Quién es Sergio Mola, el otro fiscal que acusa a CFK: Visitas a Bullrich, la Rosada y la embajada de EE.UU.

Nombrado Fiscal General Adjunto por Mauricio Macri, la fotografía de la jura de Mola, que se realizó el 15 de febrero de 2019, refleja el respaldo político que tiene en la actualidad. Su rol en la causa del G-20 que impulsó y utilizó la AFI cambiemita para esconder el espionaje ilegal a CFK.

04 de agosto, 2022 | 12.47

No falla: cuando un juez o fiscal se embarca en el lawfare su derrotero lo muestra en tránsito por las usinas del armado de causas. El caso del fiscal Sergio Mola, el Robin de su colega Diego Luciani en la puesta en escena que protagonizan hace días en los alegatos contra CFK en la causa Vialidad, no es la excepción. Sus inicios lo ubican en una unidad antidrogas con la que los encontraron de fiesta y cantando karaoke con un abogado de narcos; su pasado reciente en reuniones tanto en la Embajada de EEUU como con la plana mayor del Gobierno de Mauricio Macri, que lo designó como fiscal en Lomas de Zamora; y su firma aparece en la causa G20, la que utilizó la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) macrista para espiar a CFK. Ahora la acusa. El mundo del revés.

El fiscal Mola colabora en el caso de la Obra Pública Vial en Santa Cruz por expreso pedido de su colega Luciani. Mola está a cargo de la Fiscalía Federal N° 1 de Lomas de Zamora, pero fue designado por el procurador interino Eduardo Casal en 2019 para acompañar a Luciani en esta causa de alto impacto político. ¿Quién es Mola? Un fiscal formado en la justicia de Morón, que cuenta durante el macrismo con encuentros con Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad, con la mano derecha de Macri en la Casa Rosada y hasta con ingresos a la embajada de Estados Unidos. También participó en la causa del G-20 que impulsó y utilizó la AFI cambiemita para cubrirse del espionaje ilegal a CFK. 

Nombrado Fiscal General Adjunto por Macri en diciembre de 2018, la fotografía de la jura de Mola del 15 de febrero de 2019 refleja el respaldo político que en la actualidad tiene el fiscal coadyuvante del caso Vialidad. El día de la jura, que le fue tomada por el procurado interino Casal, lo aplaudieron en primera fila la ministra entonces de Seguridad Bullrich; quien era su par bonaerense, Cristian Ritondo; el procurador general bonaerense, Julio Conte Grand; y Néstor Roncaglia, jefe de la Policía Federal.  

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Cuatro días después de la jura, el 19 de febrero de 2019, Casal designó a Mola fiscal “coadyuvante para intervenir en forma conjunta o alternada con el señor Fiscal General Diego Luciani en el juicio oral y público” conocido como Obra Pública Vial en Santa Cruz. Tal como se desprende de la resolución 30/19 por la que fue nombrado -y que Carla Pelliza referenció por aquellos días en El Destape-, Mola llegó al caso a pedido del propio Luciani. Escribió Casal: “Luciani solicitó la posibilidad de designar al señor Fiscal General Adjunto de la Procuración General de la Nación, doctor Sergio Néstor Mola, para intervenir en carácter de coadyuvante”. ¿La razón? “La multiplicidad de imputados, la calidad y cantidad de letrados intervinientes, la complejidad de las maniobras investigadas, como así también la prolongada duración del debate”.

En criollo: el fiscal Mola fue designado a dedo para acusar a CFK.

Mola tiene un perfil diferente al de Luciani aunque comparte una característica con él: saber acomodarse a los distintos tiempos políticos. Fue nombrado para subrogar en las dos fiscalías de Lomas de Zamora. Siendo secretario subrogó ad hoc. Primero estuvo en la fiscalía 1 y el 8 de julio de  2014 la entonces procuradora Alejandra Gils Carbó resolvió que ocupe la fiscalía federal N° 2 de esa jurisdicción.

Según pudo reconstruir este medio, Mola tuvo buenas actuaciones en causas de lesa humanidad y eso le valió el apoyo de organismos de DDHH. Pero también se acercó, y mucho, a Bullrich. Así logró ser designado Fiscal General durante el macrismo. Macri firmó el decreto de su nombramiento. El reflejo de sus relaciones del último tiempo se dejan ver en la fotografía de su jura. Otros registros ratifican esos vínculos. 

Encuentro con Bullrich en Ministerio de Seguridad

De acuerdo a los registros de ingreso al Ministerio de Seguridad a los que accedió este medio por un pedido de Acceso a la Información Pública, el fiscal Mola cuenta con dos entradas a esa cartera. Ingresó el 7 de abril de 2017 con destino a la subsecretaría de articulación legislativa y el 17 de agosto del mismo año. En esta última visita fue a ver a Patricia Bullrich. Los registros, que no precisan horarios de entrada ni de salida, indican que entró solo y fue a la Unidad Ministro. En aquel entonces, Mola subrogaba una de las dos fiscalías federales de Lomas de Zamora, jurisdicción que utilizó la AFI macrista para darle cobertura a un espionaje ilegal masivo. Entre las espiadas estuvo CFK. 

Sin ir más lejos, el 30 de octubre de 2017 Mola se hizo eco de un planteo de la AFI y, con la excusa de facilitar tareas de seguridad en eventos internacionales próximos a realizarse como el G-20, solicitó que se autorice al organismo de inteligencia a que “monitoree en tiempo real en las instalaciones de ese organismos las cámaras de seguridad localizadas en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y en los accesos a las Ciudad de Buenos Aires, así como también el acceso al sistema de 911 nacional”. El pedido se hizo en un requerimiento de instrucción “respecto de personas cuya certera identidad se desconoce pero que podría surgir de la pesquisa”. Es decir, se pidió habilitar “por las dudas”, ya que la AFI hizo referencia a posibles amenazas en curso. Para Mola, las medidas solicitadas por la AFI “resultan justificadas, adecuadas y proporcionales a la amenaza vigente a la seguridad nacional (...)”.

