Jorge Macri para debatir sobre la gestión y en estos días estuvo muy activo con los dirigentes del Grupo Dorrego. El miércoles se reunió con Julio Garro, intendente de La Plata, y el jueves lo hizo con Diego Valenzuela, de Tres de Febrero. Con él visitó la localidad de Ciudadela para conocer los avances en la obra del Centro Deportivo Municipal 4, el Barrio Ejército de los Andes y su Posta Covid-19, que tiene como objetivo identificar nuevos casos a través del testeo para evitar el avance de los contagios.

La próxima semana podría reunirse con Néstor Grindetti, de Lanús, el otro intendente del Grupo Dorrego. Se trata de dirigentes que apoyan la postulación de Larreta a la presidencia de la Nación y que buscarán marcar la cancha en el armado de listas bonaerenses. Jorge Macri quiere ser el candidato a gobernador pero si otro mide más, como puede ser Diego Santilli, se bajaría de la carrera. En la negociación, los jefes comunales podrían ceder la cabeza de lista para completar el resto de la nómina, algo que no ven mal desde el larretismo.

El peronismo de Cambiemos se abre PASO

El armado electoral de Horacio Rodríguez Larreta apunta a un aperturismo que incluya a distintos sectores con un corrimiento hacia el centro. En esa cruzada, no se descartan acuerdos o internas para definir quiénes encabezarán las listas y el peronismo que migró a Juntos por el Cambio quiere disputar su espacio. Hay al menos dos frentes, uno más duro comandado por Miguel Ángel Pichetto y otro más dialoguista que lo tiene a Emilio Monzó como la figura sobresaliente.

Desde el entorno del ex senador del peronismo dan por sentado que Pichetto encabezará una de las listas de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, postulación de la que algunos descreen porque analizan un apoyo del rionegrino a otros candidatos. El centro de comandos es el Palacio Barolo, en pleno centro porteño, donde este jueves estuvieron los dirigentes Francisco Chicho Basile, José Pepe Tagliafíco, Ramon Puerta y Miguel Ángel Toma para reforzar el lanzamiento del rionegrino.

Pichetto tiene la banca de Patricia Bullrich y Mauricio Macri, el sector más duro de Juntos por el Cambio. En su figura, y en la de la presidenta del PRO, recayó la responsabilidad de armar los comunicados de la alianza opositora con los que, a veces, no coinciden todos los dirigentes del espacio. Algo que sucedió con la proclama contra cualquier tipo de restricción pero que, más allá de las oposiciones, llevó las firmas de los más dialoguistas.

Del otro lado, Emilio Monzó buscará liderar una lista interna dentro de Juntos por el Cambio por la provincia de Buenos Aires mientras que Nicolás Massot apostará por jugar en Tigre y Rogelio Frigerio en Entre Ríos. Cerca de dirigentes del PRO bonaerense confían en que habrá acuerdo y una inclusión de este espacio que hoy construye una tercera vía. El acuerdo no fue descartado por el bando larretista que también está abierto a una interna si no llegara a haber posturas en común. 

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►