El Frente de Todos denunció graves irregularidades en la votación realizada en el exterior

Aseguraron que no se pudo constatar la identidad de muchos de los votantes y que, en ciertos momentos, impidieron la presencia de sus fiscales.

31 de octubre, 2019 | 20.37

Los apoderados del Frente de Todos (FdT) ampliaron la denuncia hecha la semana pasada por graves irregularidades en el voto en el exterior en sus dos modalidades: por correo y de forma presencial. Como reveló El Destape, hubo serios problemas para poder constatar la identidad de los electores y se abrieron sobres sin la presencia de los fiscales de todos los partidos. Por eso, el Partido solicitó que se tomen las medidas para verificar la identificación de los votantes y que, de no poder hacerlo, se anulen las mesas en que esto ocurrió.

Este año participaron cerca de 46 mil electores en el exterior, un 12% de aquéllos en condiciones de emitir su voto. Según los resultados, para la categoría presidencial el 75% de los sufragios fueron para el oficialismo y un 17% para el peronismo. Desde el Frente de Todos entendieron que la modificación del régimen legal de votación fuera del país, por Decreto y no vía Congreso, tuvo una “real intencionalidad” por parte del Gobierno, lo que puso en duda miles de voluntades.

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

Los argentinos residentes en el exterior que optaron votar por correo debían enviar su sufragio hasta el 23 de octubre. Ese día, según la denuncia del FdT, a última hora de la tarde la Cámara Nacional Electoral comunicó a las sedes consulares que se suspendía el procedimiento de verificación de identidad hasta terminados los comicios el domingo 27 a las 18 de cada país.

Sin embargo, manifestaron los apoderados, los fiscales no fueron notificados a tiempo por lo que muchas sedes no recibieron la orden y comenzaron con la apertura de los sobres el 24 a las 9:30 de la mañana de cada país, pero sin la presencia de representantes de todos los partidos.

El procedimiento de votación en la exterior cuenta de diferentes sobres: el primero es el que contiene el voto, el más pequeño e igual al que se utilizará este domingo en nuestro país. Sin ninguna marca y completamente secreto. Éste va dentro de un segundo, más grande, con una declaración jurada para acreditar la identidad del votante y su firma. El mismo queda abierto y sin sellar. Los dos sobres se colocan dentro de uno más grande, con remitente, la dirección desde donde se manda y una estampilla.

El 24 a la mañana se abrió el sobre más grande, lo que hizo perder la trazabilidad del voto recibido. Esto ocurrió, denunciaron “en los consulados sitos en Miami, en Nueva York y en Estocolmo” en los que “los fiscales del Frente de Todos llegaron el jueves 24 a la hora señalada a controlar la apertura de sobres y las autoridades se negaron a realizar el procedimiento de apertura de sobres y constatación de la identidad de los votantes por correo postal”. Pero, “en otras sedes los fiscales se encontraron con que los sobres ya habían sido abiertos a medida que fueron llegando, sin ningún tipo de control por parte de las fuerzas políticas”.

Además, remarcaron que la Cámara Electoral había dispuesto que el control de la identidad de los votantes por correo “se realizaría comparando la firma en la declaración jurada del elector –que sería remitida dentro de un sobre junto con la boleta de emisión del voto- con aquella remitida por la Cámara a través de un PDF escaneado a cada Representación”. El procedimiento, aseguraron, fue muy complejo porque no había otros elementos probatorios de identidad fuera de la firma, algo “imposible de evaluar para alguien que no sea un perito calígrafo”.

Sumado a esto, agregaron, tampoco se remitieron los listados completos de las firmas de quienes optaron por esta opción, por lo que tampoco pudo hacerse un cotejo primario y “el 25 a la mañana, la Cancillería informó que debía presumirse la validez de la identidad declarada por quien suscribe la declaración jurada de identidad”, lo que “elimina la necesidad de cualquier elemento probatorio –incluso precario- de la identidad del elector”.

También se detectaron irregularidades en el voto presencial en el exterior del propio domingo 27 de octubre. Entre las irregularidades, remarcaron que en los padrones remitidos “no constaba el ejemplar del DNI, por lo que no resultó posible realizar la constatación” y que en varias sedes se permitió continuar con la votación para quienes no habían ingresado al local de elección hasta las 18, lo cual no puede hacerse.

Como contó El Destape el fin de semana, hubo graves irregularidades de este tipo en Estocolmo donde, según denunció el FdT, "la embajadora se negó rotundamente a hacer el procedimiento con los votos por correo"; en Nueva York los fiscales partidarios "no pudieron acceder al procedimiento".

También señalaron que en La Haya "no está registrada la firma de todos los que votaron, por lo que no se puede fiscalizar la veracidad de la firma de la declaración jurada que va junto al voto". En el caso de Montevideo, "el consulado estaba cerrado".

A su vez, registraron problemas en Viena, donde "no había urna por lo que tuvieron que poner los sobres en una caja". En Londres, en tanto, "no se cargaron las firmas digitales por lo cual los votos no podrán computarse" y en Miami "no realizaron el procedimiento de recuento de sobres".

Por ello, solicitaron que “se dispongan las medidas necesarias verificar la identidad de los votantes y en caso de no poder realzarlo se anulen las mesas en que no se realizó tal verificación”.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►