Elecciones 2021: Cambiemos le busca un lugar al peronismo PRO en PBA

En la previa a la definición de Jorge Macri, el radicalismo se apresta a sumar dirigentes peronistas.

14 de julio, 2021 | 05.00

A diez días del cierre de las listas de candidatos para estas elecciones 2021, la provincia de Buenos Aires comenzó a darle definiciones a Juntos por el Cambio. Las novedades estaban dentro del margen de error larretista pero Facundo Manes, por el radicalismo, sumó a ciertos dirigentes peronistas PRO que empezaron a abultar su boleta. A una semana de que Diego Santilli pidiera "volver a tener una provincia compañera", el ex presidente de la Cámara de Diputados durante el gobierno de Mauricio Macri, Emilio Monzó, y el dirigente de San Miguel, el peronista republicano Joaquín de la Torre, apoyarán al neurocirujano y se espera la definición de Jorge Macri, intendente de Vicente López.

Monzó comenzó a charlar con Manes hace tiempo. También lo hizo con intendentes y autoridades del radicalismo con las que, dijeron, encontraron muchas coincidencias a la hora de pensar un proyecto político. Tentado con el tercer lugar de la lista, después de la dirigenta del GEN, Margarita Stolbizer, el hombre oriundo de Carlos Tejedor ya está al borde de integrar la propuesta radical. Desde el armado larretista lo dieron por confirmado, desde el sector del ex Diputado cambiemita todavía aguardaban la foto.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La figura del ex presidente de la Cámara Baja generó cierta polémica. Su relación con María Eugenia Vidal quedó en buenos términos, Horacio Rodríguez Larreta quería incorporarlo a su espacio (incluso en algún momento se barajó ofrecerle el tercer lugar, luego de Santilli y, tal vez, Graciela Ocaña) pero no logaron llegar a un acuerdo.

Los intendentes PRO resisten la figura de Monzó y lo miran con cierta memoria. Reprocharon que se haya ido del espacio cuando fue necesario mantener la unidad, después de la derrota 2019 y le marcaron la cancha, como también se la marcaron a Santilli. Algo así como "venís pero con nuestras condiciones". Con esa resistencia, tal vez encontró un espacio más cómodo y relevante en la UCR.

Quien se definió de forma contundente fue Joaquín de la Torre, referente de Peronismo Republicano y figura fuerte de San Miguel, en la primera sección electoral. Todavía no definieron desde qué lugar apoyará, pero se plegará a la propuesta de la UCR. Tampoco está claro cómo jugará la figura de Miguel Ángel Pichetto, ex candidato a vicepresidente de Mauricio Macri, un pedido del "varado" ex mandatario. Desde su entorno aseguraron que buscará la unidad y que hasta el 24 de julio puede que no haya novedades. En principio, estaría dentro del armado de Santilli pero el acomodo de De La Torre podría llegar a cambiar los planes.

De mucho diálogo con Jorge Macri, el gesto de De La Torre también encendió algunas alarmas. El primo, que aún es precandidato a diputado nacional, podría llegar a apoyar por afuera, sin postularse, a Facundo Manes y dejar al tándem Larreta-Santilli en una posición incómoda. Por lo tanto, la estrategia en Parque Patricios pasará por contener pese a que consideraron que una situación de ese estilo sería casi imposible: ¿El presidente del PRO bonaerense apoyando a un radical?.

El fin de semana, Macri publicó en Twitter que, más allá de los nombres, lo importante es la unidad para ganar. Después borró el mensaje y sacó uno menos contundente, tendiente a encontrar una respuesta a las internas. El intendente de Vicente López tiene aspiraciones personales para el 2023, las de ser candidato a gobernador. El neurocirujano no interferiría con esas intenciones, ya que plantea una proyección presidencial, pero Santilli sí. Así, sería mucho más sencillo apoyar a alguien que no va a "molestar" en el próximo año impar que acompañar a alguien que sí lo hará y, de yapa, reconocer la derrota 2021. El primo no quiere postulantes porteños, ir con el vicejefe de Gobierno es dar el partido por perdido. Pero todavía no se definió y las reuniones seguirán.

Pero Monzó y De La Torre no son los únicos peronistas a conquistar. Hace una semana, Santilli viajó a la tercera sección electoral donde mantuvo un encuentro con "Hacemos", un armado liderado por el jefe de gabinete lanusense, Diego Kravetz. Hubo más de 40 dirigentes peronistas no kirchneristas y el evento funcionó casi como una previa del 2023. "Tenemos vocación de ser gobierno. Este no es un proyecto testimonial", dijo Larreta, también presente. Antes, el vicejefe porteño les dijo que el objetivo es "volver a tener una provincia pujante y compañera".

En medio del escándalo público de candidatos, Patricia Bullrich pidió que los bonaerenses tengan un gesto importante (como el suyo por la Ciudad) para lograr la unidad. En La Nación +, lanzó que la provincia estaba ordenada y se desordenó. En Vicente López se entendió como una indirecta a Larreta. Ese argumento fue, básicamente, el que Jorge Macri usó durante toda la disputa de poder.

Mientras tanto, un día antes de cerrar las alianzas se reunió la mesa provincial de Juntos por el Cambio. Hablaron de cuestiones administrativas como qué autoridades firmarán la alianza, qué partidos la integrarán (nada nuevo en el horizonte), el financiamiento y los pisos electorales. Sobre este tema se barajaron dos opciones: bajar el piso de candidatos nacionales al 15% para dejar la puerta abierta al ingreso del espacio de José Luis Espert, algo que hoy parece lejano, y subir los de las secciones electorales al 25% para evitar listas fantasmas.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►