La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, se despegó del escándalo de los aportantes truchos y dijo que pudo tratarse de "un error", pese a que las pruebas indican que se trató de un hecho sistemático de robo de identidades para esconder a los verdaderos donantes a la campaña de Cambiemos en 2015 y 2017.

Stanley está en el ojo de la tormenta, además, por ser quien posee la base de datos de beneficiarios de planes sociales, muchos de los cuales aparecen aportando a la campaña pese a no tener los fondos para eso. Además, es la esposa del jefe de Gabinete de Vidal, Federico Salvai, quien estuvo a cargo de la campaña bonaerense el año pasado.

Embed

En declaraciones a la CNN en Argentina, Stanley reconoció que muchos aportantes "son también afiliados" al PRO, lo cual agrava la situación. "Hay que dilucidar si fue un error", pidió, insólitamente. "Tenemos la tranquilidad en cómo se han manejado las campañas", agregó.

Pese a esto, afirmó que "pone las manos en el fuego por Vidal".

Stanley sobre aportanes truchos