Tal como publicó El Destape en junio del 2020, la AFI logró su cometido ya que fue autorizada por la Justicia. En los informes secretos de la agencia a los que accedió este medio se leen los pedidos para acceder a las cámaras de seguridad y al 911 y cómo lo justificaron desde la exSIDE en el marco de "amplias tareas investigativas" que llevaban adelante. Era el eufemismo del espionaje ilegal. Los espías lograron "acceso remoto e irrestricto, en tiempo real y con usuario propio, a las cámaras de seguridad instaladas de los accesos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires’" que pertenecen a la empresa Danadie. Luego ampliaron esto a todas las cámaras de la ciudad. El dato de la empresa es clave: fue la misma que denunció CFK cuando descubrió la instalación de cámaras frente a su departamento. La AFI solicitó en reiterados informes que se prorroguen los accesos a las cámaras de la ciudad, los controles de patentes y el 911 que fue convalidado por la Justicia. La última fecha que pudo reconstruir El Destape es que hubo una prórroga el 23 y 24 de julio de 2018. 

Ingreso a la Casa Rosada

Mola también cuenta con un ingreso a la Casa Rosada durante el gobierno de Macri. Esa entrada fue denunciada vía Twitter por el ministro de Justicia Martín Soria. Tal como se desprende de los registros de ingreso a Casa de Gobierno a los que accedió este medio, Mola estuvo en Balcarce 50 el 16 de junio de 2016. Se dirigió a ver a Pablo Clusellas, el secretario de Legal y Técnica de Macri, es decir, la mano derecha del Presidente.

“Cada funcionario judicial que interviene en la persecución contra @CFKArgentina entraba a escondidas al despacho de Pepín Simón y Macri en la Casa Rosada. No es coincidencia. Es la expresión más grotesca de lawfare en nuestro país”, escribió Soria y acompañó la imagen de la jura de Mola. La referencia al prófugo Pepín es porque el asesor de Macri utilizaba por momento el despacho de Clusellas.

Soria afirmó en declaraciones a El Destape Radio que Mola “es parte de los fiscales que entraban a escondidas a Casa Rosada" durante el macrismo. "¿No les parece raro? Tiene tres toneladas de prueba pero de tapas de diarios, es un desastre".

Coincidencias de la causa Vialidad: dos de los tres camaristas de la Casación que revisarán lo que se resuelva en este juicio también cuentan con ingresos y reuniones en Casa Rosada y la Quinta de Olivos. Se trata de los jueces Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, quienes como reveló El Destape, se encontraban con Macri antes y después de suscribir resoluciones contra dirigentes opositores.  

Los cuestionamientos que tanto Soria como su segundo, Juan Martín Mena, espetaron contra Luciani y Mola por sus ataques a CFK en el juicio Vialidad derivó en un comunicado de la Asociación de Magistrados que este miércoles sostuvo las críticas son “una intromisión impropia e inadmisible de funcionarios del Poder Ejecutivo en el ámbito propio de otro poder del Estado”. Es decir que según esta organización judicial, los ministros y viceministros de Justicia de la Nación no debieran expresarse sobre la avanzada judicial contra la vicepresidenta. 

Reunión en la embajada de EE.UU.

Además, Mola también fue parte de un encuentro en la embajada de EE.UU. en el que participaron durante el macrimo el entonces embajador Edward Prado y Bullrich junto a diversos fiscales y jueces. La reunión -que incluyó fotografía- se realizó a mediados de marzo de 2019 a la par que el juez Alejo Ramos Padilla se preparaba para iniciar su exposición en el Congreso para detallar la red de espionaje ilegal que involucra al espía Marcelo D’Alessio. La imagen de aquel encuentro pareció un mensaje político ya que desde el origen del D’Alessiogate se relacionó al espía ilegal con los EE.UU.

Lo que reflejan todos estos encuentros y relaciones es la proximidad de Mola con referentes de la oposición que hoy festejan el alegato de la fiscalía comandada por Luciani.

Karaoke

Mola fue secretario en la Unidad de Apoyo Fiscal para la Investigación de Delitos Complejos en materia de Drogas y Crimen Organizado (Ufidro) cuando la comandaba Alberto Adrián María Gentili. Tal como informó El Destape, A Gentili se lo recuerda como el número 2 de Alberto Nisman, al que de hecho reemplazó por un tiempo en la UFI AMIA luego de su muerte. Pero en su trayectoria judicial acumula una serie de denuncias incompatibles con su nueva función. Fiestas con abogados de narcotraficantes mientras comandaba una unidad antidrogas, investigaciones fraguadas contra Adolfo Pérez Esquivel, Hebe de Bonafini y organismos de derechos humanos, nepotismo e incluso la negación de derechos a un menor condenado por el caso Blumberg. A pesar de todo esto el interino Casal designó hace poco a Gentili a cargo de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin).

El periodista Horacio Verbitsky reveló que Gentili participó de una fiesta con el abogado de narcos Julio Virgolini mientras era fiscal antidrogas. Y que Gentili fue a la fiesta con 4 de los 6 secretarios de su fiscalía. Estos son Horacio García, luego director de Migraciones durante el macrismo; Santiago Marquevich, actual titular de una unidad fiscal Antisecuestros; Marcelo Alonso; y Sergio Mola, que ahora participa de la persecución a CFK en el caso Vialidad. Todo un prontuario.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►