Las cooperativas eléctricas santafesinas de Rufino y Venado Tuerto no pueden trasladar a las tarifas los aumentos del costo de la energía que promedian el 60 por ciento y quedaron al borde de la quiebra. Cientos de trabajadores ven en peligro sus puestos laborales por la decisión de quitar subsidios del ministro de Energía, Juan José Aranguren. En medio quedan miles de usuarios que pueden quedar sin suministro y ya ven desmejorado el servicio por el cierre de la empresa Secco. La situación se repite en localidades de Entre Ríos y Corrientes.

“Por la quita de subsidios desde el 2016 a la fecha, el precio de compra de la energía y de transporte mayorista aumentó un 3400 por ciento. Un usuario residencial que compraba a 31 pesos el megavatio en enero de 2016 hoy lo paga 1077 pesos”, explicó a El Destape Federico Ferrero, presidente de la Federación Santafesina de Cooperativas Eléctricas (FESCOE).

El circuito de aumento se cortó en las cooperativas, el hilo más delgado. El gobierno nacional a través de CAMMESA descargó el aumento por orden de Aranguren sobre la Empresa Provincial de Energía de Santa Fe (EPE) que a su vez lo trasladó de forma completa a las cooperativas. Por amparos judiciales y oposición de los intendentes de Rufino y Venado Tuerto, las cooperativas no pueden trasladar los excesivos costos a las tarifas, situación que pone a las compañías al borde de la quiebra.

RUFINO

“Nosotros tenemos una perdida mensual de 1,2 millones de pesos, que significan entre un 15 y un 18 por ciento de la facturación mensual. Desde febrero, en total debemos a la EPE más de 4 millones de pesos”, contó a El Destape la gerenta de la Cooperativa Eléctrica de Rufino, Adriana Cuello.

En Rufino, el intendente de Cambiemos, Natalio Lattanzi, presentó un amparo para congelar tarifas al monto de febrero, decisión que fue aprobada por el Juez en lo Civil, Laboral y Comercial, Luis Cignoli. La Cooperativa apeló la decisión que ahora pasó a segunda instancia, mientras que las tarifas quedaron congeladas. Lo curioso es que Lattanzi apoya a Cambiemos partido gobernante que ordenó el tarifazo que ahora niega que se pague.

lattanzi macri.jpg

La cooperativa de Rufino emplea a 79 trabajadores y suministra electricidad a casi veinte mil vecinos. En el último año, el consumo en la ciudad bajó un seis por ciento, entre otras cuestiones por el cierre de la planta de La Serenísima, la principal demandante de energía de la zona. Además de la distribución eléctrica, la cooperativa asiste a los vecinos con un servicio de emergencia médica, un servicio fúnebre y la entrega de nichos.

VENADO TUERTO

La cooperativa tiene una pérdida estimada de 47 millones de pesos. “Así la cooperativa no va poder seguir funcionando”, afirmó a El Destape el secretario general del gremio de Luz y Fuerza, Jorge Viano, quien alertó que por la quiebra quedarán sin trabajo 180 personas y sin suministro eléctrico las localidades de Venado Tuerto, Magiolo, San Francisco y La Chispa.

Cooperativa Venado Tuerto.jpg

Un amparo presentado por una ONG con el apoyo los concejales de Cambiemos y del Frente Progresista Cívico y Social llevó a que la jueza Celeste Rosso emita una resolución para retrotraer las tarifas eléctricas a diciembre de 2017.

CIERRE DE EMPRESAS ELÉCTRICAS, DESPIDOS y PRECARIZACIÓN DEL SERVICIO

La compañía SECCO cerró su planta en Rufino, situación que llevó al despido de 12 trabajadores. La empresa además envió un telegrama al Sindicato de Luz y Fuerza para anunciar el cierre de su planta en Venado Tuerto, que empleaba a 12 trabajadores.

La medida empeorará el servicio de los vecinos debido a que la empresa generaba energía de stock por si había algún corte de luz. Rufino y Venado Tuerto reciben la energía a través de un mismo tendido eléctrico proveniente de Rosario. Si una tormenta corta los cables, los vecinos quedarán sin servicio.

Embed

En esta nota