comScore

Mauricio Macri nombró hoy jueza a la hija de la magistrada que maneja la causa Correo Argentino. Se trata de Agustina Díaz Cordero, hija de la camarista Maria Lilia Gomez Alonso de Díaz Cordero, que preside la Sala B de la Cámara Comercial donde aún tramita la causa por la deuda de la familia Macri con el Estado. La camarista Gomez Alonso de Díaz Cordero dejó correr la maniobra del presidente de condonarle a su familia más de 70.000 millones de pesos de esa deuda y hace años que acompaña la estrategia judicial de los Macri. Ahora el presidente retribuye y nombró a su hija al frente del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil Nº 23 pese a las irregularidades en el concurso para acceder al puesto. La nueva jueza fue hasta hace poco asesora del Ministro de Justicia Germán Garavano.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

La designación de Macri de la hija de la jueza del Correo, plasmada en el decreto 374/2018, llega tras un concurso plagado de irregularidades. Agustina Díaz Cordero se presentó a dos concursos, uno para jueza comercial (al igual que su madre) y otro para jueza civil. En el primero quedó en el puesto 32 de 42 postulantes. En el segundo, que es el que finalmente consiguió, no le fue mucho mejor: quedó en el puesto 17. A pesar de su flojo desempeño fue incluida en la primera terna para el puesto junto al que obtuvo el mejor puntaje, Eduardo Guillermo Róveda, y el puesto 9, Roberto Malizia. Pese a ser la peor calificada de los tres, Macri y Garavano enviaron su pliego al Senado.

Pero los manejos en el concurso no concluyen ahí. En el jurado de ese concurso estuvo la camarista Graciela Medina, integrante de la Sala III de la Cámara en lo Civil y Comercial Federal. La jueza Medina está casada con Julio César Rivera, abogado de confianza de la familia Macri hace décadas y con una participación muy relevante en el escándalo del Correo. Rivera, junto a su socio Beltrán Louge, está a cargo de la sindicatura general del concurso de acreedores de Correo Argentino. En lugar de controlar el desarrollo del concurso de acreedores acompañó todos los tejes y manejes de la familia Macri. Rivera está imputado junto a Macri en la causa penal que investiga las maniobras de vaciamiento de Correo Argentino, expediente en manos del juez Ariel Lijo. Pero todo esto no fue atenuante para que el presidente lo incluyera en la lista de conjueces para la Corte Suprema y en la Comisión con la que pretende reformar parte del Código Civil y Comercial. En esa comision, Rivera comparte trabajo con Agustina Díaz Cordero, hija de la jueza que maneja la causa Correo. La gran familia judicial.

El que metió mano en la designación es el Ministro de Justicia Garavano, ya que Díaz Cordero trabaja con él hace tiempo. El 27 de octubre de 2017, Garavano firmó la Resolución 829-E que ubicó a Diaz Cordero en un lugar clave del proyecto de Bases para la Reforma Procesal Civil y Comercial. Es la número 3 , con el cargo de Coordinadora, solo por debajo del propio Garavano y del Secretario de Justicia Santiago Otamendi. Esto es parte del proyecto de reformas judiciales que impulsa Garavano desde su llegada al Gobierno bajo el paraguas de Justicia 2020, un compendio de ideas que trae desde su paso por el Foro de Estudios para la Administración de Justicia (FORES), una institución de lobby creada en 1976 para apoyo civil de la última Dictadura. Garavano también incluyó a la novel jueza en el equipo de redacción del nuevo Código Procesal Civil y Comercial. También firma, junto a Macri, su designación ahora como jueza.

La camarista Gomez Alonso de Díaz Cordero no pasa desapercibida en Tribunales ni en la rosca interna del Poder Judicial. Preside actualmente la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, la más tradicional y conservadora de las aociaciones civiles que reúnen miembros del Poder Judicial. Es la primer mujer en presidirla desde su creación y es conocida su vocación por cuidar de los suyos. Ahora le toca el turno a su hija Agustina.