La vicepresidenta, Gabriela Michetti, quedó en medio de un escándalo luego del anuncio de que el proyecto de legalización del aborto fue girado a cuatro comisiones al llegar al Senado.

Ayer, por Twitter, dio sus motivos para tomar esta decisión mediante una captura de un chat de WhatsApp. Sin embargo, más tarde lo borró y lo volvió a subir de una manera más seria, debido a las críticas que sufrió por explicar sus acciones como presidenta del Senado de una forma tan informal.

Embed

La vicepresidenta, de esta manera, se justificó luego de la “controversia que se ha generado por el giro a comisiones” que hizo con “la media sanción de la Ley del Aborto”, por la cual varios sectores políticos pusieron en evidencia una aparente intención de dilatar el debate.

Sus excusas fueron que el proyecto de ley fue girado “a cuatro comisiones, al igual que se hizo en Diputados”, y que, según ella, “no hay dilación posible porque las cuatro comisiones trabajarán juntas en plenario”.

Además, respecto a las fuertes críticas que recibió por girar la iniciativa a la comisión de Presupuesto, algo que según varios bloques políticos no era necesario ya que no está planteado un presupuesto en el texto de la ley, contestó que esta acción “es inevitable para todo proyecto con erogación de recursos”. Curiosamente, otras leyes, como la de Educación Sexual, íntimamente vinculada a esta, no fue girada a la comisión de Presupuesto.

Por otro lado, la decisión de la vicepresidenta también fue muy cuestionada por la intención que podría estar escondida detrás de las comisiones a las que fue girado el proyecto. Dos de ellas están presididas por senadores que, al igual que Michetti, hicieron pública su posición en contra de la legalización del aborto: Asuntos Constitucionales, cuyo presidente es Dalmacio Mera, y Presupuesto y Hacienda, liderada por Esteban Bullrich.

LEÉ MÁS: PICHETTO CUESTIONÓ A MICHETTI POR "ALARGAR" EL TRATAMIENTO DE LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO