El reclamo de una familiar del ARA San Juan despertó la peor de las reacciones por parte de la Armada Argentina, quien expuso datos sensibles de la damnificada a la prensa para salir a atacarla.

Jesica Gopar, esposa del desaparecido submarinista Fernando Santilli, grabó un video la semana pasada en el que reclama que se respeten la condición de los familiares de las víctimas y que no se disipe la tragedia, a cinco meses de la desaparición.

LEÉ MÁS: El crudo reclamo de la esposa de un tripulante del ARA San Juan: "La vida de mi marido es de 10 mil pesos"

Embed

En el material audiovisual, la mujer pidió que la Armada no los deje de lado y atienda las necesidades de las personas que se encuentran en vigilia permanente.

En respuesta, la Armada emitió un comunicado en el que destacaron que "no se abandonó a ningún familiar" y escracharon a la viuda de Santilli al asegurar que "le pagaron la mudanza", "le dieron materiales para modificar su casa" y "efectuaron gestiones ante la obra social para que continúe con su tratamiento psicológico".

"Además de falaz, la información difundida es ilegal, pues viola la ley de protección de datos personales por la cual está prohibido dar a conocer públicamente datos sensibles, como su enfermedad al aludir al tratamiento psicológico", aseguraron Gapar y su abogada Valeria Carreras a Ámbito Financiero.

Según la mujer, no recibió ningún tipo de beneficio para que pudiera mudarse, además que la entrega de materiales para arreglar la pequeña casa que tiene, se sintetizó en la visita de una asistente social: "Solo hizo un revelamiento de mi precaria casita (sic), pero nunca mandaron ni siquiera un ladrillo".

Además, remarcó que esas cosas, incluidas las del psicólogo de acompañamiento "son obligaciones del reglamento interno" y no de un trato especial ajeno a como debe obrar la Armada en casos como este.

"No se hizo ninguna consideración especial sino que hicimos uso de nuestros derechos", remarcó.

En esta nota