Fuerte cruce entre Navarro y un senador de Cambiemos por el golpe en Bolivia

El legislador trataba de justificar la posición de su partido pero el periodista lo interpeló por no condenar la salida forzada de Evo Morales.

14 de noviembre, 2019 | 20.01

En el marco de la discusión por el golpe de Estado en Bolivia, el periodista Roberto Navarro cruzó al senador nacional de Cambiemos Humberto Schiavoni por la posición del Gobierno en no reconocer la interrupción del sistema democrático. El dirigente relativizó el hecho por el supuesto "fraude" en las elecciones presidenciales y se apoyó en el comunicado de la OEA.

El senador se refirió a la situación: “Yo no digo que no sea un golpe de Estado”. Además, agregó: “La verdad que no vi al jefe del ejército pidiéndole a Evo Morales que renuncié, pero leí su renuncia”.

En declaraciones al programa "Navarro 2019" en El Destape Radio, el presidente del Consejo Nacional del PRO justificó el golpe: “Nosotros condenamos cualquier intento de intromisión de los militares en cualquier gobierno, pero también condenamos el fraude”. Del mismo modo, afirmó que el presidente legítimo Evo Morales "tiene responsabilidad en la situación de inestabilidad de Bolivia”.

Ante la justificación del golpe, Navarro aclaró que Morales "buscaba la pacificación" con la renuncia forzada por las Fuerzas Armadas. El conductor expresó: "Evo tuvo que escapar con los tanques en las calles, Schiavoni. Ustedes van a tener una responsabilidad histórica en no decirle a las cosas por su nombre". En ese sentido, el periodista le recordó al senador dos informes internacionales que desmienten la teoría del fraude.

Por un lado, uno de los dos documentos que desmienten a la OEA y ratifican el triunfo de Evo fue producido por el investigador de ciencias políticas de la Universidad de Michigan Walter Mebane, un reconocido cientista considerado como uno de los principales expertos en fraude electoral del mundo. El segundo informe es de la consultora CEPR, integrada por investigadores de distintas universidades de Europa. Las conclusiones resumidas son lapidarias: “Ni la OEA ni nadie más pudo demostrar que haya habido irregularidades sistemáticas ni extendidas”. 

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?