Los familiares del submarino del ARA San Juan se reunieron con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, que en vez de contener y dar una respuesta que alivie la desesperación que sienten, se toparon con las provocaciones del funcionario que se mostró molesto por los reclamos. Además, les negó la entrega de un baño químico para que utilicen mientras acampan en Plaza de Mayo en forma de protesta.

A través de un audio que se filtró del encuentro que tuvieron el viernes a la mañana, el titular de Defensa se quejó con los familiares que le hayan pedido una nueva reunión debido a que en la semana se habían juntado dos veces y les pidió que retiren el acampe. Además, les prometió que para el lunes les iba a tener una respuesta al reclamo de contratar una empresa que se encargue de buscar a la nave.

“La decisión que vamos a tomar, no me pidan que se las diga porque es difícil que sea objetado. Vamos a cerrar todos los canales para la idea no sea objetada, obviamente siempre existe la posibilidad de ir a la Justicia para plantear un status quo. Vamos a tratar de ver cómo jurídicamente todo se presenta de una manera para que haya pocas posibilidades para quienes tengan intereses económicos no puedan prosperar”, le planteó Aguad en la reunión que tuvo con los familiares en el edificio de Defensa.

Embed

Y les recriminó: “Ustedes que me achacan los tiempos, nos reunimos el miércoles y hoy es viernes. Les dije que el próximo miércoles iba a tener una respuesta, cuatro días antes de lo que yo les dije nos volvimos a reunir”.

Además, les aseguró que “toda la administración responde en el acto cuando se trata del submarino” pero la realidad es que hace ocho meses que la nave no aparece y los familiares exigen al Estado nacional que contrate una empresa que cuenten con la tecnología adecuada para buscarla.

Con una actitud provocadora, Aguad les pidió a los familiares que “no le pidan” que diga cuál es “su idea” para encontrar el submarino: “Creo que la semana que viene podremos resolver el tema, el lunes voy a tener más certezas pero no me digan que le digamos qué”. Solo les adelantó que tiene el visto bueno del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y de Gustavo Lopetegui.

Siguiendo la misma línea, el funcionario les recriminó que “no hace falta que acampen en Plaza de Mayo” y les negó la posibilidad de que tengan un baño químico.

Ante la falta de empatía del ministro, los familiares le reprocharon al ministro el silencio del presidente Mauricio Macri como así también le recordaron que “había dicho que el submarino estaba 400 metros y que no lo iban a encontrar nunca”.

El Destape se comunicó con la esposa del tripulante Hernán Rodríguez, Marcela Moyano, quien confirmó que durante el encuentro se vivieron momento de tensión: “Salimos muy indignados y enojados por la falta de compromiso que tienen. Uno observa y se da cuenta y no se puede aceptar que nos digan que están actuando bien y que nos pida que lo entendamos. Ya pasaron 8 meses”.

Embed

“Ya no le creemos nada”, sentenció la mujer y exigió que el Estado nacional tome cartas en el asunto y contrate una empresa de forma inmediata que emprenda la búsqueda del ARA San Juan. “El tiempo está pasando y se tendría que haber hecho antes esto. No sé cómo lo van a resolver ahora. Él (Aguad) nos dice que lo entendamos porque esto lleva su tiempo, pero a nosotros quién nos entiende”, esbozó Marcela.

Además, confirmó que el ministro no les quiso proveer un baño químico y sostuvo que lo pudieron conseguir gracias al diputado nacional Facundo Moyano. También, Aguad miró para otro lado cuando los familiares le pidieron que le diga a la Policía de Ciudad que “deje de pedir que desarmemos las carpas”. “Yo no le voy a decir a Larreta cómo manejar su policía”, respondió.

Para el final del encuentro, una familiar cundió en llanto frente la insensibilidad del funcionario y le dijo de todo: “Tengo la sensación de que nos están mintiendo desde el día 1. Usted sabe dónde está el submarino, nos dijo que el tiempo le iba a dar la razón de que no lo íbamos a encontrar. Estoy al borde de la locura porque mi hijo espera a su papá ¡Entiéndalo señor! Todos los días me pregunta por su papa, no sabe que su papá está muerto ¿Me puede entender? Estoy cansada ¿Qué quiere? ¿Que me pegue un tiro?”.