El billonario Fondo de Garantía de Sustentabilidad (llamado “fondo de los jubilados”) tiene el objetivo de cubrir el pago de las jubilaciones ante una situación excepcional, pero sólo por el tiempo que lo demande. Mientras, en épocas de bonanza debe sumar vigorosidad. Desde que asumió, el Gobierno tiene el objetivo de desguazar esta enorme caja, lo que le permitirá reinstalar a las AFJP, y hoy consiguió el aval del FMI.

En el memorando de entendimiento que firmó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con la directora gerenta del ente, Christine Lagarde, acordaron la venta de estos activos administrados por la ANSES que superan los $ 1,2 billones. La administración de Mauricio Macri ya había confirmado su intención, con el pretexto del pago de la reparación histórica.

Con cifras infladas, el organismo previsional que dirige Emilio Basavilbaso estimaba que este año el FGS iba a terminar con U$S 57.913 millones y que, por las erogaciones que condicionó para las siguientes presidencias, lo dejaría en 2040 con nada más que U$S 4.083 millones. Esto quiere decir que quienes hoy trabajan no contarán con este enorme colchón de respaldo para cuando lleguen a la edad de retirarse y que, años antes, el sistema deje de ser sustentable.

Evolucion del FGS.jpg

El Destape había revelado en 2017 que el Gobierno pretende el retorno del sistema de capitalización individual, lo que fue confirmado por el secretario de Seguridad Social, Juan Carlos Paulucci, quien dijo que promoverá un régimen mixto, con haberes entregados por el Estado pero también con cajas privadas, similares a las AFJP.

El plan de desarme del fondo se desarrolla más lento de lo planificado, pero fue apoyado por el FMI, que incluso fue más allá y le confirmó el deseo de que lo utilice para los haberes mensuales. “Vamos a amortizar activos de los fondos de pensión (NdR: en referencia al FGS) que se encuentran actualmente en posesión del gobierno como un medio para ayudar a financiar el pago de jubilaciones, incluyendo aquellas en la ley de reparación histórica”, redactaron Dujovne y Lagarde en el documento que publicaron hoy. Esto implica, entre otras operaciones, la venta de acciones del FGS, lo que el Ejecutivo tiene permitido desde mayo de 2016 por su inmensa presión legislativa.

Desde su creación en 2007 hasta diciembre de 2017, el último dato al que El Destape pudo acceder pese a la negativa de ANSES de publicarlo, nunca se usó el FGS para pagar jubilaciones ni la reparación histórica. El memorando insiste en el abandono de esta tendencia.

Además, una delegación del Fondo vendrá a Argentina a abordar el tema en particular en los próximos meses. “Las autoridades (del Gobierno) y el personal del FMI acordaron una misión de asistencia técnica para fines de 2018, que recopilará la información necesaria y asesorará a las autoridades sobre el registro correcto de la operación de nacionalización y los cambios subsiguientes en el sistema de pensiones que sean consistentes con principios estadísticos sólidos. Si las recomendaciones de la misión llevan a cambios en la medición del resultado presupuestario no se aplicarán medidas de política adicionales para los fines del programa respaldado por el FMI”, establecieron.

LEER MÁS: Los brutales ajustes del FMI que condicionarán al próximo gobierno

LEER MÁS: El Gobierno usa el 11% del fondo de los jubilados para hacer política

En esta nota