La abogada Graciana Peñafort criticó duramente el editorial de Joaquín Morales Solá en el cual acusó al "cristinismo" de usar políticamente la muerte de Héctor Timerman. Al respecto, en diálogo con El Destape Radio, la letrada se refirió a esa nota como una "canallada".

En comunicación con #Navarro2019, Peñafort relató que cuando vio la nota de Morales Solá "no lo podía creer porque era canalla" y remarcó sobre todo tres puntos claves del texto. En primer lugar, aseguró que el editorialista de La Nación "desconocía que él (por Timerman) tenía una oportunidad de tratar su cáncer".

Sin embargo, "el Poder Judicial le confirmó la prisión preventiva por un delito por el cual nadie en la Argentina ha estado preso (...) por eso mismo, Estados Unidos le revocó la VISA y cuando logramos obtener otra, habían pasado tres meses y era muy tarde" para avanzar con el tratamiento.

LEER MÁS: El conmovedor mensaje de Timerman a los presos políticos

Por otro lado, rescató la "generosidad de Cancillería" pero aclaró que "no fue el Gobierno argentino quien consiguió la VISA" nueva sino que "fueron los funcionarios demócratas de Estados Unidos" quienes la tramitaron después de su revocación, aunque demasiado tarde.

Finalmente, Peñafort aseguró que "si hay alguien a quien Timerman quiso hasta el último momento de su vida fue a Cristina (Kirchner)" y que usar su figura "para pegarle a ella es una canallada".

Según Morales Solá, la muerte de Timerman reveló al "cristinismo" y su "estrategia" de "mostrar a Cristina como buena y tolerante" y remarcó que todos los referentes del sector aseguraron que el excanciller "había muerto como consecuencia de la persecución judicial y política por el memorándum con Irán".

Al respecto, Peñafort advirtió que "deberían respetar el dolor y no hacer uso político de la muerte de alguien que murió injuriado".

Embed