El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil hizo lugar al pedido del Partido de los Trabajadores para investigar al candidato ultraderechista a la presidencia Jair Bolsonaro por el despliegue de una campaña de noticias falsas contra Fernando Haddad.

La investigación se realizará bajo la figura de supuesto abuso de poder económico y uso indebido de los medios de comunicación, justo en medio de semanas claves para la segunda vuelta electoral en el país vecino.

El magistrado Jorge Mussi estableció que Bolsonaro, deberá manifestarse sobre las acciones denunciadas por el periódico en hasta cinco días naturales. Sin embargo, rechazó el pedido de allanamientos en las empresas que financiaron las campañas difundidas por Whatsapp.

De acuerdo con la leyes brasileñas, la realización de la campaña de desprestigio sería ilegal, ya que está prohibido que las empresas intervengan económicamente en la campaña electoral. De comprobarse, la candidatura de Bolsonaro podría quedar inhabilitada.

Junto a Bolsonaro y su candidato a vicepresidente, Hamilton Mourao, la investigación también están implicadas en la investigación y tendrán que presentar su defensa.

En esta nota