Habló el hombre que estuvo 10 meses con un escarbadientes clavado en el corazón y sin saberlo

16 de octubre, 2015 | 08.20
Su caso generó asombro a todos, incluso a los médicos. Tiene 42 años y fue intervenido en el Hospital Fernández para extraerle un objeto extraño clavado en el corazón que, tras la operación, se supo que se trataba de un escarbadientes que se habría tragado en alguna de las varias picadas que, admitió, comió junto a sus amigos a fin de año.

El hombre en cuestión es Horacio Rodríguez Videla, y llevaba diversos problemas de salud desde marzo del corriente año. En declaraciones que consigna la agencia DyN, el paciente -que vive en Corrientes- aseguró: "Sentía que me pinchaba el corazón". Estaba convencido de que era un catéter porque me habían hecho una transfusión y era la única posibilidad que había. Y, bueno, cuando pensamos que era eso, encontramos que era el escarbadientes".

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE


A principios de 2015, Rodríguez Videla se dirigió a un hospital de su provincia porque tenía fiebre y no podía bajarla con nada, además de sufrir pérdida de peso y tos con sangre. Los médicos le diagnosticaron un principio de neumonía y le recetaron un medicamento, sin éxito.

El diagnóstico mutó inclusive a tuberculosis o incluso SIDA, pero el cambio de medicación, por razones obvias, no hizo ningún efecto.

Allí decidió viajar a la Capital Federal en junio para atenderse en el Hospital Fernández, ya que intuían que se trataba de alguna bacteria que estaba causando todo el problema, relató el paciente. Rodríguez pesaba entre 6 y 8 kilos menos. Le hicieron un cultivo de sangre y encontraron que había una infección que venía desde el corazón.

escarbadientes.jpg

Las radiografías y tomografías no mostraban nada hasta que a principios de este mes, luego de que unos remedios limpiaran la infección en el corazón, vieron que allí había un objeto clavado y entonces optaron por operarlo.

Rodríguez "creía que era un catéter" porque le habían practicado una "transfusión" sanguínea tiempo atrás, añadió. Fernando Cichero, el jefe de cirugía cardiovascular del Hospital Fernández, creía lo mismo. El facultativo relató: "Lo increíble fue cuando lo operamos. Primero sacamos toda la sangre del corazón y entonces se vio claro: era un escarbadientes".

"Primero lo tomé con la pinza y luego lo apoyé en la mesa, para que el resto del equipo que realizaba la operación lo viera. Nadie lo creía, después lo partí a la mitad y me preguntaron ¿qué hay adentro? Madera, ¿qué va a haber?, les respondí".

Sin embargo, quedaba por saber cómo es que ese objeto extraño había llegado hasta ahí. Al desperar de la operación, Rodríguez Videla empezó a reír y admitió haber comido "un montón de picadas con amigos para despedir el año".

"Hay que masticar bien", bromeó el paciente en declaraciones televisivas, que recibirá el alta el próximo miércoles. Contó, además, que los profesionales le aconsejaron"nada de moto por lo menos durante dos meses y dormir boca arriba". "Ah, nada de picada tampoco", ironizó.

Resulta difícil aún entender cómo llegó hasta allí el escarbadientes. "El elemento pudo haber entrado por el esófago o por la vena cava inferior y de ahí a la aurícula derecha, que va directo al corazón. Es algo único", explicó Cichero.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►