La Ciudad quiere quedarse con la causa que investiga la estafa millonaria del barbijogate

Un fiscal porteño pidió la inhibición de la jueza que ordenó la detención del farmacéutico acusado de estafa.

22 de mayo, 2020 | 16.34

El fiscal porteño Maximiliano Vace pidió la inhibición de la jueza nacional Paula González, quien ordenó la detención del farmacéutico Damián Nevi acusado de no haber entregado barbijos al Gobierno porteño y quedarse con una suma millonaria por una transacción que no se completó. Según su planteo, el hombre que tiene como jefe a Juan Bautista Mahiques, el objetivo es unificar causas ya que la administración de Horacio Rodríguez Larreta denunció a la empresa intermediaria de la compra, E ZAY, por estafa dado que le abonó la mitad del contrato y no recibió los insumos médicos solicitados. De avanzar el pedido de apartamiento, la magistrada y la fiscal Mónica Cuñarro ya no tendrían a su cargo la investigación que en sus manos podría alcanzar a funcionarios de la Capital Federal.

EL APRIETE DE LOS ANTICUARENTENA

El 4 de abril de 2020, la firma E ZAY (que se dedicaba al mundo de herramientas de informática y nuevas tecnologías y se reconvirtió en febrero de este año, ante la pandemia, para extender sus actividades al rubro de la medicina) recibió una transferencia bancaria por parte del Gobierno de la Ciudad por $ 162.350.000, la mitad de los $340 millones de una contratación directa adjudicada el 30 de marzo para la adquisición de cinco millones de barbijos antibacteriales de un solo uso.

Inmediatamente después de haber recibido ese dinero, la compañía denunciada por el Gobierno porteño - E ZAY - transfirió  $ 60.500.000 a la cuenta bancaria de Damián Andrés Nevi, quien es socio gerente de la firma MEDINSUMO SRL. Como contó El Destape, entre las dos compañías se desató una especie de guión de película tragicómica con entregas que estaban a punto de llegar, jamás arribaron y camiones robados. Excusas por todas partes que derivaron en el perjuicio de las arcas públicas y la ausencia del material comprado.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

La intermediaria E ZAY, porque eso es ya que no se dedica a fabricar barbijos, denunció el 24 de abril a Damián Andrés Nevi y Paula Fernández, integrantes de la firma MEDINSUMO SRL porque nunca les entregaron el material pese a que los primeros contactos, todos por Whatsapp y mail dado el aislamiento, habían parecido normales. Sin embargo, dos semanas después del pago, la compañía no sólo no entregó los barbijos sino que tampoco devolvió la plata, según los titulares de la empresa contratada y denunciada por el Gobierno.

Ante esta denuncia, se inició la causa 21503/20 del registro del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 40 de González, en la cual se investiga la posible comisión del delito de estafa, presuntamente cometido por el señor Damián Andrés Nevi en perjuicio de la firma E ZAY SRL. Posterior a ello, la Ciudad inició su propio proceso judicial por estafa.

Según Vace, titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 8 porteña, "la maniobra denunciada por Morbelli ante la Justicia Nacional resultaría ser una prolongación o extensión de aquellas denunciadas en estas actuaciones por parte del Gobierno porteño", que él investiga, y destacó la "estrecha vinculaciónen" porque "se ha logrado acreditar que parte del dinero que el GCABA depositó en la cuenta de la firma E ZAY SRL fue luego transferido a la cuenta de MEDINSUMO -representada por Nevi- a los fines de que ésta le provea los barbijos que resultaban el objeto de la contratación directa otorgada a E ZAY SRL".

Por eso, según el escrito al que accedió El Destape, el hombre que responde a Mahiques "solicitó se le requiera al titular de ese juzgado que se inhiba de continuar entendiendo en ese proceso y que, por consiguiente, remita las actuaciones a esta sede, a fin de ambos procesos tramiten de manera conjunta".

Según informó E ZAY, la compra de cinco millones de barbijos se iba a realizar a $68 por unidad, IVA incluido, mientras la empresa asegura haberlos adquirido a $33 más IVA. Desde la compañía lo justificaron diciendo que, con ese precio, la utilidad neta sería del 9,14% (lo que resulta de sumar y restar todas las operaciones e impuestos) pero buscaron victimizarse al asegurar que terminarían perdiendo porque su proveedor jamás les entregó el material. Es que, claro, la compañía no fabrica barbijos sino que tercerizó la acción y se convirtió en un mero intermediario.

Incumplidos todos los plazos para la entrega de barbijos, el Director de Abastecimiento de Salud intimó a E ZAY y le dio dos días para la entrega del material. Según la empresa, sólo llegaron a brindar 250.000 insumos en dos cómodas cuotas.

SOSTENÉ A EL DESTAPE ►