A seis días del tratamiento del proyecto de legalización del aborto en el Senado, la provincia de Tucumán fue declarada “provida”. Fue este jueves, a partir de una resolución votada por la Legislatura. Un día antes, las calles tucumanas habían aparecido empapeladas con carteles amenazantes contra un senador indeciso. El hecho ocurre a 5 meses del asesinato de Facundo Ferreira, un niño de 11 años, por parte de la Policía de Tucumán con dos tiros por la espalda.

El proyecto ganó por 39 votos positivos, mientras que por la negativa sólo hubo tres legisladoras y un legislador: las peronistas Stella Maris Córdoba, Silvia Rojkés y Nancy Bulacio, y el radical Fernando Valdez.

Afuera, mientras tanto, militantes por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito realizaron una protesta, ya que no las dejaron ingresar al recinto, a diferencia de quienes portaban pañuelos celestes, que presenciaron la sesión.

La situación en Tucumán está cada vez más tensa: además de declarar a una provincia entera como “provida”, hay fuertes presiones contra el único senador tucumano que no ha adelantado su voto.

Se trata de José Alperovich, que el miércoles fue el protagonista de afiches con frases como “¿Indeciso ante esto?”, con imágenes sangrientas de un feto, y “¡No al Holocausto prenatal!”, ambas acompañadas por el slogan “rechazo total a la ley”. La última, incluso, fue calificada como antisemita por relacionar el aborto con la mayor tragedia humanitaria de la historia contra el pueblo judío.

LEÉ MÁS: LOS DOCENTES YA LE HABÍAN ALERTADO A LA PROVINCIA POR LA INFRAESTRUCTURA

En esta nota